Ba­ren­boim y su or­ques­ta po­lí­ti­ca

El con­duc­tor ar­gen­tino-is­rae­lí di­ri­gi­rá el miér­co­les en Cor­pAr­tes a la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra, el con­jun­to de mú­si­cos ára­bes e is­rae­líes que creó en 1999 jun­to al in­te­lec­tual Ed­ward Said.

La Tercera - - PORTADA - Por Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Daniel Ba­ren­boim es un hue­so du­ro de roer. Lo es pa­ras las au­to­ri­da­des de Is­rael, que en el año 2000 tu­vie­ron que li­diar con la de­ci­sión del mú­si­co de di­ri­gir al gran com­po­si­tor y la­men­ta­ble an­ti­se­mi­ta Ri­chard Wag­ner en un con­cier­to en Je­ru­sa­lén, y lo es tam­bién pa­ra sus pro­pios mú­si­cos, a los que les exi­ge la me­jor de las in­ter­pre­ta­cio­nes sin im­por­tar la ex­pe­rien­cia. En el do­cu­men­tal pre­mia­do con un Emmy, Know­led­ge is the be­gin­ning (2005), hay prue­bas cla­ras, cuan­do el pri­mer vio­li­nis­ta de la Wes­tEas­tern Di­van Or­ches­tra (WEDO) co­men­ta fren­te a la cá­ma­ra: “Ba­ren­boim es­pe­ra de no­so­tros que to­que­mos co­mo sus or­ques­tas eu­ro­peas, y nos exi­ge lo mis­mo que a la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín”.

La éti­ca de tra­ba­jo de Ba­ren­boim (Bue­nos Aires, 1942) es irre­nun­cia­ble y es la úni­ca ma­ne­ra que tie­ne de jus­ti­fi­car un pro­yec­to tan am­bi­cio­so y arries­ga­do co­mo la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra. No se tra­ta de un jue­go de ni­ños, y pa­ra de­mos­trar al mun­do que la la­bor con­jun­ta de ára­bes y ju­díos es po­si­ble, hay que tra­ba­jar du­ro. Hay que so­nar co­mo la me­jor de las or­ques­tas. Co­mo la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín, por ejem­plo.

Jun­to a su West Eas­tern Di­van Or­ches­tra, Ba­ren­boim es­ta­rá en Chi­le por pri­me­ra vez en ca­li­dad de di­rec­tor de or­ques­ta (en 2000 vino co­mo pia­nis­ta) el miér­co­les 9 de agos­to a las 20 ho­ras en el tea­tro de Cor­pAr­tes. To­ca­rán un pro­gra­ma ma­ci­zo y de gran lu­ci­mien­to ins­tru­men­tal com­pues­to del poe­ma sin­fó­ni­co Don Qui­jo­te, de Ri­chard Strauss, y la po­pu­lar Quin­ta sin­fo­nía, de Piotr Ilich Tchai­kovsky. Es el mis­mo díp­ti­co de obras que la WEDO y Ba­ren­boim in­ter­pre­ta­rán es­te fin de se­ma­na en el Tea­tro Co­lón de Bue­nos Aires, y al me­nos la crea­ción de Tchai­kovsky ya fue re­gis­tra­da en un dis­co y DVD del año 2004 a par­tir de un con­cier­to en Gi­ne­bra (Sui­za).

Pe­ro, ¿qué es la West Eas­tern Di­van Or­ches­tra? ¿A quién se le ocu­rrió jun­tar a mú­si­cos de pue­blos en­fras­ca­dos en pe­leas in­me­mo­ria­les? ¿A dón­de quie­ren lle­gar? La agru­pa­ción, tam­bién co­no­ci­da por sus si­glas de WEDO, to­ma su nom­bre a par­tir de un gru­po de poe­mas de Johann Wolf­gan Von Goet­he (1749-1832) ins­pi­ra­dos a su vez en tex­tos del au­tor per­sa Ha­fez (1315- 1390). Es de­cir, su tí­tu­lo de­ri­va de un tem­prano puen­te cul­tu­ral en­tre Oc­ci­den­te y Oriente.

Crea­da en 1999 por Ba­ren­boim y su ami­go, el in­te­lec­tual y pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen pa­les­tino Ed­ward Said (1935-2003), la agru­pa­ción se nu­tre de jó­ve­nes mú­si­cos de na­cio­nes ára­bes (Palestina, Egip­to, Si­ria, El Lí­bano, Jor­da­nia, Irán), de Is­rael y de Es­pa­ña. El país eu­ro­peo, es­pe­cí­fi­ca­men­te la ca­pi­tal an­da­lu­za de Se­vi­lla, sir­ve de se­de y cuar­tel de ope­ra­cio­nes del con­jun­to. Su elec­ción no es an­to­ja­di­za: Se­vi­lla fue la ca­be­za po­lí­ti­ca de los ára­bes en Es­pa­ña du­ran­te la Edad Me­dia. Fue una tem­pra­na reunión de cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes con con­se­cuen­cias cul­tu­ra­les de­fi­ni­ti­vas.

De cier­ta ma­ne­ra, la or­ques­ta es la ex­ten­sión de la amis­tad en­tre el ar­gen­tino-is­rae­lí Daniel Ba­ren­boim y Ed­ward Said. O la con­ti­nua­ción de sus con­ver­sa­cio­nes cul­tu­ra­les por otros me­dios. To­do co­men­zó co­mo un ta­ller de tra­ba­jo de am­bos en Wei­mar (la ciu­dad ale- ma­na don­de Goet­he y Schi­ller crea­ron sus gran­des obras) y al pri­mer lla­ma­do hu­bo más de 200 pe­ti­cio­nes pa­ra en­trar a la or­ques­ta.

Con­tra la ig­no­ran­cia

Ba­ren­boim, un hom­bre que acom­pa­ña de ac­cio­nes ca­da una de sus pa­la­bras, no es un in­ge­nuo y ha di­cho va­rias ve­ces qué bus­ca con es­te gru­po mul­ti­cul­tu­ral. “La Di­van no es una his­to­ria de amor ni tam­po­co es una his­to­ria de paz. Se­ría de­ma­sia­do pre­ten­cio­so creer que va­mos a lo­grar eso. De lo que se tra­ta es de crear un pro­yec­to con­tra la ig­no­ran­cia, una for­ma en que unos co­noz­can a los otros .... La idea es cons­truir una pla­ta­for­ma don­de am­bos la­dos pue­dan discutir sin re­cu­rrir a los cu­chi­llos”, afir­ma­ba Ba­ren­boim po­co des­pués de su pri­mer con­cier­to en Ra­ma­llah, la ca­pi­tal de los Te­rri­to­rios Pa­les­ti­nos Ocu­pa­dos en el año 2005. Fue cuan­do a Ba­ren­boim una ni­ña ára­be le di­jo que era el pri­mer is­rae­lí que veía sin uni­for­me y sin un tan­que. Era, ade­más, la pri­me­ra vez que una or­ques­ta se apa­re­cía en una zo­na acos­tum­bra­da a ser un pol­vo­rín, re­fu­gio de ba­las y bom­bas.

La agru­pa­ción de is­rae­líes y ára­bes es una ins­tan­cia que cau­sa re­sis­ten­cia en­tre am­bos ban­dos y el pro­pio di­rec­tor de­cía a es­te dia­rio ha­ce un mes atrás que las di­fi­cul­ta­des pa­ra to­car ha­bían au­men­ta­do en Is­rael y los sec­to­res pa­les­ti­nos. Es una or­ques­ta po­lí­ti­ca, y eso in­co­mo­da. Los mú­si­cos lo sa­ben y en sus reunio­nes hay dis­cu­sio­nes en­tre ellos. Sin cu­chi­llos, por cier­to.

En el pro­yec­to de la WEDO, Ba­ren­boim ha te­ni­do en ri­gor que na­dar dos ve­ces con­tra la co­rrien­te: pri­me­ro, cuan­do con­ci­bió la idea jun­to a Said, y lue­go cuan­do el pro­pio in­te­lec­tual mu­rió de leu­ce­mia en 2003. Un año an­tes, am­bos ob­tu­vie­ron el Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia, un ga­lar­dón que le dio una gran le­gi­ti­mi­dad a la ini­cia­ti­va y que se ins­cri­be en una lar­ga lis­ta de dis­tin­cio­nes pla­ne­ta­rias.

El di­rec­tor y pia­nis­ta is­rae­lí re­co­no­cía en el do­cu­men­tal Know­led­ge is the be­gin­ning el sig­ni­fi­ca­do de la au­sen­cia de Said: “Su muer­te fue una ca­tás­tro­fe pa­ra mí. Era mi me­jor ami­go, pe­ro tam­bién era un cons­tan­te es­tí­mu­lo in­te­lec­tual. Ade­más, creo que de al­gu­na ma­ne­ra fue una ca­tás­tro­fe pa­ra la or­ques­ta: la West Eas­tern Di­van ne­ce­si­ta a am­bos la­dos pa­ra dia­lo­gar”.

Des­de aque­llas de­cla­ra­cio­nes, sin em­bar­go, han pa­sa­do ya 9 años y la agru­pa­ción si­gue más vi­va que nun­ca, con un ca­tá­lo­go de 10 dis­cos (en­tre ellos las nue­ve sin­fo­nías y los cin­co con­cier­tos pa­ra piano de Beet­ho­ven) y la re­cien­te­men­te crea­da Aca­de­mia Ba­ren­boim-Said de mú­si­ca y hu­ma­ni­da­des, con se­de en Ber­lín. Con una ofer­ta que se ex­tien­de a to­do el mun­do y que pri­vi­le­gia a es­tu­dian­tes de Me­dio Oriente y Nor­te de Afri­ca, la ins­tan­cia es la úl­ti­ma prue­ba del es­pí­ri­tu du­ro de roer de Daniel Ba­ren­boim.

Ba­ren­boim en un con­cier­to con la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra, a la que di­ri­ge es­te miér­co­les a las 20 ho­ras en Cor­pAr­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.