Ton­te­ra he­re­da­da

La Tercera - - PORTADA - Por Mau­ri­cio Jür­gen­sen

Dis­pa­ró al vo­leo y con mu­ni­ción li­via­na. Por­ta­voz, uno de los me­jo­res ex­po­nen­tes del hip hop chi­leno de la ac­tua­li­dad, in­ten­tó ar­ti­cu­lar una suer­te de que­ja en su cuen­ta de Fa­ce­book al cuestionar a los que te­nían la “osa­día” de ra­pear sin ser ra­pe­ros. Así de sim­ple y gra­tui­to. La Mo­ral Dis­traí­da, que va­ya a sa­ber uno por qué sin­tió la ne­ce­si­dad de res­pon­der, uti­li­zó la mis­ma pla­ta­for­ma pa­ra in­ter­pe­lar­lo de vuel­ta con un ar­gu­men­to mu­cho más só­li­do. En sim­ple, ape­lan­do a la inuti­li­dad de dis­pa­rar al co­le­ga ha­bien­do tan­to otros des­ti­na­ta­rios per­fec­tos pa­ra des­car­gar la ri­ma pun­zan­te.

El hom­bre na­ci­do An­di Fe­rrer Mi­lla­nao de­ci­dió no res­pon­der, qui­zás cons­cien­te de que ha­bía me­ti­do la pa­ta. Pe­ro el in­ter­cam­bio pú­bli­co sir­vió co­mo re­cor­da­to­rio de la es­ca­sa ne­ce­si­dad de an­dar a los co­da­zos en un mun­do don­de hoy rei­na más la co­la­bo­ra­ción que el pe­lam­bre a la ma­la. Por­que hu­bo un tiem­po en Chi­le en que eso era prác­ti­ca co­mún. Lo de cuestionar al otro por sus ca­pa­ci­da­des mu­si­ca­les o de le­gi­ti­mi­dad. Des­de fi­nes de los 60 en ade­lan­te, en que to­do se so­bre ideo­lo­gi­zó, las pug­nas era fe­ro­ces: en­tre los de la Nue­va Can­ción Chi­le­na y los de la Nue­va Ola y los del fol­clor con­tra los in­ci­pien­tes roc­ke­ros y de ahí en más, ba­jo la os­cu­ri­dad de la dic­ta­du­ra, la co­sa se acentuó dra­má­ti­ca­men­te, qui­zás en par­te por­que no que­dó otra op­ción que cons­truir iden­ti­dad a par­tir de la ne­ga­ción del otro.

Sin em­bar­go, des­de el 2000 las cru­zas en­tre nom­bres de dis­tin­tos gé­ne­ros se ha em­pe­za­do a dar de ma­ne­ra fre­cuen­te. El mis­mo Por­ta­voz vie­ne de co­la­bo­rar con San­taFe­ria (en un gran cru­ce lla­ma­do Vo­lun­tad He­re­da­da) y sa­be lo do­lo­ro­sa que es la crí­ti­ca gra­tui­ta e in­jus­ta co­mo cuan­do lo des­cue­ra­ron por par­ti­ci­par en Lo­lla­pa­loo­za 2015 pre­ci­sa­men­te por­que al­gu­nos “de­cre­ta­ron” que ese lu­gar no le co­rres­pon­día. Su de­fen­sa en esa opor­tu­ni­dad fue lú­ci­da: no im­por­ta el es­ce­na­rio, im­por­ta el men­sa­je. Por lo mis­mo no se en­tien­de que hoy in­ten­te cuestionar a los que pre­ten­den am­pliar su pa­le­ta de es­ti­los con lo que ten­gan a mano.

A di­fe­ren­cia de otras épo­cas, las co­la­bo­ra­cio­nes pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción no sur­gen del cálcu­lo es­tra­té­gi­co sino del real con­ven­ci­mien­to de que es po­si­ble ten­der puen­tes y en­ri­que­cer el re­per­to­rio. Co­mo bien di­cen los de La Mo­ral Dis­traí­da en un país tan chi­co lo que que­da es su­mar y no de­cla­rar pro­pie­dad so­bre cier­tos ni­chos so­lo por­que eres el más ta­len­to­so de la cuadra. Di­cho de otro mo­do, en un ba­rrio tan pe­que­ño me­jor jun­tar­se en la pla­za y ver qué sa­le. Por­que ta­len­to hay de so­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.