Axel Buch­heis­ter

La Tercera - - PORTADA -

NA­DIE IMA­GI­NÓ QUE GOIC TEN­DRÍA LA VA­LEN­TÍA DE DE­SA­FIAR A QUIE­NES LA ABAN­DO­NA­RON. LAS PRÓ­XI­MAS EN­CUES­TAS DI­RÁN SI LA GEN­TE VALORÓ SU COHE­REN­CIA.

La mon­ta­ña ru­sa que ha vi­vi­do la De­mo­cra­cia Cris­tia­na en los úl­ti­mos días ha de­ja­do per­ple­jos a mu­chos. Pe­ro no de­bie­ra sor­pren­der tan­to si se re­cuer­da el ori­gen del pro­ce­so que aho­ra agi­ta al par­ti­do de la fle­cha cru­za­da. La can­di­da­tu­ra de Ca­ro­li­na Goic y la de­ci­sión de no ir a pri­ma­rias no su­ce­die­ron por error, ni fue­ron una ca­sua­li­dad. El par­ti­do vio que es­ta­ba sien­do aco­rra­la­do des­de ha­ce mu­cho por la iz­quier­da den­tro del con­glo­me­ra­do ofi­cia­lis­ta. De ser el prin­ci­pal par­ti­do, pa­só a con­ver­tir­se en el va­gón de co­la. Era un im­pe­ra­ti­vo re­cu­pe­rar la iden­ti­dad y el cen­tro po­lí­ti­co. Así, en una jun­ta que des­per­tó al­go de la mís­ti­ca per­di­da se lan­zó la can­di­da­tu­ra de su pre­si­den­ta.

Pe­ro el da­to es que Goic no ha si­do ca­paz de des­pe­gar en las en­cues­tas. Con­cre­ta­men­te, no con­ci­tó si­quie­ra el apo­yo de lo que ha si­do la ba­se vo­tan­te de la DC, pues es­tá le­jos del re­sul­ta­do de la re­cien­te elec­ción mu­ni­ci­pal. Si lo tu­vie­ra, se eri­gi­ría en una al­ter­na­ti­va pa­ra la ca­da vez más ali­caí­da cam­pa­ña de Ale­jan­dro Gui­llier, un can­di­da­to pre­si­den­cial que no tu­vo el va­lor de asu­mir una po­si­ción en la vo­ta­ción del Se­na­do so­bre los su­ce­sos de Ve­ne­zue­la, sino que pre­fi­rió es­ca­bu­llir­se de la sa­la pa­ra no vo­tar.

Con las en­cues­tas en con­tra de Goic, al­gu­nos en la DC de­ci­die­ron des­em­bar­car­se, lo que se ma­te­ria­li­zó en la Jun­ta Na­cio­nal del fin de se­ma­na pa­sa­do. El pre­tex­to fue que la pre­si­den­ta ha­bría co­me­ti­do el error de “rin­co­ni­zar” la jun­ta, al opo­ner­se a que el dipu­tado Ri­car­do Rin­cón fue­ra a la re­elec­ción. Nin­gún error, pues si hay que re­cu­pe­rar la iden­ti­dad y cam­biar el mo­do de ha­cer po­lí­ti­ca, es me­nes­ter ju­gar­se por los prin­ci­pios y ha­cer efec­ti­vos los cam­bios. De­jo cons­tan­cia que no es­toy se­gu­ro de la cul­pa­bi­li­dad del dipu­tado, cuan­do exis­ten re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les con­tra­dic­to­rias. Pe­ro ella sí lo es­tá y ac­tuó en con­se­cuen­cia; y lo cier­to es que los que ra­ti­fi­ca­ron la can­di­da­tu­ra de Rin­cón no lo hi­cie­ron por es­ti­mar que fue­ra inocen­te, sino por­que pen­sa­ron que ba­jan­do a su can­di­da­ta pre­si­den­cial sal­va­rían su pe­lle­jo elec­to­ral.

Na­die ima­gi­nó que la can­di­da­ta ten­dría la va­len­tía de de­sa­fiar a los que la aban­do­na­ron. Una ac­ti­tud del ti­po que es in­dis­pen­sa­ble pa­ra co­rre­gir el rum­bo en tiem­po di­fí­ci­les. Al fi­nal és­tos tu­vie­ron que ce­der y el par­ti­do re­to­ma el ca­mino que se ha­bía fi­ja­do a co­mien­zos de año; y ella ha sa­li­do for­ta­le­ci­da. Pe­ro no to­do es­tu­vo bien: di­fí­cil en­ten­der que en la bús­que­da de la iden­ti­dad y del cen­tro la Jun­ta DC ha­ya apro­ba­do in­te­grar una lis­ta elec­to­ral con la IC y el MAS, par­ti­dos mar­gi­na­les de iz­quier­da que mi­ran con sim­pa­tía el cha­vis­mo y que ni si­quie­ra son apor­te sus­tan­ti­vo de vo­tos. Y Goic no se opu­so a eso, qui­zás pa­ra no ten­sio­nar más la jun­ta, pe­ro la in­cohe­ren­cia es to­tal. ¿Ten­drá la can­di­da­ta un nue­vo co­mien­zo? Las pró­xi­mas en­cues­tas di­rán si la gen­te valoró su des­plan­te y cohe­ren­cia. Si es así, mu­cho pue­de cam­biar pa­ra no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.