EVERYT­HING NOW

La Tercera - - PORTADA - Por Mar­ce­lo Con­tre­ras

I. La bur­bu­ja en torno a Ar­ca­de Fi­re ha re­ven­ta­do. Fans y una par­te de la pren­sa se sien­ten de­frau­da­dos. La ex­pec­ta­ti­va des­me­su­ra­da en torno a los ca­na­dien­ses pa­sa la cuen­ta. El es­pal­da­ra­zo de Da­vid Bo­wie y U2, se­me­jan­te a una ve­nia pa­pal al sen­tir­se re­fle­ja­dos en el de­but Fu­ne­ral (2004), tim­bró una es­pe­cie de se­llo de ca­li­dad in­ape­la­ble so­bre es­te ensamble so­ña­do pa­ra el in­die rock: com­bo de mul­ti ins­tru­men­tis­tas de ner­vio­sa ener­gía con áu­rea de eter­nos chi­cos. Te­nían que ser bue­nos. Pe­ro la his­to­ria de la mú­si­ca po­pu­lar es así. Hay gen­te que co­mul­ga con Pat­ti Smith co­mo la he­roí­na del punk. Otros ven hu­mo. El car­tel de su­ce­so­res de U2 tam­bién es un tra­je pa­sa­do de ta­llas. El im­pac­to de Ar­ca­de Fi­re es de ni­cho, a dis­tan­cia ki­lo­mé­tri­ca de la hue­lla de los ir­lan­de­ses en sus me­jo­res años. No hay ré­pli­cas de su es­ti­lo ni cam­bia­ron el cur­so de la mú­si­ca co­mo su­ce­de con los ar­tis­tas real­men­te in­flu­yen­tes.

II. Everyt­hing Now tie­ne al­go de mu­si­cal so­bre la vi­da mo­der­na con un de­ta­lle in­ge­nio­so: el pri­mer cor­te se en­la­za al úl­ti­mo y vi­ce­ver­sa. Si se pro­gra­ma pa­ra re­pro­duc­ción con­ti­nua pro­vo­ca un per­fec­to loop. Pun­to pa­ra Ar­ca­de Fi­re.

La can­ción ho­mó­ni­ma es el eje del ál­bum pro­ta­go­ni­za­da por una me­lo­día al piano con ras­tros de la dul­zu­ra bai­la­ble de AB­BA. Te­ne­mos to­do al al­can­ce, apun­ta la le­tra, alu­dien­do a la tec­no­lo­gía, la in­for­ma­ción, el con­su­mo, la ins­tan­ta­nei­dad en de­fi­ni­ti­va, mien­tras fin­gi­mos en re­des una fe­li­ci­pa­do

AR­CA­DE FI­RE

dad va­cua. Los ver­sos re­ma­tan en un lla­ma­do nos­tál­gi­co al nú­cleo fa­mi­liar. To­do eso en una pie­za de pop de cre­ci­mien­to co­ral en­tre li­tur­gia y car­na­val. Otro pun­to pa­ra Ar­ca­de Fi­re.

El ál­bum avan­za con­vin­cen­te en Signs of Life y sube la apues­ta con Crea­tu­re Com­fort. El de­seo de aten­ción, la fa­ma y el sui­ci­dio en­vuel­tos de synth pop in­ten­so, cris- y si­nies­tro.

La in­ten­si­dad des­cien­de de gol­pe cuan­do tan­tean la pis­ta de bai­le con bos­que­jos re­mi­nis­cen­tes a The Clash di­va­gan­do en el am­bi­cio­so San­di­nis­ta! (1980), fal­ta ya co­me­ti­da por los ca­na­dien­ses en Re­flek­tor (2013). Pe­ter Pan y Che­mistry son ab­so­lu­ta­men­te so­sas. El vol­ta­je y el punk rock con vio­li­nes -gran ma­ri­da­je- se apo­de­ra de In­fi­ni­te Con­tent, se­gui­da de In­fi­ni­te_Con­tent, la mis­ma can­ción pe­ro in­ter­pre­ta­da en cla­ve acús­ti­ca folk, a la ma­ne­ra de un vehícu­lo que cam­bia la mar­cha de gol­pe. Elec­tric Blue, con la voz de Ré­gi­ne Chas­sag­ne pro­ce­sa­da en plan Al­vin y las ar­di­llas, y Good God Damn, un soul don­de ape­nas el ba­jo aven­tu­ra al­go, tras­ta­bi­llan.

Put Your Mo­ney on Me, de co­ro adic­ti­vo y em­bria­gan­te fra­seo en el sin­te­ti­za­dor, re­cu­pe­ra la gra­cia de la pri­me­ra mi­tad con­fir­man­do que el ca­riz elec­tró­ni­co de Ar­ca­de Fi­re es la me­jor ca­ra de es­te tí­tu­lo. El cie­rre lle­ga con Everyt­hing Now (con­ti­nued), sua­ve sui­te en te­cla­dos con un es­pec­ta­cu­lar clí­max de cuerdas. Lue­go, el co­mien­zo otra vez.

III. Los ca­na­dien­ses han tran­si­ta­do des­de un pop con aires pro­gre­si­vos y emo­ti­vos ha­cia una ar­qui­tec­tu­ra con­cen­tra­da en el rit­mo. Lo enun­cia­ron en Re­flek­tor. Acá reite­ran. No acier­tan siem­pre. Es na­tu­ral. A cam­bio ejer­cen la li­ber­tad ar­tís­ti­ca dan­do mues­tras de in­te­gri­dad. Aban­do­nar la zo­na de con­fort es una prue­ba su­pe­ra­da pa­ra es­ta ban­da que go­za de más fi­chas de las me­re­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.