Max Co­lo­dro

La Tercera - - PORTADA -

Co­mo en una pa­ra­do­ja ma­te­má­ti­ca, el desen­la­ce fue exac­ta­men­te opues­to al es­pe­ra­do; así, lo que par­tió co­mo un “gol­pe blan­co” or­ques­ta­do en la Jun­ta DC con el ob­je­to de des­ban­car la can­di­da­tu­ra de Ca­ro­li­na Goic, ter­mi­nó al fi­nal con los cons­pi­ra­do­res im­plo­ran­do su con­ti­nui­dad. El ve­to a la re­pos­tu­la­ción del dipu­tado Rin­cón se trans­for­mó en­ton­ces en la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra sor­tear una ten­sión há­bil­men­te aco­ta­da, que sir­vió pa­ra su­bli­mar el mar de fon­do que des­de ha­ce tiem­po so­ca­ba a la Fa­lan­ge.

De al­gún mo­do, el sú­bi­to de­ba­te ins­ta­la­do en la DC so­bre los “lí­mi­tes éti­cos” de sus pos­tu­lan­tes al Con­gre­so, lo­gró pos­ter­gar la con­tro­ver­sia mu­cho más sus­tan­ti­va so­bre su per­ma­nen­cia en la Nue­va Ma­yo­ría y so­bre su rol en el fu­tu­ro de la cen­troiz­quier­da. Pe­ro al me­nos en lo in­me­dia­to, si al­gu­na du­da exis­tía to­da­vía so­bre la con­ti­nui­dad de la op­ción pre­si­den­cial de Goic, ella que­dó des­pe­ja­da, ce­rran­do de paso to­da po­si­bi­li­dad de arri­bar a un acuer­do par­la­men­ta­rio con los par­ti­dos que sus­ten­tan la can­di­da­tu­ra de Ale­jan­dro Gui­llier.

El in­ci­den­te des­ple­ga­do a par­tir de la Jun­ta Na­cio­nal ha­bía si­do pre­ce­di­do por la arries­ga­da afir­ma­ción de la pre­si­den­ta del par­ti­do res­pec­to a que “evi­den­te­men­te la DC se en­cuen­tra ya fue­ra de la Nue­va Ma­yo­ría”. Y el re­sul­ta­do de lo que ocu­rrió des­pués so­lo vino a re­afir­mar di­cha eva­lua­ción: dos can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les y lis­tas se­pa­ra­das pa­ra la elec­ción par­la­men­ta­ria, pre­ci­sa­men­te el es­ce­na­rio que in­ten­ta­ron evi­tar las fuer­zas que se ju­ga­ron sus car­tas en la Jun­ta, y que con­clu­yó más bien pro­fun­di­zan­do la dis­tan­cia de la Fa­lan­ge con la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta.

Sin du­da es muy tem­prano pa­ra eva­luar los efec­tos elec­to­ra­les que es­te ca­pí­tu­lo ten­drá so­bre el dé­bil po­si­cio­na­mien­to mos­tra­do has­ta aho­ra por Ca­ro­li­na Goic. Su ofen­si­va en con­tra del dipu­tado Rin­cón pue­de sig­ni­fi­car un pun­to de in­fle­xión po­si­ti­vo, pe­ro no es cla­ro que va­ya a ser lo su­fi­cien­te­men­te re­le­van­te co­mo pa­ra sa­car­la del cua­dro de pre­ca­rie­dad en que se en­cuen­tra. De­pen­de­rá de có­mo se ad­mi­nis­tre ha­cia de­lan­te es­te acier­to cir­cuns­tan­cial y, so­bre to­do, de la ca­pa­ci­dad de la can­di­da­ta y del par­ti­do pa­ra asu­mir las de­fi­ni­cio­nes que el pre­sen­te de­man­da. El te­ma de los lí­mi­tes éti­cos sir­vió en es­te con­tex­to pa­ra en­cau­sar la cri­sis, pe­ro es­tá cla­ro que los pro­ble­mas po­lí­ti­cos que arras­tra la DC son otros. En ese sen­ti­do, mu­cho más re­le­van­te es la in­só­li­ta de­ci­sión de con­cre­tar un pac­to par­la­men­ta­rio con fuer­zas po­lí­ti­cas que mi­ran con abier­ta sim­pa­tía a la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na.

En de­fi­ni­ti­va, las ten­sio­nes de la se­ma­na se cie­rran, de mo­men­to, con la po­si­bi­li­dad de que Ca­ro­li­na Goic pue­da em­pe­zar a me­jo­rar su ren­di­mien­to elec­to­ral, en un es­ce­na­rio que vino a con­so­li­dar la frac­tu­ra en­tre la DC y la iz­quier­da ofi­cia­lis­ta. Los ava­ta­res ge­ne­ra­dos en la úl­ti­ma Jun­ta Na­cio­nal que­da­rán así ins­cri­tos en las pos­tri­me­rías de un lar­go ci­clo his­tó­ri­co, aquel ini­cia­do a me­dios de los 80 y que con­si­guió ha­cer de la con­ver­gen­cia en­tre el cen­tro y la iz­quier­da, el eje de la go­ber­na­bi­li­dad por ca­si 30 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.