“Cris­ti­na con­vir­tió una tra­ge­dia en una pues­ta en es­ce­na”

La Tercera - - PORTADA -

Una de las pre­gun­tas pen­dien­tes que su li­bro di­ce res­pon­der es có­mo se lle­va­ban puer­tas aden­tro Nés­tor y Cris­ti­na. ¿Qué da­tos apor­ta su tex­to al res­pec­to?

El li­bro des­cri­be, pre­ci­sa­men­te, có­mo era la re­la­ción en­tre dos per­so­nas de ca­rác­ter vol­cá­ni­co, que pro­ta­go­ni­za­ban pe­leas “me­mo­ra­bles”, se­gún la ex pre­si­den­ta, pe­ro que siem­pre for­ma­ron una uni­dad po­lí­ti­ca in­di­so­lu­ble. Es­tu­vie­ron jun­tos más de 35 años. Ha­cían po­lí­ti­ca to­do el día, ha­bla­ban de po­lí­ti­ca to­do el día, y dis­cu­tían y se pe­lea­ban bas­tan­te, aun­que quie­nes más los co­no­cían sa­bían per­fec­ta­men­te que no les con­ve­nía in­ten­tar sa­car par­ti­do de esas dis­cu­sio­nes tran­si­to­rias. Es­ta­ba cla­ro que él era el je­fe y ella, la per­so­na en la que él más con­fia­ba.

La de­ci­sión de ve­lar a Kirch­ner a ataúd ce­rra­do sor­pren­dió a to­dos. ¿En su in­ves­ti­ga­ción lo­gró des­cu­brir las ra­zo­nes de esa de­ci­sión?

Hu­bo va­rias ra­zo­nes. Una, téc­ni­ca: el cuer­po se es­ta­ba des­com­po­nien­do muy rá­pi­da­men­te, co­mo se vio en el fu­ne­ral ín­ti­mo, a ca­jón abier­to, ce­le­bra­do en el cha­let de los Kirch­ner en El Ca­la­fa­te, la mis­ma tar­de de su muer­te. Hu­bo ra­zo­nes po­lí­ti­cas tam­bién: Cris­ti­na, co­mo su ma­ri­do, siem­pre se vio co­mo pro­ta­go­nis­ta de una lu­cha co­lo­sal con­tra los me­dios in­de­pen­dien­tes, en es­pe­cial con­tra el Gru­po Cla­rín. “No le que­ría dar a Cla­rín la ta­pa con Nés­tor muer­to”, me di­je­ron va­rios ex fun­cio­na­rios. Ade­más, la ex pre­si­den­ta pu­do con­ver­tir una tra­ge­dia en una pues­ta en es­ce­na con el fu­ne­ral pú­bli­co en la Ca­sa Ro­sa­da, que le dio 20 pun­tos de ima­gen po­si­ti­va.

En el li­bro tam­bién men­cio­na que Má­xi­mo Kirch­ner le pro­me­tió a su pa­dre en el ve­la­to­rio que “a to­dos los que te hi­cie­ron es­to, los voy a ha­cer mier­da”. ¿A quié­nes apun­ta­ba?

No se su­po con pre­ci­sión. La fra­se lla­mó la aten­ción de to­dos quie­nes asis­tie­ron al ve­la­to­rio pri­va­do en El

Ca­la­fa­te. Al­gu­nos pen­sa­ron que se re­fe­ría al sin­di­ca­lis­ta Hu­go Moyano, muy po­de­ro­so, con quien su pa­pá ha­bía dis­cu­ti­do fuer­te la no­che an­te­rior, por te­lé­fono. Otros, a los ase­si­nos de un jo­ven mi­li­tan­te de iz­quier­da, Ma­riano Fe­rrey­ra, que ha­bía si­do muer­to por un gru­po sin­di­cal. Hay tam­bién otros su­pues­tos.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.