“Es­to es prác­ti­ca­men­te un gol­pe de Es­ta­do en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na”

El par­la­men­ta­rio se re­fie­re a la de­ci­sión to­ma­da por Ca­ro­li­na Goic de ba­jar su re­pos­tu­la­ción al Par­la­men­to. Des­car­ta re­nun­ciar a la DC y acu­sa a la aban­de­ra­da de li­de­rar un pro­ce­so de “ca­mino pro­pio” en la co­lec­ti­vi­dad.

La Tercera - - PORTADA -

Tras el dis­cur­so que la can­di­da­ta de la DC, Ca­ro­li­na Goic, pro­nun­ció el jue­ves , Ri­car­do Rin­cón co­men­zó su pro­pio pro­ce­so de re­fle­xión. El jue­ves, la aban­de­ra­da anun­ció que ba­ja­ría su re­pos­tu­la­ción al Par­la­men­to, por lo que el dipu­tado de­mo­cra­ta­cris­tiano se to­mó el día sin go­ce de suel­do pa­ra pen­sar -se­gún ex­pli­ca- en los pa­sos a se­guir jun­to a su equi­po de abo­ga­dos.

An­tes de co­men­zar es­ta en­tre­vis­ta, el le­gis­la­dor pi­de pre­ci­sar un pun­to en torno al ca­so en el que se ha vis­to en­vuel­to. “Hay una cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal le­gí­ti­ma que com­par­ti­mos con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, don­de una mu­jer se mues­tra los 365 días fren­te a una agre­sión bru­tal que la­men­ta­ble­men­te mu­chas mu­je­res su­fren y que con­de­na­mos. Y se ha usa­do erró­nea­men­te pa­ra di­fun­dir que ella es Ca­ro­li­na Hi­dal­go. Eso es to­tal y ab­so­lu­ta­men­te fal­so”, di­ce, en re­la­ción a su ex pa­re­ja.

An­tes de pa­sar a ese te­ma, ¿cuá­les son los pa­sos a se­guir tras el anun­cio de Ca­ro­li­na Goic?

Lo es­ta­mos vien­do con el equi­po que tra­ba­ja con no­so­tros des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Re­cién el jue­ves su­pi­mos los an­te­ce­den­tes de la de­ci­sión de Ca­ro­li­na, tan­to de su can­di­da­tu­ra co­mo de ins­ta­lar cier­tas de­ci­sio­nes que, por cier­to, no nos pa­re­cen pa­ra na­da apro­pia­das. No so­lo res­pec­to a mí, sino tam­bién con el res­to de las can­di­da­tu­ras del par­ti­do. Por eso es­ta­mos de­ter­mi­nan­do cuál de las vías uti­li­za­mos, por­que hay mu­chas.

¿Acu­dir al Tri­bu­nal Ca­li­fi­ca­dor de Elec­cio­nes (Tri­cel) es una de ellas?

Sí, es que hay mu­chas ins­tan­cias. Es­tá el Tri­cel y la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go, en­tre otras. A di­fe­ren­cia de las te­má­ti­cas que tie­nen un so­lo tra­ta­mien­to po­si­ble, ju­rí­di­ca­men­te aquí hay mu­chas al­ter­na­ti­vas.

¿Por dón­de iría su ar­gu­men­to? La jun­ta na­cio­nal de la DC emi­tió un man­da­to que per­mi­te a la pre­si­den­ta del par­ti­do no ins­cri­bir can­di­da­tu­ras...

Ese man­da­to ha exis­ti­do siem­pre, por­que quien va a ins­cri­bir la can­di­da­tu­ra no es la jun­ta, es la di­rec­ti­va. Y si la jun­ta no hu­bie­ra que­ri­do apro­bar a al­guien, esa per­so­na no es­ta­ría pro­cla­ma­da.

Pe­ro es un man­da­to que exis­te...

Pe­ro es des­co­no­cer el man­da­to de la jun­ta, por­que cuál es el pri­mer gran man­da­to de la jun­ta: pro­cla­mar can­di­da­tos. Ese es el man­da­to, y eso se ha­ce me­dian­te una vo­ta­ción en ur­nas se­cre­tas, lue­go de un pro­ce­so de­li­be­ra­ti­vo que no so­lo es pro­pio de la jun­ta, sino que lue­go de pro­pues­tas re­gio­na­les a tra­vés de los co­le­gios in­ter­me­dios re­gio­na­les. Qué sen­ti­do ten­dría que la jun­ta na­cio­nal pro­cla­ma­ra, vo­ta­ra y san­cio­na­ra, si des­pués la me­sa ha­ce lo que quie­re. No ten­dría nin­gún sen­ti­do. En­ton­ces, lo que ha he­cho Ca­ro­li­na es ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so, por­que es­tá cla­ra­men­te vul­ne­ran­do las nor­mas no so­lo par­ti­da­rias, es­ta­tu­ta­rias, re­gla­men­tos y pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos, sino que tam­bién la ley de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Y es­tá con­tra­vi­nien­do de­re­chos fun­da­men­ta­les a ser ele­gi­dos y a ele­gir. No se en­tien­de, sal­vo por el he­cho de que es una can­di­da­tu­ra que es­tá por el sue­lo y que, por lo tan­to, tie­ne que bus­car al­go pa­ra po­der dis­traer la aten­ción.

¿Qué le di­ría a la pre­si­den­ta de su par­ti­do?

Que, la­men­ta­ble­men­te, es una muy ma­la per­de­do­ra. Que no se ol­vi­de que fue ella, y no yo, quien ins­ta­ló es­te es­ce­na­rio de que no hay que apro­bar a tal can­di­da­to y hay que re­cha­zar a tal can­di­da­to. Y des­pués de la jun­ta, en la que per­dió, la can­di­da­ta en­tró en un es­ta­do de re­fle­xión, ca­si de shock, en vez de asu­mir el te­ma co­mo co­rres­pon­día. Y por cua­tro días es­pe­ró

pa­ra ha­cer un pun­to de pren­sa.

¿A us­ted se le in­for­mó de la de­ci­sión pre­via­men­te?

No, no, no. Pe­ro si los pro­pios de­le­ga­dos de la jun­ta na­cio­nal fue­ron no­ti­fi­ca­dos por te­le­vi­sión. La can­di­da­ta pre­si­den­cial no ce­rró la jun­ta na­cio­nal, la pre­si­den­ta de par­ti­do no ce­rró la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. Sim­ple­men­te se fue y los de­le­ga­dos que­da­ron ti­ra­dos. Na­die les in­for­mó na­da, ni me­nos que se va a po­der mo­di­fi­car lo que se apro­bó. Es­to es prác­ti­ca­men­te un gol­pe de Es­ta­do en el par­ti­do. En­ton­ces, ade­más, de fac­to se les da una le­gi­ti­mi­dad con con­vo­ca­to­ria a cier­tos re­pre­sen­tan­tes par­ti­da­rios, que, por cier­to, no son los re­pre­sen­tan­tes del par­ti­do con es­ta co­mi­sión que se va a crear. Los re­pre­sen­tan­tes del par­ti­do son la di­rec­ti­va, el con­se­jo na­cio­nal, la jun­ta re­gio­nal y su jun­ta na­cio­nal.

Al­gu­nos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les tam­bién res­pal­da­ron la de­ci­sión de Goic. En­tre ellos, Ri­car­do La­gos. ¿Se sien­te ais­la­do?

Más que ais­la­do, me preo­cu­pa que quie­nes no tie­nen co­no­ci­mien­to al­guno de los an­te­ce­den­tes pre­ten­dan dar de­cla­ra­cio­nes ge­né­ri­cas que to­dos com­par­ti­mos co­mo bue­nas fra­ses de cu­ña pa­ra que­dar bien an­te la opi­nión pú­bli­ca. Yo tam­bién re­cha­zo la vio­len­cia de gé­ne­ro, pe­ro de to­do ti­po. La vio­len­cia tam­bién con­tra los hom­bres. ¿Eso no tie­ne nin­gún ti­po de re­pro­che? En­ton­ces, se es­tá cons­tru­yen­do una so­cie­dad de pa­rá­me­tros fal­sos y cla­ra­men­te in­con­sis­ten­tes. Por lo tan­to uno tie­ne que re­cha­zar to­do ti­po de vio­len­cia: con­tra la mu­jer y con­tra los hom­bres. Na­die de­fien­de a los hom­bres. O con­tra los ni­ños o con­tra los ani­ma­les, nues­tros her­ma­nos me­no­res.

Lue­go fue el turno de su ban­ca­da, que tam­bién le dio la es­pal­da al de­jar su car­go a dis­po­si­ción de Goic...

Quie­ro pen­sar de bue­na fe que ellos se en­re­da­ron, por­que les do­lió mu­cho sen­tir­se cues­tio­na­dos y ata­ca­dos por al­guien que no tie­ne nin­gu­na re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, co­mo el ma­ri­do de Ca­ro­li­na. Y en for­ma muy hu­ma­na ellos de­ci­die­ron trans­mi­tir que no tie­nen nin­gún in­te­rés per­so­nal por sus car­gos.

Des­de la DC, tam­bién di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos co­mo So­le­dad Al­vear e Ig­na­cio Wal­ker lo em­pla­za­ron pú­bli­ca­men­te a ba­jar su can­di­da­tu­ra por “amor al par­ti­do”. ¿Nun­ca pen­só en re­nun­ciar?

Nun­ca, ja­más. Y me gus­ta­ría re­cor­dar al­go. En su mo­men­to Adol­fo Zal­dí­var, quien no hi­zo nin­gún es­cán­da­lo pú­bli­co con es­to, tra­tó el te­ma co­mo hay que tra­tar­lo. Di­ga­mos que yo no era muy cer­cano a él, y eso lo sa­be to­do el par­ti­do. Y re­sul­ta que Adol­fo me di­jo, mi­rán­do­me a la ca­ra: “Te fal­ta el cie­rre de la cau­sa pe­nal, que es la que de­ter­mi­na tu inocen­cia, por­que la impu­tación tu­ya ni si­quie­ra es de VIF (vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar), es de un de­li­to de le­sio­nes gra­ves gra­ví­si­mas”. Y qué hi­ce yo por amor al par­ti­do: no fui can­di­da­to. En­ton­ces, de qué es­ta­mos ha­blan­do. Y si So­le­dad me quie­re de­cir al­go, por qué me man­da men­sa­jes por la pren­sa, por qué no me lla­ma per­so­nal­men­te. E Ig­na­cio Wal­ker fue pre­si­den­te de par­ti­do por cin­co años. ¿Al­guien cree que no sa­bía de es­tos he­chos, de que era ig­no­ran­te? Él me lla­mó esa vez, con­ver­sa­mos por vein­te mi­nu­tos y me lle­vó co­mo can­di­da­to. Qué vuel­ta de car­ne­ro que se da Ig­na­cio Wal­ker.

¿Por qué cree ese cam­bio?

Lo he di­cho mil ve­ces. Aquí hay un sec­tor al que no le gus­ta el par­ti­do que se ha cons­trui­do, eso es le­gí­ti­mo. Pe­ro que no ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de cons­ti­tuir­se en una ma­yo­ría real al in­te­rior del par­ti­do. En mu­chos te­mas la­men­ta­ble­men­te ellos coin­ci­den más con las ban­de­ras de la de­re­cha que con un par­ti­do de cen­troiz­quier­da. Y al­gu­nos pre­ten­den ha­cer que el par­ti­do to­me un ca­mino pro­pio, y esa es la mi­sión que tie­ne Ca­ro­li­na Goic, no es otra mi­sión. Tan­to así que ella mis­ma di­jo que se ter­mi­nó la Nue­va Ma­yo­ría. ¡Lo ha di­cho ella! ¡Por qué no se ha­ce car­go! Ese es el man­da­to de los fác­ti­cos so­bre el par­ti­cu­lar: el ca­mino pro­pio con­tra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del par­ti­do.

Del co­man­do tam­bién re­ci­bió crí­ti­cas. Eduar­do Saf­fi­rio lo ca­li­fi­có de “las­tre”...

Se­ré bien pre­ci­so. Con­si­de­ro ver­gon­zo­sas las de­cla­ra­cio­nes de Saf­fi­rio, quien ni si­quie­ra tu­vo la va­len-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.