La le­gión hai­tia­na

En­tre 1996 y 2017 han arri­ba­do 248 be­ca­rios des­de ese país pa­ra trans­for­mar­se en po­li­cías. Seis de ellos des­fi­la­rán en la Pa­ra­da Mi­li­tar del pró­xi­mo 19 de sep­tiem­bre.

La Tercera - - PORTADA - Por Fer­nan­do Duar­te M.

El idio­ma y el cli­ma son por le­jos las co­sas que más han com­pli­ca­do la es­ta­día en Chi­le de Jes­si­ca y Daby Sa­non, Sop­hie Ma­rie Came, An­dre Car­me­cia, Sop­hia Jean-Bap­tis­te y Ken­da­lie Jo­seph.

Así lo re­co­no­cen es­tos be­ca­rios hai­tia­nos, quie­nes lle­ga­ron a San­tia­go pa­ra es­tu­diar en la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros (Es­car), con­ver­tir­se en po­li­cías y re­gre­sar a su país.

Las pri­me­ras en arri­bar fue­ron Sop­hia y Ken­da­lie en 2015, tras ser se­lec­cio­na­das pa­ra par­ti­ci­par en el Pro­gra­ma de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal del Go­bierno de Chi­le pa­ra Po­li­cías Uni­for­ma­das Ex­tran­je­ras (Ce­ci­pu).

“Qui­si­mos ve­nir por­que el 90% del al­to man­do de la po­li­cía de nues­tro país es­tu­dió aquí”, ex­pli­ca Ken­da­lie en un es­pa­ñol ca­si per­fec­to, mien­tras se mue­ve con sol­tu­ra por las ins­ta­la­cio­nes de la Es­car.

Sop­hia agre­ga que es­tán felices por­que las re­ci­bie­ron con los bra­zos abier­tos. “Los pro­fe­so­res son muy ama­bles y nues­tros com­pa­ñe­ros nos tra­tan con ca­ri­ño, así que nos sen­ti­mos co­mo en fa­mi­lia”, co­men­ta la es­tu­dian­te de ter­cer año, quien jun­to a su com­pa­ñe­ra ya reali­zó una prác­ti­ca du­ran­te el ve­rano.

Am­bas fue­ron des­ti­na­das a dos co­mi­sa­rías, una en Ñu­ñoa y la otra en Ma­cul, don­de apren­die­ron a usar los pro­gra­mas compu­tacio­na­les de Ca­ra­bi­ne­ros y rea­li­za­ron guar­dias, en­tre otras la­bo­res. “No pa­tru­lla­mos por­que por re­gla­men­to no po­de­mos por­tar ar­mas en la ca­lle”, ex­pli­ca Ken­da­lie, an­tes de agre­gar que de to­das ma­ne­ras es­tas ex­pe­rien­cias les ser­vi­rán en Hai­tí. “Allá no te­ne­mos asal­tos a ban­cos, es­ta­fas o clo­na­cio­nes de tar­je­tas, pe­ro vol­ve­re­mos con más y me­jo­res co­no­ci­mien­tos”, di­ce con ca­ra de fe­li­ci­dad.

Pe­ro no to­do ha si­do tan fá­cil pa­ra es­tos be­ca­rios. Bien lo sa­be Sop­hie, quien es­tu­dió en Co­lom­bia, don­de apren­dió a ha­blar un es­pa­ñol per­fec­to.

“Pe­ro lle­gué aquí y no les en­ten­día na­da. Us­te­des tie­nen mu­chos mo­dis­mos y ha­blan muy rá­pi­do, así que tu­ve que apren­der a ha­blar en chi­leno”, cuen­ta con una son­ri­sa es­ta es­tu­dian­te de se­gun­do año.

El otro gran pro­ble­ma, ad­vier­te Daby Sa­non, es el cli­ma. “No­so­tros ve­ni­mos del Caribe, don­de ha­ce mu­cho ca­lor, y acá he­mos te­ni­do que aguan­tar el frío, por­que es im­po­si­ble acos­tum­brar­se”, ase­gu­ra.

Sin em­bar­go, aña­de que to­do el es­fuer­zo va­le la pe­na. “Es­ta es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, es­toy or­gu­llo­so de per­te­ne­cer a Ca­ra­bi­ne­ros, una de las me­jo­res po­li­cías del mun­do”, afir­ma Daby, quien se le­van­ta sa­gra­da­men­te a las 5 de la ma­ña­na de lu­nes a vier­nes. Y es que la jor­na­da de es­tos be­ca­rios, al igual que la del res­to de los as­pi­ran­tes a ofi­cia­les co­mien­za muy tem­prano. Lue­go del to­que de dia­na, a las 5.30 ho­ras, se me­ten a las du­chas pa­ra 30 mi­nu­tos des­pués es­tar for­ma­dos y pos­te­rior­men­te desa­yu­nar. Lue­go reciben ins­truc­cio­nes y pos­te­rior­men­te van a cla­ses has­ta la 1 de la tar­de.

Des­pués del al­muer­zo re­po­san y de ahí re­to­man las cla­ses. “Los fi­nes de se­ma­na apro­ve­cha­mos de dor­mir, ha­blar con nues­tras fa­mi­lias o ir al mall”, ex­pli­ca Sop­hia, mien­tras Ken­da­lie -re­co­no­ci­da fa­ná­ti­ca de las em­pa­na­das-, se la­men­ta de la gran can­ti­dad de com­pa­trio­tas que lle­gan al país.

Pe­ro no por­que lo con­si­de­re ma­lo pa­ra Chi­le, sino que ne­ga­ti­vo pa­ra Hai­tí.

“Mu­chos bus­can me­jo­res opor­tu­ni­da­des, pe­ro lle­gan acá y no sa­ben ha­blar el idio­ma, por lo tan­to, no pue­den en­con­trar bue­nos tra­ba­jos. Ade­más, es­tán aban­do­nan­do su país y eso no es bueno pa­ra no­so­tros”, se­ña­la.

Tra­di­ción hai­tia­na

Aun­que nun­ca an­tes la Es­car tu­vo seis be­ca­rios hai­tia­nos es­tu­dian­do al mis­mo tiem­po, su arri­bo no es al­go nue­vo.

“El pri­me­ro en ve­nir fue Ha­gue­ne Clau­de Jean en 1961”, cuen­ta el co­ro­nel Mau­ri­cio Gon­zá­lez, di­rec­tor del es­ta­ble­ci­mien­to. El ofi­cial aña­de que tras él lle­ga­ron otros, pe­ro que la pues­ta en mar­cha del Ce­ci­pu en 1995, hi­zo que el flu­jo de be­ca­rios de di­ver­sos paí­ses au­men­ta­ra ex­po­nen­cial­men­te.

Y es que el acuer­do les en­tre­ga mu­chos be­ne­fi­cios a los es­tu­dian­tes, des­de ma­te­ria­les, gas­tos de arrien­do, se­gu­ro de vi­da has­ta ves­tua­rio y el equi­po que ne­ce­si­ten. “En­tre 1996 y 2017 han pa­sa­do 2069 alum­nos ex­tran­je­ros por aquí y de ellos, 248 han si­do hai­tia­nos”, de­ta­lla Gon­zá­lez, quien des­ta­ca a Ecua­dor y Pa­na­má co­mo los otros paí­ses de don­de más be­ca­rios lle­gan.

Pe­ro hay otro hi­to qu de­be­rán en­fren­tar es­tos es­tu­dian­tes: el pró­xi­mo 19 de sep­tiem­bre des­fi­la­rán en la Pa­ra­da Mi­li­tar.b

Ken­da­lie Jo­seph, Sop­hie Ma­rie Came, Daby Sa­non, Sop­hia Jean-Bap­tis­te y Jes­si­ca Sa­non.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.