La dro­ga­dic­ción de Hitler

La Tercera - - PORTADA - Juan Ma­nuel Vial

La his­to­ria de es­ta fas­ci­nan­te in­ves­ti­ga­ción es así: Nor­man Oh­ler, el au­tor, via­jó des­de Ale­ma­nia has­ta la ca­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos y allí se su­mer­gió en los Na­tio­nal Ar­chi­ves con un pál­pi­to en men­te. Una vez ter­mi­na­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las fuer­zas ar­ma­das y los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia norteamericanos con­fis­ca­ron mon­ta­ñas de pa­pe­les per­te­ne­cien­tes al na­zis­mo y los tras­la­da­ron a Was­hing­ton. Oh­ler an­da­ba tras la pis­ta de Theo­dor Mo­rell, el mé­di­co per­so­nal de Hitler, quien fue in­te­rro­ga­do por los es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te dos años a par­tir de 1945. Sin em­bar­go, los mi­li­ta­res no ob­tu­vie­ron mu­cho de él y se con­for­ma­ron con la idea de que el no­to­rio de­te­rio­ro fí­si­co y men­tal de Hitler –el dic­ta­dor se sui­ci­dó con­ver­ti­do en una pil­tra­fa tem­ble­que– se de­bía, por un la­do, al tre­men­do ni­vel de es­trés que so­por­tó en sus úl­ti­mos años de vi­da y, por el otro, a su die­ta ve­ge­ta­ria­na.

Oh­ler te­nía una sos­pe­cha dis­tin­ta: des­de agos­to de 1941 has­ta abril de 1945, Mo­rell prác­ti­ca­men­te no se se­pa­ró del la­do de Hitler. En los ar­chi­vos de Was­hing­ton, el in­ves­ti­ga­dor dio con do­cu­men­ta­ción ma­nus­cri­ta por el doc­tor que re­por­ta­ba 885 de los 1.349 días in­clui­dos en tal pe­río­do. Las me­di­ci­nas ad­mi­nis­tra­das es­tán re­gis­tra­das en 1.100 oca­sio­nes, al igual que ca­si 800 in­yec­cio­nes, es de­cir, cer­ca de una por día. En re­su­mi­das cuen­tas, Mo­rell le ad­mi­nis­tra­ba al Füh­rer más de 74 es­ti­mu­lan­tes, en­tre los que lle­ga­ron a con­tar­se el Eu­ko­dal y la co­caí­na. Hitler no su­cum­bió an­te el es­trés ni la die­ta des­ba­lan­cea­da (Mo­rell in­ven­tó pa­ra el Pa­cien­te A to­do ti­po de pó­ci­mas que in­cluían glán­du­las ani­ma­les), sino que el dra­má­ti­co des­gas­te que ex­pe­ri­men­tó su sa­lud a par­tir de 1941 se de­bió a que su mé­di­co de ca­be­ce­ra lo ha­bía con­ver­ti­do en dro­ga­dic­to.

Se­gún el his­to­ria­dor Hans Momm­sen, una au­to­ri­dad en lo que a Hitler res­pec­ta, “Nor­man Oh­ler se ocu­pa de una di­men­sión has­ta aho­ra in­su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­da del ré­gi­men na­zi: la im­por­tan­cia del uso cre­cien­te de dro­gas en la so­cie­dad na­cio­nal­so­cia­lis­ta”. Lo cier­to es que los bió­gra­fos de Hitler ig­no­ra­ron la im­por­tan­cia que tu­vo Mo­rell NOR­MAN OH­LER Crí­ti­ca, 2017 336 págs. $ 15.900 en el oca­so del dic­ta­dor y en la caí­da del na­zis­mo. La eu­fo­ria, no es­tá de más re­cor­dar­lo, es enemi­ga de la mesura. Oh­ler do­cu­men­ta que va­rias de las de­ci­sio­nes bé­li­cas tras­cen­den­tes que to­mó Hitler es­tu­vie­ron dic­ta­das por el cóc­tel de dro­gas que con­su­mía a dia­rio. Mo­rell, por su par­te, se con­vir­tió en uno de los ti­pos más po­de­ro­sos del III Reich, ya que el Pa­cien­te A re­que­ría de sus mi­la­gro­sos ser­vi­cios co­mo del mis­mí­si­mo ai­re.

El vi­cio no fue ex­clu­si­vi­dad del Füh­rer. De­jan­do de la­do a cier­tos je­rar­cas que eran adic­tos an­tes de la gue­rra (el ca­so más co­no­ci­do es el de Gö­ring con la mor­fi­na), las tro­pas ger­ma­nas co­men­za­ron a re­ci­bir a par­tir de 1940 in­gen­tes can­ti­da­des de me­tan­fe­ta­mi­nas. La exi­to­sa ofen­si­va re­lám­pa­go (Blietz­krieg) con que los na­zis con­quis­ta­ron Fran­cia y los Paí­ses Ba­jos no se ex­pli­ca­ría sin el uso de una píl­do­ra lla­ma­da Per­vi­tín, que fue la que man­tu­vo des­pier­tos por va­rias jor­na­das a los tan­quis­tas de la Wehr­macht du­ran­te su pro­di­gio­so avan­ce eu­ro­peo. A la fe­cha, ni el pro­pio Hitler com­pren­dió el po­ten­te efec­to de la dro­ga, pues de ha­ber­lo he­cho no ha­bría de­te­ni­do el ata­que per­mi­tien­do la eva­cua­ción de las fuer­zas alia­das des­de Dun­quer­que ha­cia In­gla­te­rra.

En el re­cuen­to de Oh­ler los días fi­na­les de Hitler son es­pe­cial­men­te pa­té­ti­cos. “La peor co­sa que po­día ocu­rrir­le a un tra­fi­can­te le ocu­rrió a Mo­rell. Sus pro­vee­do­res se que­da­ron sin dro­gas”. Su­frien­do múl­ti­ples sín­to­mas de abs­ti­nen­cia, es­pan­to­sa­men­te en­ve­je­ci­do, en­ju­to, car­co­mi­do y de­li­ran­te, el Füh­rer ya no era ni la som­bra de aquel lí­der in­ven­ci­ble y vo­ci­fe­ran­te que em­bar­có a su na­ción en una ges­ta de­men­cial. Uno de los úl­ti­mos re­cur­sos que in­ten­tó Mo­rell fue san­grar al Pa­cien­te A pa­ra dar­le al­gún ti­po de ali­vio. Pe­ro de­bi­do a las in­yec­cio­nes de chan­cho sa­tu­ra­das de gra­sa y hor­mo­nas, su san­gre se ha­bía con­ver­ti­do prác­ti­ca­men­te en ge­la­ti­na y coa­gu­la­ba de in­me­dia­to. Días an­tes de la de­ba­cle en el bun­ker de Ber­lín, Hitler se per­mi­tió la que pro­ba­ble­men­te ha­ya si­do la úl­ti­ma bro­ma de su vi­da: su san­gre po­día al me­nos ser­vir pa­ra “ha­cer prie­tas de Füh­rer”.

Adolf Hitler pa­só sus úl­ti­mos años re­ci­bien­do to­do ti­po de dro­gas, opió­ma­nos y co­caí­na in­clui­dos. La in­for­ma­ción, ig­no­ra­da por los bió­gra­fos, la res­ca­ta el ale­mán Nor­man Oh­ler en un li­bro in­sos­la­ya­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.