Con la nos­tal­gia de la des­pe­di­da

Lar­gas fi­las pa­ra in­gre­sar y re­ple­tar el Olím­pi­co de Lon­dres. Ex­pec­ta­ción pu­ra. Bolt da es­pec­tácu­lo só­lo por es­tar en la pis­ta y Fa­rah es un ver­da­de­ro hé­roe.

La Tercera - - PORTADA -

Co­mo si fue­ra un flash back de ha­ce cin­co años en sus Jue­gos Olím­pi­cos. El mis­mo es­ta­dio, la mis­ma at­mós­fe­ra, los mis­mos pro­ta­go­nis­tas: El Olím­pi­co de Lon­dres, el en­tu­sias­mo del pue­blo bri­tá­ni­co y Usain Bolt con Mo Fa­rah co­mo má­xi­mas es­tre­llas. Con esos in­gre­dien­tes vi­vió Lon­dres la pri­me­ra jor­na­da de sus Mun­dia­les de Atletismo, los 16º de la his­to­ria.

Era un día es­pe­cial, qui­zás por eso sa­lió el sol en el siem­pre oto­ñal ve­rano lon­di­nen­se. Ya tem­prano, mi­les de per­so­nas re­ple­ta­ban la es­ta­ción de Me­tro de Strat­ford, la más cer­ca­na al Par­que Olím­pi­co Rei­na Isa­bel. Des­de allí lar­gas fi­las es­pe­ra­ban pa­cien­tes el in­gre­so al es­ta­dio olím­pi­co, aquel en el que se vi­vie­ron jor­na­das inol­vi­da­bles du­ran­te los Jue­gos de 2012. Ha­bía en­tu­sias­mo, el pri­mer día de Mun­dial re­ga­la­ba la opor­tu­ni­dad de co­men­zar a des­pe­dir a dos gi­gan­tes que ya se ins­ta­la­ron en la his­to­ria gran­de del atletismo. Por eso no ex­tra­ñó el lleno del es­ta­dio.

“Mo (Fa­rah) y Bolt (Usain) se van a re­ti­rar y no ten­dre­mos más chan­ces de ver­los en la pis­ta, por eso tra­je a mis hi­jos hoy” co­men­ta­ba en uno de los ac­ce­sos Ian Smith, un in­glés de as­pec­to for­ni­do que lle­gó jun­to a sus dos ni­ños. Y es que la sen­sa­ción que rei­na­ba en el es­ta­dio era la del co­mien­zo de un adiós de­fi­ni­ti­vo, des­pués de los anun­cios de re­ti­ro del ve­lo­cis­ta ja­mai­quino y el fon­dis­ta bri­tá­ni­co de ori­gen so­ma­lí.

El pri­me­ro en sa­lir a la pis­ta fue Bolt, quien ce­rró las pre­li­mi­na­res de los 100 me­tros pla­nos en la sex­ta se­rie del día. El es­ta­dio se vino aba­jo cuan­do el Ra­yo sa­lió por el tú­nel de ac­ce­so. El me­jor ve­lo­cis­ta de la his­to­ria sa­lu­dó en su es­ti­lo: bra­zos en al­to, gui­ños a la cá­ma­ra y to­do ese des­plan­te que le han per­mi­ti­do co­lo­car al atletismo en una es­fe­ra co­mer­cial inima­gi­na­ble an­tes de la apa­ri­ción del hom­bre más rá­pi­do del mun­do. Con dis­cre­tos 10”07 se que­dó con la se­rie y cla­si­fi­có sin pro­ble­mas, aun­que só­lo con el oc­ta­vo me­jor tiem­po de quie­nes se ins­ta­la­ron en se­mi­fi­na­les. Lue­go, en zo­na mix­ta, el tri­ple cam­peón olím­pi­co co­men­tó que no se ha­bía sen­ti­do có­mo­do en la sa­li­da. Aho­ra la de­fi­ni­ción de es­te sá­ba­do aso­ma en el ho­ri­zon­te y Bolt ten­drá, otra vez, la op­ción de to­car la gloria y re­ti­rar­se del hec­tó­me­tro con un triun­fo.

La fies­ta del pri­mer día te­nía otro gran pro­ta­go­nis­ta que apa­re­ció cuan­do ya re­fres­ca­ba la no­che en el olím­pi­co: Mo Fa­rah, el mul­ti­cam­peón de los 5 mil y 10 mil me­tros se pre­sen­ta­ba an­te su pú­bli­co pa­ra re­vi­vir las má­gi­cas no­ches de Lon­dres 2012. Otra ova­ción y alien­to per­ma­nen­te pa­ra el cré­di­to lo­cal du­ran­te los diez ki­ló­me­tros de ca­rre­ra, en una fi­nal ra­pi­dí­si­ma en la que Fa­rah se que­dó con el triun­fo y con el ho­nor de su­bir a lo más al­to del po­dio pa­ra re­ci­bir la pri­me­ra me­da­lla de oro que en­tre­ga es­te Mun­dial. Eso ocu­rrió pa­sa­da las diez de la no­che, mo­men­to en el que la mul­ti­tud, con esa sen­sa­ción de nos­tal­gia que siem­pre im­pli­can las des­pe­di­das, co­men­zó a en­fi­lar ha­cia la es­ta­ción de Strant­ford con la sa­tis­fac­ción de ha­ber si­do par­te de una de las úl­ti­mas jor­na­das en las que bri­lla­rán las dos má­xi­mas es­tre­llas de la ga­la­xia atlé­ti­ca.

Bolt aca­pa­ra la pan­ta­lla gi­gan­te del Olím­pi­co, con el pú­bli­co pen­dien­te de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.