Las fuer­zas re­tar­dis­tas

La Tercera - - PORTADA - Por Fe­li­pe Bian­chi Lei­ton

Mis dis­cul­pas por el uso de un tér­mino tan odio­sa­men­te po­lí­ti­co, pe­ro le vie­ne co­mo ani­llo al de­do al te­ma que hoy nos con­vo­ca. Por­que no se avan­za si no se ais­la a los ada­li­des de lo ran­cio y acha­co­so, a to­dos aque­llos que si­guen pre­sos de las ideas fi­jas o los pre­jui­cios. In­vi­to, co­mo di­cen los se­ño­res si­có­lo­gos, a pen­sar fue­ra de la ca­ja, a mo­ver los lí­mi­tes, a con­tra­riar los su­pues­tos. Siú­ti­co, pe­ro útil co­mo he­rra­mien­ta.

¿Es una ver­güen­za lo que se es­tá pa­gan­do por los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do? Sí y no. El mon­to es ab­sur­do, cla­ro. En bue­na me­di­da por trans­for­mar a una so­la per­so­na en una em­pre­sa en sí mis­ma… lo que tam­bién va­le pa­ra los CEO, ge­ren­tes ge­ne­ra­les, due­ños de em­pre­sas o ban­cos, ar­tis­tas o quie­nes quie­ra que ge­ne­ren cifras si­de­ra­les. Pe­ro, aquí vie­ne lo nue­vo, no es tan ma­lo pa­ra el res­to de la so­cie­dad. Lo ha- bi­tual, lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, es pen­sar que 222 mi­llo­nes de eu­ros (la cláu­su­la de sa­li­da de Ney­mar pa­ra ir­se del Bar­ce­lo­na al PSG) es mu­chí­si­mo di­ne­ro que pu­do in­ver­tir­se en co­sas más no­bles que el fút­bol, o al me­nos de un be­ne­fi­cio más ge­ne­ral, co­mo edu­ca­ción, sa­lud o es­pa­cios pú­bli­cos. Ya. Pe­ro eso es un sim­plis­mo si na­die se to­ma el tiem­po de ex­pli­car la ope­ra­ción com­ple­ta… por­que esos 222 mi­llo­nes de eu­ros im­pli­can 83 en im­pues­tos pa­ra el es­ta­do es­pa­ñol y 335 (su­man­do los suel­dos) pa­ra el es­ta­do fran­cés.

¿Su­me­mos?: 438 mi­llo­nes de dó­la­res que po­drían des­ti­nar­se a hos­pi­ta­les, co­le­gios y pla­zas. ¿Cam­bia la mano? Le agre­go otra: por las nue­vas nor­mas de la FI­FA al me­nos 10 mi­llo­nes de dó­la­res del tras­pa­so irán a pa­rar a Sao Pau­lo, a las ar­cas del Santos, por ha­ber si­do el club for­ma­dor de Ney­mar. Si son bien uti­li­za­dos, y na­die se los ro­ba, po­drían ayu­dar bas­tan­te a los jó­ve­nes de las ba­rria­das po­bres pau­lis­tas, te­rri­to­rio del equi­po don­de al­gu­na vez ju­gó Pe­lé. ¿Va­mos en­ten­dien- do? Al fi­nal no es un te­ma de nú­me­ros, sino de có­mo se usan los mi­llo­nes que ge­ne­ran es­tos sú­per de­por­tis­tas, que ade­más lle­nan es­ta­dios, ho­ras de te­le­vi­sión y tien­das de ca­mi­se­tas por sí so­los, ge­ne­ran­do lo mis­mo o más de lo que cues­tan.

Otra de es­ta se­ma­na. Las fuer­zas re­tar­dis­tas sue­len es­cri­bir la post ver­dad in­clu­so des­de an­tes de que se jue­guen los par­ti­dos. “El Co­lo Co­lo de Gue­de es in­ca­paz de ha­cer go­les”, de­cían al­gu­nos con fan­tás­ti­ca tu­pé. Jus­to en la quin­ce­na don­de le hi­zo cua­tro a la UC y cua­tro a La Se­re­na. Ups. “Ok, pe­ro el plantel es­tá di­vi­di­do y no le cree”. Jus­to cuan­do lo que se vio en la can­cha fue to­do lo con­tra­rio: es­ta­ba la me­sa pues­ta pa­ra de­jar­lo caer y en­tre to­dos lo sal­va­ron. In­clui­do Ba­rro­so, el su­pues­to ca­be­ci­lla de los “enemi­gos”. Otra: “Ga­nó Co­lo Co­lo a La Se­re­na, pe­ro otra vez con la ayu­da mi­se­ra­ble de los ár­bi­tros”. Ya. En­tre­te­ni­do, po­lé­mi­co, pe­ro en ri­gor no fue así. No só­lo por­que los al­bos sí que fue­ron per­ju­di­ca­dos en el par­ti­do de ida en el nor­te al me­nos en dos go­les, no só­lo por­que fue­ron muy su­pe­rio­res du­ran­te los 90 mi­nu­tos en el Monumental y ter­mi­na­ron go­lean­do al que me­nos pro­pu­so… sino tam­bién por­que los dos go­les de los pa­pa­ye­ros fue­ron le­gí­ti­ma y re­gla­men­ta­ria­men­te anu­la­dos.

Con la mis­ma fuer­za con que di­je que era tram­po­sa y po­co cla­ra la for­ma en que se sus­pen­dió la fe­cha ori­gi­nal del par­ti­do de vuel­ta, fa­vo­re­cien­do a los al­bos, ha­brá que de­cir aho­ra que el pri­mer gol se anu­ló por una cla­ra po­si­ción ade­lan­ta­da que in­ter­fe­ría la de­ci­sión del ar­que­ro Orión y el se­gun­do por un off­si­de pre­vio y pro­ta­gó­ni­co en la ju­ga­da, ya que mo­les­ta­ba el po­si­ble re­cha­zo de Ba­rro­so. A lo me­jor de­ba­ti­ble. Se las doy. Pe­ro los que de ver­dad co­no­cen el re­gla­men­to con­cuer­dan en ello. Reali­dad. Nú­me­ros. Cer­te­zas. Ra­zón. El úni­co ca­mino. Mi­re que pa­ra pa­sio­nes co­jas, in­tui­cio­nes le­las, pre­jui­cios bu­rros y post ver­da­des chan­tas ya te­ne­mos bas­tan­te con lo acu­mu­la­do en otros ám­bi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.