Cen­tro­de­re­cha: re­for­mis­tas y con­ser­va­do­res

La Tercera - - PORTADA - Por Hu­go He­rre­ra

Si se ha­ce un re­cuen­to his­tó­ri­co, en la cen­tro­de­re­cha chi­le­na se de­jan iden­ti­fi­car al me­nos cua­tro gru­pos: cris­tiano-li­be­ra­les, so­cial-cris­tia­nos, li­be­ra­les lai­cos y na­cio­nal-po­pu­la­res. Los gru­pos pue­den en­con­trar­se com­bi­na­dos, pe­ro tie­nen exis­ten­cia dis­cer­ni­ble. Los cua­tro cuen­tan con pen­sa­do­res re­le­van­tes. En­tre los pri­me­ros se de­jan in­cluir, por ejem­plo, Zo­ro­ba­bel Ro­drí­guez y Jai­me Guz­mán; en­tre los se­gun­dos, En­ri­que Con­cha o Frei Mon­tal­va; en­tre los ter­ce­ros, Ba­rros Ara­na; en­tre los cuar­tos, En­ci­na, Al­ber­to Ed­wards, Ma­rio Góngora. Tam­bién tie­nen, las cua­tro ver­tien­tes, ex­pre­sión po­lí­ti­ca ac­tual: la cris­tiano-li­be­ral, es­pe­cial­men­te en la UDI; la so­cial-cris­tia­na, en So­li­da­ri­dad, Idea País o Cons­tru­ye So­cie­dad; la li­be­ral lai­ca, en Evó­po­li o Am­pli­tud; la na­cio­nal, en par­te de RN.

Las cua­tro co­rrien­tes cons­ti­tu­yen acer­vos va­lio­sos a los cua­les la cen­tro­de­re­cha pue­de acu­dir al mo­men­to de en­trar en la dis­cu­sión po­lí­ti­ca. La in­clu­sión de to­das ellas –y no el in­ten­to pu­ris­ta y even­tual­men­te sec­ta­rio de ex­cluir al­gu­na o al­gu­nas– pa­re­ce ser la ma­ne­ra más efi­caz de re­com­po­ner el en­tra­ma­do ideo­ló­gi­co de un sec­tor que ha ten­di­do, mu­chas ve­ces, a exa­ge­rar la im­por­tan­cia de la ges­tión y la eco­no­mía en des­me­dro de la po­lí­ti­ca, y de ir­lo do­tan­do, en con­se­cuen­cia, de la di­ver­si­dad y com­ple­ji­dad dis­cur­si­va re­que­ri­das por la di­fí­cil épo­ca que vi­ve el país.

Pe­ro, ade­más, ocu­rre que la in­clu­sión de esa ri­que­za his­tó­ri­ca e ideo­ló­gi­ca po­dría vol­ver fac­ti­ble que la cen­tro­de­re­cha ac­ti­va­se dos dis­po­si­cio­nes que se en­cuen­tran en ten­sión, pe­ro que des­ple­ga­das en su me­di­da ade­cua­da le per­mi­ti­rían con­ver­tir­se en un sec­tor po­lí­ti­ca­men­te más com­ple­to o ma­du­ro que lo que al­can­za a ser hoy.

Me re­fie­ro a una ten­den­cia con­ser­va­do­ra, re­pre­sen­ta­da por los gru­pos más cer­ca­nos al pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co li­be­ral y a ideas mo­ra­les tra­di­cio­na­les, que se une y opo­ne a una in­cli­na­ción más re­for­mis­ta, abier­ta a cues­tio­nes de ca­rác­ter so­cial, a cam­bios de lar­go al­can­ce y re­le­van­cia es­truc­tu­ral, así co­mo a una mi­ra­da más abar­can­te en los lla­ma­dos asun­tos mo­ra­les.

Un sec­tor po­lí­ti­co no par­ti­sano, do­ta­do de una vi­sión na­cio­nal, una que pien­se al país en su con­jun­to, de­be ser ca­paz no so­lo de con­te­ner las fuer­zas de la his­to­ria y de­te­ner los even­tua­les cam­bios, sino tam­bién de con­du­cir los pro­ce­sos his­tó­ri­cos y dar­les di­rec­ción, com­pro­me­ter­se con los cla­mo­res del pre­sen­te, con el do­lor de los opri­mi­dos, con los an­he­los más pro­fun­dos del fon­do po­pu­lar y con­cre­to del país, otor­gán­do­le cau­ce ins­ti­tu­cio­nal per­ti­nen­te.

Un sec­tor po­lí­ti­co am­plio, na­cio­nal y ma­du­ro ha de evi­tar, en­ton­ces, in­cli­nar­se tan­to ha­cia el ex­tre­mo de una reac­ción que, por que­dar ata­da a los fan­tas­mas y an­he­los de un pa­sa­do que ya no exis­te, tien­de a vol­ver­se re­cal­ci­tran­te, cuan­to ha­cia las va­po­ro­sas in­vo­ca­cio­nes a un fu­tu­ro post-ins­ti­tu­cio­nal, que pa­sa por al­to el desafío per­pe­tuo de to­da re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca de man­te­ner las for­mas, la es­tric­ta se­pa­ra­ción de los po­de­res –so­cial y po­lí­ti­co, den­tro del Es­ta­do, den­tro del mer­ca­do–, si no se quie­re caer en los abu­sos de la vio­len­cia sin con­tra­pe­so su­fi­cien­te.

So­lo de la ope­ra­ción con­jun­ta de las cua­tro tra­di­cio­nes en una cen­tro­de­re­cha que agre­gue a los con­ser­va­do­res fuer­zas re­for­mis­tas, se­rá po­si­ble es­pe­rar que el sec­tor desa­rro­lle las ha­bi­li­da­des de adap­ta­ción y con­for­ma­ción ne­ce­sa­rias co­mo pa­ra que sus go­bier­nos pue­dan lo­grar la con­ti­nui­dad re­que­ri­da por el pro­ce­so de cam­bios pro­fun­dos pe­ro pau­la­ti­nos, de­ci­si­vos pe­ro mo­de­ra­dos, que vie­ne, ha­ce tiem­po, vol­vien­do a ne­ce­si­tar el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.