Ser­gio I. Mel­nick

La Tercera - - PORTADA -

Lo que ha ocu­rri­do es­ta se­ma­na en la DC es ape­nas un sín­to­ma de la en­fer­me­dad que pa­de­ce el par­ti­do. Han apli­ca­do al­gu­nos me­di­ca­men­tos y así ha dis­mi­nui­do el sín­to­ma, pe­ro el pro­ble­ma si­gue in­tac­to. El re­su­men es sim­ple: la adic­ción al po­der. Es jus­to se­ña­lar que esa en­fer­me­dad es­tá am­plia­men­te di­se­mi­na­da en nues­tra po­lí­ti­ca, en ca­si to­dos los sec­to­res.

Los gran­des prin­ci­pios y va­lo­res que inspiraron a es­te par­ti­do, sim­ple­men­te se di­sol­vie­ron en el tiem­po. De una pos­tu­ra fuer­te­men­te an­ti allen­dis­ta y de apo­yo al gol­pe mi­li­tar, pa­sa­ron a con­vi­vir en la in­ti­mi­dad con el PC y el PS apo­yan­do la re­tro­ex­ca­va­do­ra. Aho­ra en me­dio de la cri­sis se aso­cian con la IC y el MAS que son quie­nes más de­fien­den a Ma­du­ro. Pa­sa­ron del res­pe­to cons­cien­te y cla­ro a su re­li­gión a apo­yar el abor­to de al­gu­na for­ma y el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, y si­guie­ron lla­mán­do­se po­lí­ti­ca­men­te de ape­lli­do cris­tiano. El re­sul­ta­do es que per­die­ron iden­ti­dad y jun­to con ello más o me­nos un mi­llón dos­cien­tos mil vo­tos. Pa­sa­ron de ser el prin­ci­pal par­ti­do del país, a uno del mon­tón. Hoy al­gu­nos di­ri­gen­tes, par­la­men­ta­rios o mi­nis­tros son po­de­ro­sos pe­ro no así el par­ti­do, una cu­rio­sa pa­ra­do­ja, cu­yos re­sul­ta­dos han si­do los acon­te­ci­mien­tos ver­gon­zo­sos de es­ta se­ma­na.

No pu­die­ron ir a pri­ma­rias de la NM por­que el par­ti­do aho­ra ya pe­sa po­co y se­rían arra­sa­dos en ella. Le­van­tan una can­di­da­tu­ra “re­gu­le­que”, a sa­bien­das sin pers­pec­ti­va al­gu­na, y que; o lo era o se in­ter­pre­ta co­mo una es­tra­te­gia de ne­go­cia­ción pa­ra los par­la­men­ta­rios, que por en­de no les re­sul­ta. Que­dan así en­tram­pa­dos con un can­di­da­to que el par­ti­do de ver­dad no apo­ya y fue­ra de los acuer­dos par­la­men­ta­rios. En­ton­ces le qui­tan el pi­so a Goic, lo que se apre­cia con ni­ti­dez en las en­cues­tas -don­de no lo­gra su­pe­rar el 2%-, en un par­ti­do que su­pues­ta­men­te tie­ne el 13%. Más aún, ella en su do­ble con­di­ción de pre­si­den­ta de par­ti­do y can­di­da­ta pre­si­den­cial de és­te, co­mo mu­jer, pi­de no re­no­var a un dipu­tado por en­re­dos inacep­ta­bles en te­mas de vio­len­cia fa­mi­liar y el par­ti­do le res­pon­de con una bo­fe­ta­da. En­ton­ces la ba­jan de la pre­si­den­cia, y le aprue­ban al can­di­da­to ve­ta­do. El dipu­tado y ese sec­tor del par­ti­do, ga­nan el pri­mer round y es­te ce­le­bra su éx­ta­sis de triun­fo elo­cuen­te fren­te a las cá­ma­ras co­mo si fue­se un par­ti­do de fút­bol.

La can­di­da­ta, se­ve­ra­men­te gol­pea­da por su par­ti­do, acu­sa re­ci­bo del bo­fe­tón, y en­tra en re­fle­xión, ge­ne­ran­do así un caos sin pre­ce­den­tes en el par­ti­do. Qui­zás ya no tie­nen can­di­da­to, tam­po­co es­tán en los acuer­dos par­la­men­ta­rios re­le­van­tes, em­pie­zan las re­nun­cias pú­bli­cas al par­ti­do, y las di­ver­sas pug­nas in­ter­nas apa­re­cen abier­ta­men­te por los me­dios. La cri­sis pa­re­ce ter­mi­nal, y pron­to se en­cien­de la adic­ción al po­der, y así ba­jan aho­ra a Rin­cón y suben nue­va­men­te a Goic, con am­plias po­tes­ta­des. Se­gun­do round lo ga­na Goic. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te es­te es un tor­neo a 15 rounds. “Prín­ci­pes”, “co­lo­ri­nes”, “chas­co­nes”, “gua­to­nes”, di­si­den­tes, ba­che­le­tis­tas, G35, “gu­tis­tas”, fa­lan­gis­tas, “los car­du­men”, etc. ya no son ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do en se­rio. La adic­ción ya los con­ta­gió a ca­si to­dos. Por cier­to aún que­dan in­mu­nes pe­ro ca­da día me­nos.

Aho­ra Goic su­birá un po­co en las en­cues­tas, pe­ro el Ti­ta­nic, co­mo di­jo Ma­ria­na Ayl­win en la te­le­vi­sión, ya cho­có con el ice­berg. Se­gui­rán los rounds in­ter­nos, las he­ri­das que han que­da­do en es­tos en­fren­ta­mien­tos son muy gran­des. Se aca­bó his­tó­ri­ca­men­te el tiem­po re­le­van­te pa­ra la DC. La úni­ca y pe­que­ña luz de sa­li­da es apo­yar de ver­dad a Goic e ir en lis­ta pro­pia, se­ña­lan­do que son los úni­cos que real­men­te creen en el cam­bio del bi­no­mi­nal.

Se ha­bían ju­bi­la­do y aho­ra tie­nen que vol­ver a tra­ba­jar… es muy du­ro y no es cul­pa de las AFP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.