“Me di­cen ami­gos que Ma­nuel Rojas es un es­cri­tor muy bueno, pe­ro no lo ten­go leí­do”

No co­no­cía el pre­mio ni al au­tor de Hi­jo de la­drón. La au­to­ra de De aquí pa­ra allá fue la sor­pre­si­va ga­na­do­ra del ga­lar­dón del Con­se­jo de la Cul­tu­ra, que en­tre­ga US$ 60 mil.

La Tercera - - PORTADA -

El nom­bre de He­be Uhart (1936) apa­re­ció en las es­tan­te­rías argentinas por pri­me­ra vez con Dios, San Pe­dro y las al­mas (1962), un li­bro que re­co­pi­la re­la­tos de ado­les­cen­cia. Des­pués vi­nie­ron más tí­tu­los y con ellos los elo­gios. Ro­dol­fo Fog­will la ca­ta­lo­gó co­mo “la ma­yor cuen­tis­ta ar­gen­ti­na con­tem­po­rá­nea” y Ri­car­do Pi­glia la ubi­có, jun­to a Bor­ges, en­tre “los na­rra­do­res in­cier­tos, esa idea de que el sen­ti­do no se ter­mi­na nun­ca de cons­truir”. Pe­ro pa­ra ella, la sép­ti­ma ga­na­do­ra del Pre­mio Ibe­roa­me­ri­cano de Na­rra­ti­va Ma­nuel Rojas y la ter­ce­ra ar­gen­ti­na en con­se­guir­lo, tras Pi­glia (2013) y César Ai­ra (2016), to­do es una exa­ge­ra­ción: “Eso no pue­de creer­lo na­die”.

A tra­vés del te­lé­fono des­de su de­par­ta­men­to en Bue­nos Aires, la au­to­ra de De aquí pa­ra allá (2016) di­ce que no sa­bía de la exis­ten­cia del pre­mio. Tam­po­co del au­tor que le da nom­bre: “Me di­cen ami­gos que Ma­nuel Rojas es un es­cri­tor muy bueno, pe­ro no lo ten­go leí­do”.

El mar­tes al me­dio­día, cuan­do re­ci­bió el lla­ma­do del mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Er­nes­to Ot­to­ne, “es­ta­ba dur­mien­do una sies­ti­ta”, cuen­ta. El pre­mio le fue en­tre­ga­do por “su in­mar­chi­ta­ble ca­pa­ci­dad de per­cep­ción, su in­te­li­gen­cia ver­bal y la plas­ti­ci­dad de su pro­sa”, se­gún el ac­ta del ju­ra­do, in­te­gra­do por César Ai­ra, Mar­tín Kohan, Jorge Vol­pi, Ra­món Díaz Ete­ro­vic y Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na.

“To­dos di­cen que me lo me­rez­co, pe­ro yo no sien­to que me me­rez­ca un pre­mio tan gran­de… un po­co me asus­ta”, di­ce.

¿Le asus­ta re­ci­bir pre­mios?

Me asus­ta pri­me­ro por­que es ines­pe­ra­do. Es un con­tra­dic­ción, un po­co. Me pa­re­ce co­mo una de­sigual­dad en­tre la gen­te. Es de­cir, hay gen­te que es­tá muy su­mer­gi­da en los pre­mios y co­mo que la vi­da me pre­mia mu­cho por un la­do y pien­so que cuan­do hay un pre­mio muy gran­de, por­que es­te es muy gran­de en di­ne­ro, sien­to que de­bo ejer­cer un equi­li­brio. De cuan­do te vie­ne al­go muy lin­do des­pués te vie­ne al­gu­na co­sa muy fea... no sé, es­toy me­dia des­con­cer­ta­da to­da­vía.

El ga­lar­dón, que le se­rá en­tre­ga- do en no­viem­bre en La Mo­ne­da por la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, es­tá do­ta­do de US$ 60.000 ($39 mi­llo­nes). En­tre los fi­na­lis­tas de es­te año es­ta­ban el bra­si­le­ro João San­ta­na y el co­lom­biano Fer­nan­do Va­lle­jo. “A Va­lle­jo lo ten­go leí­do, a San­ta­na no, pe­ro me pa­re­ce de­ma­sia­do, qué quie­res que te di­ga”, co­men­ta.

Do­cen­te y cro­nis­ta

Su ca­mino li­te­ra­rio lo for­jó co­mo cuen­tis­ta con la in­fluen­cia del uru­gua­yo Fe­lis­ber­to Her­nán­dez. “A él lo he en­ten­di­do y me sen­tí más iden­ti­fi­ca­da y de Ar­gen­ti­na al­gu­nos que no han lle­ga­do a ser muy co­no­ci­dos, pe­ro que tie­nen mu­cho sen­ti­do del hu­mor, co­mo Ali­cia Steim­berg e Isi­do­ro Blais­ten, o Daniel Mo­ya­do”, di­ce.

¿Y qué le pa­re­ce la li­te­ra­tu­ra de Ri­car­do Pi­glia y César Ai­ra?

De Ai­ra… lo ten­go mal leí­do, só­lo an­to­lo­gías, no es una per­so­na de la que pue­do opi­nar. A Mar­tín Kohan lo leí mas. Bueno y Pi­glia, creo que es muy bueno co­mo crí­ti­co y con­fe­ren­cis­ta, bri­llan­te, pe­ro aho­ra co­mo li­te­ra­tu­ra, yo no lo leo. No me gus­ta.

Uhart so­lía pu­bli­car en se­llos pe­que­ños, has­ta que en 2003 la edi­to­ra Adria­na Hi­dal­go apos­tó por sus cuen­tos. El sal­to más gran­de vino en 2010, cuan­do Al­fa­gua­ra pu­bli­có Re­la­tos reuni­dos, vo­lu­men que re­co­pi­ló lo me­jor de su na­rra­ti­va. Sin em­bar­go, la es­cri­to­ra de­ci­dió vol­ver con su edi­to­rial an­te­rior: “No me gus­tan las gran­des re­dac­cio­nes ni las gran­des fe­rias del li­bro. Al­fa­gua­ra en Bue­nos Aires es enor­me y a mí las co­sas enor­mes se me vie­nen en­ci­ma, en esas co­sas ma­si­vas no sa­bés ni con quién ha­blás”.

En Adria­na Hi­dal­go edi­tó sus úl­ti­mos li­bros de cró­ni­ca: Via­je­ra Cró­ni­ca (2011), Vis­to y oí­do (2012), De la Pa­ta­go­nia a Mé­xi­co (2015) y De aquí pa­ra allá (2016), y don­de pu­bli­ca­rá ¡Ani­mal! Tí­tu­lo ten­ta­ti­vo que reúne cró­ni­cas so­bre al­gu­nos de sus ani­ma­les fa­vo­ri­tos co­mo los chim­pan­cés, mo­nos y cuer­vos, y la re­la­ción de los ani­ma­les con las per­so­nas. HE­BE UHART Adria­na Hi­dal­go 256 págs. $ 15.700

He­be Uhart es­tu­dió fi­lo­so­fía y dio cla­ses du­ran­te 20 años en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. Y aun­que ju­bi­ló ha­ce una dé­ca­da, di­ri­ge tres ta­lle­res li­te­ra­rios en su de­par­ta­men­to. En ellos pre­pa­ra a sus alum­nos con lec­tu­ras va­ria­das, pe­ro pre­fie­re las la­ti­noa­me­ri­ca­nas. “De li­te­ra­tu­ra chi­le­na, por ejem­plo, ha­ce unos 15 días vi­mos a Alejandro Zam­bra, tam­bién he­mos vis­to a [Pe­dro] Le­me­bel”, di­ce.

¿Se iden­ti­fi­ca más co­mo pro­fe­so­ra que co­mo es­cri­to­ra?

No es una ver­dad que se es­ta­ble­ce una vez por to­das; si yo voy a un ho­tel no me re­gis­tro co­mo es­cri­to­ra sino co­mo do­cen­te. Yo no creo en la exal­ta­ción de la fi­gu­ra del es­cri­tor, la gen­te tie­ne que en­ten­der que uno es una per­so­na co­mo cual­quier otra. Creo que hay una re­per­cu­sión muy gran­de de la pren­sa en torno a la fi­gu­ra y la per­so­na del es­cri­tor, y pien­so que no es bueno pa­ra la li­te­ra­tu­ra y no es bueno pa­ra el que es­cri­be es­tar cons­cien­te de que se es es­cri­tor. Es me­jor ol­vi­dar­lo.

He­be Uhart du­ran­te su pa­so por Chi­le, en 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.