Bolt tam­bién se mi­ra por TV

Bolt per­dió el con­trol en la sa­li­da de los 100 me­tros cla­si­fi­ca­to­rios, pe­ro sal­vó sin pro­ble­mas su fae­na. Se­men­ya in­ti­mi­da en los 1.500 me­tros, fue la se­gun­da me­jor.

La Tercera - - PORTADA -

Cua­ren­ta y un zan­ca­das ne­ce­si­ta Usain Bolt pa­ra de­fi­nir sus cien me­tros. Los ex­per­tos y los bio­me­cá­ni­cos se han da­do un fes­tín con sus ca­rre­ras, es­tu­dián­do­las has­ta el can­san­cio pa­ra en­ten­der el enig­má­ti­co se­cre­to de la ve­lo­ci­dad. No es per­fec­ta ni ele­gan­te, pe­ro sí muy po­ten­te. Di­cen, por ejem­plo, que es la pier­na de­re­cha con la que más fuer­te em­pu­ja, que con la iz­quier­da es­tá un 16% más en el sue­lo, que su sa­li­da es desas­tro­sa... ¿Pe­ro qué im­por­ta to­do eso, si has­ta en su re­ti­ro anun­cia­do Bolt si­gue ga­nan­do?

Ayer, por ejem­plo, los 10”07 con que se cla­si­fi­có a la se­mi­fi­nal de los 100 me­tros co­men­za­ron con un tropiezo. Pe­ro lue­go, 40 me­tros más ade­lan­te, lo­gró me­jo­rar y se fue, co­mo siem­pre, lan­za­do ha­cia el pri­mer pues­to. Bolt es así. Su ne­go­cio es el del sus­pen­so. Si has­ta se dio el tiem­po pa­ra ver la ca­rre­ra por la pan­ta­lla gi­gan­te del es­ta­dio Olím­pi­co, con la arro­gan­cia que, en su ca­so, nun­ca mo­les­ta. In­clu­so cru­zó la me­ta mi­ran­do el re­loj y a un ri­val. Un pa­seo por el par­que.

Eso sí, es­tu­vo le­jos de ser el me­jor de la no­che. An­tes, hu­bo otros sie­te tiem­pos más ba­jos -en­tre ellos el ve­te­rano Jus­tin Gatlin, 10”05, su ri­val in­can­sa­ble- que lo su­pe­raron. Ju­lian For­te, su com­pa­trio­ta, fue quien li­de­ró y el úni­co que ba­jó la ba­rre­ra de los 10 se­gun­dos (9”99). Ch­ris­tian Co­le­man, el no­va­to de la ve­lo­ci­dad y el de me­jor mar­ca es­te año, fue el se­gun­do me­jor crono con 10’01. El co­lom­biano Diego Pa­lo­me­que, el úni­co la­ti­noa­me­ri­cano de la com­pe­ten­cia, ter­mi­nó en in­su­fi­cien­tes 10”51.

Su ros­tro, ofus­ca­do, mo­vién­do­se de iz­quier­da a de­re­cha al fi­na­li­zar, de­mos­tra­ba que no es­ta­ba con­for­me. “Tro­pe­cé al sa­lir de los ta­cos. No me gus­tan na­da, creo que son los peo­res que he co­no­ci­do. Ten­go que ana­li­zar es­to de la sa­li­da por­que no pue­do se­guir así”, se que­jó más tar­de. “Me sien­to bien, pe­ro no ha si­do una gran ca­rre­ra. No co­rrí con la flui­dez de otras ve­ces, pe­ro la for­ma en que re­cu­pe­ré de­mues­tra que es­toy en una for­ma de­cen­te”, agre­gó.

El tan anun­cia­do re­ti­ro que Bolt ha ase­gu­ra­do tie­ne a to­dos aten­tos a lo que pue­da lle­gar a con­se­guir. Ayer, Lon­dres vi­bró con él du­ran­te to­da su per­for­man­ce, dis­fru­tan­do de su pri­me­ra vic­to­ria, en­ca­mi­nán­do­se a la ha­za­ña que hoy con­fía en con­se­guir. A las 14.05 se­rán las se­mi­fi­na­les; dos ho­ras más tar­de, si se da la ló­gi­ca, Bolt pe­lea­rá por su pe­núl­ti­mo oro mun­dial.

Tam­bién se ve­rá en el re­kor­tán bri­tá­ni­co la lu­cha de la sud­afri­ca­na Cas­ter Se­men­ya, quien aho­ra se desafía a los 1.500 me­tros, alar­gan­do sus do­mi­nios a la dis­tan­cia que su­ce­de a los 800, don­de es la rei­na in­dis­cu­ti­da des­de ha­ce un lus­tro.

Ayer, Se­men­ya pe­leó des­de la se­gun­da vuel­ta a la pis­ta su lu­gar de avan­za­da. Hu­bo co­da­zos y en­ce­rro­nas, pe­ro sal­vó ile­sa pa­ra avan­zar a la se­mi­fi­nal co­mo la se­gun­da me­jor cla­si­fi­ca­da. Los 1.500 son una in­cur­sión en la que, al pa­re­cer, la atle­ta trans­gé­ne­ro pue­de pro­yec­tar­se. De he­cho, con los 4’02”84 que con­si­guió, lo­gró res­ta­ble­cer su me­jor mar­ca per­so­nal.

La ayu­dó, cla­ra­men­te, el im­pul­so de una lie­bre co­mo la plus­mar­quis­ta fe­me­ni­na en la dis­tan­cia, Gen­ze­be Di­ba­ba. Bo­ni­ta lu­cha en­tre am­bas.

La gran de­cep­ción de la no­che lon­di­nen­se fue la de la nor­te­ame­ri­ca­na Jen­ni­fer Suhr. La sal­ta­do­ra con ga­rro­cha su­frió des­de su arri­bo a Gran Bre­ta­ña, pues ex­tra­vió sus pér­ti­gas en el vue­lo que las tras­la­da­ban. Fi­nal­men­te las en­con­tró, pe­ro no fue su­fi­cien­te. Por los 4,83 me­tros que al­can­zó es­ta tem­po­ra­da, la cam­peo­na olím­pi­ca en Lon­dres se en­va­len­tono y qui­so co­men­zar sal­tan­do des­de los 4,55 m. Fra­ca­só en sus tres in­ten­tos. La grie­ga Eka­te­rí­ni Ste­fa­ní­di fue la me­jor de la jor­na­da, con só­lo 4,60 me­tros.

La pri­me­ra jor­na­da del Mun­dial de­jó un aro­ma ex­qui­si­to. Hay que ver aún có­mo se desa­rro­lla­rá to­do, pe­ro has­ta aquí, co­mo se es­tá dan­do, es­tán to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra que la re­ce­ta sea per­fec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.