50 años de la Re­for­ma Agra­ria

La Tercera - - PORTADA -

Con mo­ti­vo de los 50 años de la Ley de Re­for­ma Agra­ria, el go­bierno y al­gu­nos co­men­ta­ris­tas bus­can ele­var di­cho pro­ce­so a la ca­te­go­ría de trans­for­ma­ción fun­da­do­ra de la agri­cul­tu­ra y el Chi­le mo­der­nos. Es­to im­por­ta una nue­va y pe­li­gro­sa ne­ga­ción de las cla­ves que ex­pli­can el fun­cio­na­mien­to de las eco­no­mías.

Efec­ti­va­men­te, la Con­cer­ta­ción siem­pre in­sis­tió en que fue­ron sus co­rrec­cio­nes, in­tro­du­ci­das a lo que ha­bría si­do un mo­de­lo eco­nó­mi­co muy im­per­fec­to, fundado por el ré­gi­men mi­li­tar, lo que dio al país años de buen “cre­ci­mien­to con equi­dad”. La reali­dad es di­fe­ren­te. En lo sus­tan­ti­vo -pro­pie­dad pri­va­da, car­ga tri­bu­ta­ria, com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos, re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les, in­cen­ti­vos al aho­rro pre­vi­sio­nal, sub­si­dia­rie­dad del Es­ta­do, dis­ci­pli­na fiscal, etc- el mo­de­lo eco­nó­mi­co cons­trui­do en los años ochen­ta fue bien pre­ser­va­do, y en oca­sio­nes per­fec­cio­na­do, bá­si­ca­men­te has­ta el ad­ve­ni­mien­to de la Nue­va Ma­yo­ría.

La mis­ma con­fu­sión en el aná­li­sis se ob­ser­va hoy en las ex­pli­ca­cio­nes que dan los sec­to­res afi­nes a es­te go­bierno, cuan­do bus­can des­vin­cu­lar los ac­tua­les pro­ble­mas del país del idea­rio de iz­quier­da. La ac­tual des­mo­ti­va­ción de los in­ver­sio­nis­tas es­tá sien­do atri­bui­da por el ofi­cia­lis­mo a la ma­la ca­li­dad de la eje­cu­ción de las po­lí­ti­cas del go­bierno, o al ha­ber abor­da­do mu­chos te­mas al mis­mo tiem­po, en vez de a la orien­ta­ción úl­ti­ma de esas po­lí­ti­cas, que es des­mon­tar el sis­te­ma exis­ten­te de in­cen­ti­vos al es­fuer­zo de tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios, pa­ra re­em­pla­zar­lo por ges­tión y con­trol es­ta­tal.

La Re­for­ma Agra­ria vul­ne­ró el de­re­cho de pro­pie­dad al ex­pro­piar el sue­lo agrí­co­la sin com­pen­sar su va­lor de mer­ca­do; de­te­rio­ró al gra­do más ex­tre­mo y mu­chas ve­ces vio­len­to- la re­la­ción en­tre em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res, y sus­ti­tu­yó ma­si­va­men­te el em­pren­di­mien­to em­pre­sa­rial por la ges­tión es­ta­tal y bu­ro­crá­ti­ca. Su im­pac­to no es­tu­vo li­mi­ta­do a la agri­cul­tu­ra -cu­ya pro­duc­ción por cier­to co­lap­só­sino que se ex­ten­dió al res­to de los sec­to­res pro­duc­ti­vos, don­de la mis­ma pré­di­ca lle­vó al des­co­no­ci­mien­to del rol de la pro­pie­dad pri­va­da, al quie­bre fun­cio­nal de las re­la­cio­nes en­tre em­plea­do­res y tra­ba­ja­do­res y a la es­ta­ti­za­ción de múl­ti­ples em­pre­sas.

La ins­ti­tu­cio­na­li­dad des­trui­da a par­tir de la Re­for­ma Agra­ria hu­bo de ser re­cons­trui­da pa­ra po­ner nue­va­men­te en mar­cha la eco­no­mía y el país. Es sim­ple­men­te fa­laz plan­tear que la Re­for­ma Agra­ria, que re­pre­sen­ta la exac­ta an­tí­te­sis de lo re­que­ri­do por una eco­no­mía li­bre ca­paz de ge­ne­rar cre­ci­mien­to, pue­da ex­pli­car el pos­te­rior desem­pe­ño eco­nó­mi­co y so­cial exi­to­so de Chi­le. Pa­ra dar es­pa­cio a ese pro­gre­so hu­bo que re­ver­tir, una a una, las me­di­das y orien­ta­cio­nes tras la Re­for­ma Agra­ria y su co­rro­si­va pro­yec­ción pos­te­rior al res­to de la eco­no­mía. El nue­vo Chi­le y la nue­va agri­cul­tu­ra chi­le­na sur­gie­ron, pre­ci­sa­men­te, de la co­rrec­ción de la Re­for­ma Agra­ria y sus se­cue­las de es­ta­tis­mo y des­truc­ción de in­cen­ti­vos pa­ra la ac­ti­vi­dad pri­va­da, que cul­mi­na­ron en el go­bierno de la Uni­dad Po­pu­lar.

La ce­le­bra­ción de la ley de Re­for­ma Agra­ria, el co­mien­zo de un pro­ce­so de de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal que su­mió al país en su ho­ra más gra­ve, des­orien­ta, y res­ta gra­ve­dad a esas mis­mas ten­den­cias des­truc­ti­vas que vuel­ven a aflo­rar tras cin­cuen­ta años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.