El cha­vis­mo com­ple­ta la ins­ta­la­ción de su su­pra­po­der

Los miem­bros de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ju­ra­ron ayer sus car­gos. La ex can­ci­ller Delcy Ro­drí­guez asu­mió co­mo su ti­tu­lar.

La Tercera - - PORTADA -

El ofi­cia­lis­mo ve­ne­zo­lano ins­ta­ló ayer la con­tro­ver­ti­da Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC). Eso, pe­se que con­tó, se­gún la ver­sión ofi­cial, con el aval de ocho mi­llo­nes de vo­tos de un uni­ver­so de más de 19 mi­llo­nes en los co­mi­cios del do­min­go pa­sa­do; a pe­sar del am­plio re­cha­zo in­ter­na­cio­nal, y pe­se a los cua­tro me­ses de pro­tes­tas opo­si­to­ras que han de­ja­do unos 120 muer­tos.

Los miem­bros de esa ins­tan­cia, que bus­ca re­es­cri­bir o re­for­mar la Cons­ti­tu­ción bo­li­va­ria­na, ju­ra­men­ta­ron en el Sa­lón Elíp­ti­co del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo de Ca­ra­cas, don­de tam­bién fun­cio­na la Asam­blea Na­cio­nal , con­tro­la­da por la opo­si­ción.

Mien­tras a esa mis­ma ho­ra se desa­rro­lla­ba una mar­cha opo­si­to­ra, los asam­bleís­tas in­gre­sa­ron a la se­de en un am­bien­te fes­ti­vo, con ro­sas rojas y re­tra­tos de Hu­go Chá­vez y de Si­món Bo­lí­var. Se­gún el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, quien con­vo­có a la Cons­ti­tu­yen­te, una de las apues­tas que bus­ca con esa ins­tan­cia es pa­ci­fi­car al país. Sin em­bar­go, no ha he­cho más que frac­tu­rar­lo y po­la­ri­zar­lo, se­gún han de­nun­cia­do las prin­ci­pa­les po­ten­cias de la re­gión, ade­más de EE.UU. y la UE. Pa­ra la opo­si­ción lo que pre­ten­de Ma­du­ro es ex­ten­der su per­ma­nen­cia en el po­der. Eso, de­bi­do a que se con­si­de­ra que las de­ci­sio­nes que to­me la ANC es­ta­rán por so­bre las de los de­más po­de­res.

Mar­chas

En los al­re­de­do­res del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo ca­mio­nes con mú­si­ca y cien­tos de per­so­nas con ca­mi­se­tas rojas apo­ya­ron con gri­tos de jú­bi­lo y aplau­sos la lle­ga­da de los in­te­gran­tes de la Cons­ti­tu­yen­te. La ex can­ci­ller Delcy Ro­drí­guez fue ele­gi­da pre­si­den­ta de la Asam­blea, mien­tras que el ex Vi­ce­pre­si­den­te Aris­tó­bu­lo Is­tú­riz y el ex fiscal ge­ne­ral Isaías Ro­drí­guez, fue­ron de­sig­na­dos co­mo pri­mer y se­gun­do Vi­ce­pre­si­den­te.

“Des­de es­te he­mi­ci­clo po­de­ro­so, ro­dea­do de nues­tros li­ber­ta­do­res y li­ber­ta­do­ras le de­ci­mos: im­pe­rio sal­va­je y bár­ba­ro no te me­tas con Ve­ne­zue­la”, di­jo tras ju­rar, Ro­drí­guez en cla­ra re­fe­ren­cia a EE.UU. y a los paí­ses que han con­si­de­ra­do que el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te quie­bra la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na. “El pue­blo lle­gó acá en com­ba­te, de pie, con mo­ral y éti­ca com­ba­ti­va”, ase­gu­ró jun­to con anun­ciar que la pri­me­ra se­sión de la Asam­blea se­rá hoy. Ade­más, Ma­du­ro di­jo ayer que la Cons­ti­tu­yen­te tra­ba­ja­rá en la pues­ta en mar­cha de una “co­mi­sión de la ver­dad, la jus­ti­cia” y “la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas” de la vio­len­cia que -se­gún él­ge­ne­ra la opo­si­ción.

El pre­si­den­te del Par­la­men­to, el opo­si­tor Ju­lio Bor­ges, pu­bli­có un vi­deo en Twit­ter en el que de­nun­ció que las puer­tas de un sa­lón pa­tri­mo­nial del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo ha­bían si­do vio­len­ta­das por par­ti­da­rios del go­bierno que lle­ga­ron pa­ra par­ti­ci­par en la ce­re­mo­nia.

La opo­si­ción, reuni­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, que no par­ti­ci­pó en la elec­ción de los 545 asam­bleís­tas, la que ca­li­fi­ca­ron co­mo un “frau­de”, lla­mó a una mar­cha de pro­tes­ta. Sin em­bar­go, no lo­gra­ron una con­vo­ca­to­ria ma­si­va, co­mo sí lo ha­bían he­cho en otras opor­tu­ni­da­des.

Los opo­si­to­res mar­cha­ron des­de cin­co pun­tos del es­te de Ca­ra­cas pa­ra in­ten­tar lle­gar has­ta el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo. Sin em­bar­go, miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na dis­per­sa­ron con ga­ses la­cri­mó­ge­nos una de esas ma­ni­fes­ta­cio­nes. Se­gún la agen­cia EFE, de­ce­nas de efec­ti­vos a bor­do de mo­tos dis­pa­ra­ron per­di­go­nes de go­ma con­tra los ma­ni­fes­tan­tes en el sec­tor de Cha­caí­to, en el es­te de la ca­pi­tal.

El vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to, el opo­si­tor Freddy Gue­va­ra, que en­ca­be­zó la mo­vi­li­za­ción jun­to a otros dipu­tados co­mo Ri­chard Blan­co y Juan Andrés Me­jía, con­si­de­ró que la ins­ta­la­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de­mues­tra que Ma­du­ro “es­tá dis­pues­to a lle­var­se por el ba­rran­co a to­da Ve­ne­zue­la, in­clu­so a él mis­mo”. Des­ta­có que la Cons­ti­tu­yen­te “va a pro­fun­di­zar la cri­sis del país” y sos­tu­vo que por es­te mo­ti­vo de­be man­te­ner­se la pre­sión en la ca­lle.

En tan­to, la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos anun­ció ayer el otor­ga­mien­to de una me­di­da cau­te­lar de pro­tec­ción pa­ra la fiscal ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la, Lui­sa Or­te­ga, por con­si­de­rar que su vi­da e in­te­gri­dad “en­fren­tan ries­go in­mi­nen­te de da­ño irre­pa­ra­ble”. Or­te­ga se ha con­ver­ti­do en una se­ria opo­si­to­ra de Ma­du­ro. Ano­che, el dia­rio ca­ra­que­ño Úl­ti­mas No­ti­cias ase­gu­ró, ci­tan­do fuen­tes del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ), que la Sa­la Ple­na del mis­mo ha­bría des­ti­tui­do de su car­go a la fiscal ge­ne­ral.

Por otra par­te, la em­ba­ja­da de Pa­na­má en Ca­ra­cas in­for­mó que con­ce­dió asi­lo po­lí­ti­co a dos ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo nom­bra­dos por el Par­la­men­to de ma­yo­ría opo­si­to­ra, pe­ro que se­gún la má­xi­ma cor­te aún en ejer­ci­cio no tie­nen le­gi­ti­mi­dad. En los úl­ti­mos días la em­ba­ja­da de Chi­le acep­tó brin­dar pro­tec­ción a seis opo­si­to­res -cin­co de ellos ma­gis­tra­dos nom­bra­dos por el Par­la­men­to.b

Los miem­bros de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te li­de­ra­dos por Delcy Ro­drí­guez (de ro­jo) y Aris­tó­bu­lo Is­tú­riz (a su iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.