Ama­zon: del Vie­jo Oes­te a Wall Street

La Tercera - - PORTADA - Por Eu­ge­nio Cla­ro

En 1886 Ri­chard Sears, agen­te de fe­rro­ca­rri­les de Min­ne­so­ta, com­pró re­lo­jes al por ma­yor y los re­ven­dió a tra­vés del no­ve­do­so co­rreo que co­nec­ta­ba la re­cien­te­men­te crea­da red Fe­rro­vial, ob­te­nien­do una bue­na ga­nan­cia. Lue­go, se une a Roe­buck en Chica­go y na­ce el pri­mer ca­tá­lo­go de co­rreo Sears, au­men­tan­do los íte­mes a di­fe­ren­tes ar­tícu­los que ne­ce­si­ta­ban los sec­to­res ru­ra­les del me­diooes­te grin­go. Pa­ra el año 1896 se in­cluían in­clu­so co­mes­ti­bles, ya de 532 pá­gi­nas con to­da cla­se de en­se­res. Su po­pu­la­ri­dad se ha­bía ba­sa­do en po­ner pre­cios fi­jos y aco­ta­dos már­ge­nes pa­ra com­pe­tir con mu­cha ven­ta­ja a los al­ma­ce­nes ge­ne­ra­les o “ge­ne­ral sto­res” ru­ra­les- que vi­mos en las pe­lí­cu­las de cow­boys, los cua­les ven­dían a cré­di­to y sin pre­cios fi­jos, de­pen­dien­do de la sol­ven­cia de ca­da clien­te.

En 1906 Sears lle­go a Wall Street. Fue el pri­mer “re­tai­ler” que se hi­zo pú­bli­co, con gran éxi­to. En 1925, a 30 años de su fun­da­ción, cuan­do ya una ge­ne­ra­ción vi­vía con el en­tre­te­ni­do ca­tá­lo­go que in­cluía has­ta ju­gue­tes e his­to­rie­tas pa­ra ni­ños, abre su pri­me­ra tien­da real en Chica­go. Pa­ra los años 50 las ven­tas reales ya so­bre­pa­san a las del ca­tá­lo­go. En esos tiem­pos los al­ma­ce­nes Sears lle­gan a to­das las ciu­da­des y es­ta­dos, fa­bri­can­do mar­cas pro­pias pa­ra sus cien­tos de enor­mes tien­das con ai­re acon­di­cio­na­do, co­mo Ken­mo­re, Crafts­man, DieHard y di­fe­ren­tes com­pa­ñías co­mo Alls­ta­te se­gu­ros, co­rre­do­res de bol­sa Dean Wit­ter y co­rre­do­res de pro­pie­da­des Cold­well Ban­ker, lle­gan­do a ser, en esos años, le­jos el ma­yor re­tai­ler de EEUU, que abar­có pos­te­rior­men­te, al cum­plir los 100 años, las tar­je­tas de cré­di­to Dis­co­ver.

En 1994, el jo­ven Jeff Be­zos del re­mo­to Seattle, apro­ve­cha la re­cien­te po­pu­la­ri­dad de la in­ter­net y de­ci­de ini­ciar en su ca­sa, la ven­ta on-li­ne de li­bros, gra­cias a la ayu­da de John Igram, ac­tual ac­cio­nis­ta, que le abre las puer­tas a to­das las editoriales, apro­ve­chan­do el al­to mar­gen exis­ten­te en di­cha in­dus­tria y que to­do el mun­do con­su­me no­ve­las y li­bros. Na­ce Ama­zon, pen­san­do en el río fí­si­co más gran­de del mun­do, el Ama­zo­nas y que co­mien­za con le­tra A. En ju­nio del 95 ven­dió su pri­mer li­bro, so­lo en los 2 me­ses pos­te­rio­res ven­dió a los 50 es­ta­dos y 45 paí­ses. Tres años des­pués la com­pa­ñía se ha­ce pú­bli­ca al equi­va­len­te de 1,5 dó­la­res por ac­ción. En 1999 fue el hom­bre del año pa­ra la re­vis­ta Ti­me. Pa­ra ju­nio del 2000, des­pués de ga­nar jui­cios, tan­to del gi­gan­te li­bre­ro Bar­nes and No­ble, que lo acu­só de fal­sa pu­bli­ci­dad, al de­cir ser la li­bre­ría más gran­de del mun­do, co­mo de Wal­mart, que di­jo co­piar su sis­te­ma de ad­mi­nis­trar múl­ti­ples ar­tícu­los; cam­bia su lo­go, in­clu­yen­do una fle­cha son­rien­te de la A a la Z , in­di­can­do que aho­ra in­clui­rá un ca­tá­lo­go vir­tual con to­dos los ar­tícu­los po­si­bles. Pa­ra el 2007 pa­sa a ser el ma­yor re­tai­ler en va­lor de mer­ca­do, so­bre­pa­san­do a Wal­mart. Ha­ce po­cos me­ses Be­zos com­pra los su­per­mer­ca­dos Who­le Foods, fa­mo­sos por la co­mi­da or­gá­ni­ca, pa­san­do del mun­do vir­tual al real. Con es­to, agre­gó mar­cas pro­pias de pro­duc­tos co­mes­ti­bles a sus ya fa­mo­sos Kind­le- ta­ble­tas pa­ra leer li­bros. Los ru­mo­res son que se­gui­rá ese ca­mino da­da la gran bi­lle­te­ra que po­see.

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 10 años, en abril del 2007 las ac­cio­nes de Sears lle­ga­ron a va­ler US$ 191, mien­tras las ama­zon va­lían 63. Ac­tual­men­te, Sears se co­ti­za a US$ 8,5 y Ama­zon a US$ 990. Sor­pren­de el tra­yec­to his­tó­ri­co si­mi­lar de am­bas fir­mas. Una en las pos­tri­me­rías del si­glo 19, mien­tras la otra re­pi­te el ca­so en el oca­so del 20.

El ca­mino al éxi­to de am­bos fue si­mi­lar, mien­tras más vir­tua­les, me­jor, pe­ro en la me­di­da en que se ha­cen más reales, la si­tua­ción se com­pli­ca.

Sears de­mo­ró 30 años en cons­truir su pri­me­ra tien­da con mar­cas pro­pias, Ama­zon vein­ti­tan­tos. ¿Po­drá se­guir cre­cien­to a dos y tres dí­gi­tos anua­les, aho­ra en el mun­do real?

Cuan­do se tie­ne un gran au­ge y se cam­bia el mo­de­lo o se des­vía lo que uno ha­ce bien, los már­ge­nes se dis­mi­nu­yen y se­rán otros los que apo­ya­dos por nue­vas pla­ta­for­mas lle­guen a te­ner los múl­ti­plos que otro­ra dis­fru­ta­ron los ac­cio­nis­tas de Sears y Ama­zon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.