In­con­sis­ten­te ac­tua­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta

La Tercera - - PORTADA -

En el mar­co de la dis­cu­sión del pro­yec­to de abor­to, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta (PC) ha ini­cia­do una ofen­si­va pa­ra in­ha­bi­li­tar a una de las mi­nis­tras del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), ins­tan­cia que de­be­rá co­no­cer dos re­que­ri­mien­tos. De acuer­do con el PC, la mi­nis­tra en cues­tión ha­bría in­cu­rri­do en una cau­sal de in­ha­bi­li­dad, pues­to que ya se ha­bría ma­ni­fes­ta­do en con­tra del abor­to al ser par­te del vo­to de ma­yo­ría que en 2008 cues­tio­nó la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de al­gu­nos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la en­tre­ga de la “píl­do­ra del día des­pués”.

Es ex­tra­ño que el PC re­cu­rra aho­ra al TC pa­ra de­man­dar un pro­nun­cia­mien­to de és­te, en cir­cuns­tan­cias que el par­ti­do ha he­cho pú­bli­cos lla­ma­dos pa­ra ter­mi­nar con di­cho tri­bu­nal, por es­ti­mar que es un re­sa­bio au­to­ri­ta­rio des­ti­na­do a de­fen­der los in­tere­ses de una mi­no­ría. An­te tal pa­re­cer, es con­tra­dic­to­rio que el par­ti­do apa­rez­ca va­li­dan­do es­ta ins­tan­cia -la in­ha­bi­li­dad de­be ser so­li­ci­ta­da an­te el pro­pio TC-, y no tre­pi­de en in­cu­rrir en el mis­mo ti­po de ar­gu­cias que a su jui­cio dis­tor­sio­nan su rol. Asi­mis­mo, re­sul­ta gra­ve que se pre­ten­da in­ha­bi­li­tar a un juez en fun­ción del ra­zo­na­mien­to ju­rí­di­co que ha ex­pre­sa­do en fa­llos an­te­rio­res.

Es la­men­ta­ble que por la vía de ar­gu­men­tos bur­dos y re­ñi­dos con la le­ga­li­dad se pre­ten­da tor­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, al­go que en el ca­so del PC pa­re­ce en to­do ca­so re­cu­rren­te, a la luz del irre­gu­lar pro­ce­so de ven­ta de sus ac­ti­vos inmobiliarios se­gún man­da­to de la ley, aho­ra ba­jo in­ves­ti­ga­ción por una po­si­ble ope­ra­ción si­mu­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.