Jor­ge Na­va­rre­te

La Tercera - - PORTADA -

CELEBRO EL CO­RA­JE DE ESPEJOY LOS OTROS QUE HAN RE­NUN­CIA­DO (A LA DC), CO­MO TAM­BIÉN VA­LO­RO LA DE­CI­SIÓN DE ESOS MU­CHOS QUE HAN DE­CI­DI­DO DAR LA PE­LEA POR SU PAR­TI­DO.

El dipu­tado Ser­gio Es­pe­jo re­nun­ció a su mi­li­tan­cia de ca­si tr30 años en la DC y lo hi­zo tam­bién a com­pe­tir pa­ra la re­elec­ción de su car­go en el Con­gre­so. Es un ges­to des­ta­ca­ble, más to­da­vía cuan­do en nues­tro país es­ca­sean es­tas con­duc­tas; sien­do mu­chos pre­sa de la iner­cia, el in­te­rés o la co­mo­di­dad, re­tra­san­do esa ne­ce­sa­ria in­tros­pec­ción que ca­da cier­to tiem­po de­be­ría­mos ha­cer so­bre nues­tros an­he­los y con­vic­cio­nes, y los me­dios e ins­tru­men­tos pa­ra al­can­zar­los.

La re­nun­cia es mu­chas ve­ces tam­bién una de­ci­sión di­fí­cil, cuan­do no do­lo­ro­sa. Es­pe­cial­men­te pa­ra quién, co­mo es el ca­so de Es­pe­jo, en que la per­te­nen­cia y el sig­ni­fi­ca­do de la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca, fue jus­ta­men­te lo que le da­ba sen­ti­do a su vo­ca­ción pú­bli­ca. Se tra­ta ade­más de un pro­ce­so ín­timo, don­de me­dian­te una re­fle­xión pre­fe­ren­te­men­te per­so­nal se pon­de­ran di­fe­ren­tes con­si­de­ra­cio­nes an­tes de arri­bar a una de­ci­sión. No hay, por lo mis­mo, con­clu­sio­nes ne­ce­sa­ria­men­te co­rrec­tas e in­co­rrec­tas. Si el ejer­ci­cio se ha­ce de ma­ne­ra ho­nes­ta, re­sul­ta tan le­gí­ti­ma la op­ción de dar un paso al cos­ta­do, co­mo tam­bién el que­dar­se o per­se­ve­rar. En­ton­ces, en cual­quie­ra de los ca­sos, no exis­te una pre­ten­sión de su­pe­rio­ri­dad mo­ral so­bre el res­to de los miem­bros de la co­mu­ni­dad. Quie­nes así lo re­pro­chan, evi­den­cian el sen­tir­se in­ter­pe­la­dos por es­ta de­ci­sión, lo cual di­ce me­nos de Es­pe­jo y más de quie­nes lo juz­gan.

Por lo mis­mo, con­fie­so que me sen­tí vio­len­ta­do por la crí­ti­ca que el día jue­ves le es­cu­ché a Ig­na­cio Wal­ker, quien acu­só a su ya ex­ca­ma­ra­da de no asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo di­ri­gen­te, de ser in­con­sis­ten­te, y que su aban­dono se­ría cas­ti­ga­do por la ciu­da­da­nía. Que­man­tes afir­ma­cio­nes pa­ra quién, en su ca­li­dad de pre­si­den­te de la DC, con­cu­rrió a la for­ma­ción de la Nue­va Ma­yo­ría (in­clui­do el Par­ti­do Co­mu­nis­ta) y sus­cri­bió el to­tal apo­yo a la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­che­let, pa­ra des­pués de­cir que no ha­bía leí­do el pro­gra­ma de go­bierno. Si de in­con­sis­ten­cias se tra­ta, el mis­mo se­na­dor que ha­ce dos años di­jo que por la mis­ma puer­ta que en­tra­ra el PRO a la Nue­va Ma­yo­ría, por ahí sal­dría la DC, no pa­re­ció es­can­da­li­zar­se cuan­do ha­ce po­cas se­ma­nas se pre­sen­ta­ba a ese mis­mo par­ti­do co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra el pac­to par­la­men­ta­rio con la Fa­lan­ge; y tam­po­co, des­pués de su reite­ra­do re­pro­che a la iz­quier­di­za­ción de la coa­li­ción y su par­ti­do, se ha que­ja­do amar­ga­men­te por el in­mi­nen­te acuer­do con el MAS y la Iz­quier­da Ciu­da­da­na. Y so­bre el cas­ti­go ciu­da­dano, no po­dre­mos sa­ber­lo en el ca­so de Es­pe­jo, pe­ro sí en el del se­na­dor. So­lo es­pe­ro que si lo re­sul­ta­dos son ad­ver­sos, es­ta vez no di­ga que tam­po­co le­yó el pac­to elec­to­ral.

Celebro el co­ra­je de Es­pe­jo y los otros que han re­nun­cia­do por es­tos días y me­ses, co­mo tam­bién va­lo­ro la ho­nes­ta de­ci­sión de esos mu­chos que han de­ci­di­do per­ma­ne­cer y dar la pe­lea por su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.