IGNACIO RO­MO

La Tercera - - PORTADA -

ANA­LIS­TA EX­PER­TO EN ATLETISMO

Y MÉ­DI­CO “Ser atle­ta se re­su­me en una so­la co­sa: ha­cer hoy lo mis­mo que hi­cis­te ayer. Tie­nes que ser co­mo un mon­je”. La fra­se es de Bren­dan Fos­ter, el inol­vi­da­ble fon­dis­ta bri­tá­ni­co de los años se­ten­ta. Me vino a la ca­be­za al ver a Mo Fa­rah subido en el po­dio, es­cu­chan­do God sa­ve the Queen, en el mis­mo es­ce­na­rio en el que hi­zo llo­rar a Lon­dres ha­ce cin­co años.

Fa­rah es un mon­je, un atle­ta que aban­do­na pe­rió­di­ca­men­te a su fa­mi­lia pa­ra re­ti­rar­se en Ore­gon, pa­ra bus­car la gloria con sus lar­gas zan­ca­das. Aca­ba de fir­mar una nue­va obra de ar­te en Lon­dres, una his­tó­ri­ca vic­to­ria tras una vi­bran­te ca­rre­ra de 10.000 me­tros.

La pri­me­ra fi­nal de los Mun­dia­les de Lon­dres, la clá­si­ca gue­rra de los diez ki­ló­me­tros, la prue­ba más lar­ga de las que se dispu­tan en los es­ta­dios, ha si­do una de las me­jo­res de la his­to­ria. Vein­ti­cin­co vuel­tas en me­nos de 27 mi­nu­tos, una im­pre­sio­nan­te ba­ta­lla de cam­bios de rit­mo. To­da Áfri­ca en­fren­ta­da a un fon­dis­ta irre­pe­ti­ble, aquel ni­ño so­ma­lí que vo­ló pa­ra ins­ta­lar­se en Lon­dres cuan­do só­lo te­nía ocho años.

El guión ha si­do el de siem­pre. To­dos los ri­va­les de Fa­rah con­ju­ra­dos pa­ra mar­car un rit­mo in­su­fri­ble, una in­ten­si­dad que se­ca­ra las pier­nas del bri­tá­ni­co, el úni­co atle­ta de la his­to­ria ca­paz de bri­llar en 1.500 me­tros y en ma­ra­tón. To­do el mun­do sa­be que Mo es im­ba­ti­ble en ca­rre­ras len­tas, su ve­lo­ci­dad ter­mi­nal es en­dia­bla­da, de me­dio­fon­dis­ta. Só­lo hay una for­ma de ga­nar­le: mar­car un rit­mo bru­tal y es­pe­rar que su ‘sprint’ fi­nal que­de des­gas­ta­do.

El gran hé­roe de la fi­nal, el atle­ta más bravo de to­dos los fi­na­lis­tas del 10.000 fue Chep­te­gei. El ugan­dés arran­có des­de el dis­pa­ro de sa­li­da con una mi­sión cla­ra: des­gas­tar a Mo Fa­rah. Siem­pre dio la ca­ra e in­clu­so ani­mó al trío ke­nia­ta a que le die­ran re­le­vos.

La ca­rre­ra fue en­dia­bla­da. A un rit­mo tre­men­do. La me­jor fi­nal de la his­to­ria, con sie­te atle­tas en me­nos de 27 mi­nu­tos. Pe­ro no pu­die­ron con Fa­rah. Do­mi­nó la úl­ti­ma vuel­ta y re­sis­tió el úl­ti­mo em­pu­je de Chep­te­gei. A sus 34 años, Mo lo­gró su dé­ci­mo tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo en una pis­ta de atletismo. En es­tos Mun­dia­les co­rre­rá tam­bién los 5.000 me­tros, su úl­ti­mo cam­peo­na­to en pis­ta. Des­pués sal­ta­rá al ma­ra­tón. Y pue­de ha­cer­lo bien tran­qui­lo, lleno de or­gu­llo. Por­que ayer co­rrió la ca­rre­ra de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.