“No hay ra­zón ob­je­ti­va que ex­pli­que la crea­ción de es­te nú­me­ro de no­ta­rios”

Cues­tio­na la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia de ge­ne­rar más de 100 car­gos y ad­vier­te que es­to ge­ne­ra­rá pro­ble­mas en la ca­li­dad del ser­vi­cio. Tam­bién di­ce que es­ta ac­ti­vi­dad no de­be me­dir­se con la ló­gi­ca del mer­ca­do.

La Tercera - - PORTADA -

En el quin­to pi­so de Ave­ni­da Bul­nes 79, fren­te al Pa­la­cio de La Mo­ne­da, se en­cuen­tra la Aso­cia­ción de No­ta­rios, Con­ser­va­do­res y Ar­chi­ve­ros Ju­di­cia­les de Chi­le. Es­te fue el lu­gar don­de su pre­si­den­te, Al­fre­do Mar­tin, abor­dó con

la ma­te­ria que ha te­ni­do a su ofi­cio en el cen­tro de la dis­cu­sión pú­bli­ca: la de­ci­sión del go­bierno de crear más de 100 nue­vos car­gos.

¿No sus in­tere­ses?

La Ter­ce­ra

¿Có­mo to­ma­ron la de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo de crear es­tas pla­zas?

El te­ma de crea­ción de car­gos ha si­do una per­ma­nen­te preo­cu­pa­ción, tan­to de la aso­cia­ción co­mo del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. No­so­tros es­cu­cha­mos tiem­po atrás un ru­mor de que el mi­nis­tro (Jai­me Cam­pos) te­nía la idea de crear 100 car­gos, mo­ti­vo por el cual so­li­ci­ta­mos una en­tre­vis­ta con él, y en esa en­tre­vis­ta él nos ma­ni­fes­tó que no te­nía nin­gún nú­me­ro de car­gos en la men­te, que so­la­men­te les es­ta­ba pre­gun­tan­do a las cor­tes de ape­la­cio­nes pa­ra que le in­for­ma­ran en qué lu­gar era ne­ce­sa­rio crear esos pues­tos. Nos di­jo en ese mi­nu­to que él no co­no­cía el con­te­ni­do de los ofi­cios de las cor­tes. Pos­te­rior­men­te, nos in­for­ma­mos que les ha­bía reite­ra­do la ne­ce­si­dad de que le in­for­ma­ran fa­vo­ra­ble­men­te.

¿Apo­yan es­ta me­di­da?

Co­mo aso­cia­ción, siem­pre he­mos apo­ya­do la crea­ción de no­ta­rías, cuan­do un es­tu­dio téc­ni­co, ob­je­ti­vo y las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la co­mu­na así lo per­mi­tan. Es­to, por­que los ofi­cios de no­ta­rios y con­ser­va­do­res se tie­nen que au­to­sus­ten­tar. En­ton­ces, pa­ra que se cree un ofi­cio tie­ne que mi­rar­se no so­lo la can­ti­dad de ha­bi­tan­tes. Nun­ca ha si­do si­nó­ni­mos el au­men­to de po­bla­ción y el au­men­to de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Hay mu­chas co­mu­nas que son dor­mi­to­rio, que tie­nen muy po­ca ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y, ló­gi­ca­men­te, ahí no se jus­ti­fi­ca la exis­ten­cia de un no­ta­rio. Es­to es lo que no­so­tros ha­blá­ba­mos con el mi­nis­tro, que si se crea un ofi­cio que no es ca­paz de au­to­sus­ten­tar­se, lo úni­co que se es­tá ga­ran­ti­zan­do es que se da­rá un pé­si­mo ser­vi­cio. Eso es lo que no­so­tros de­fen­de­mos.

No nos preo­cu­pa, co­mo di­jo muy mal el mi­nis­tro, que es­te­mos cui­dan­do nues­tros in­tere­ses. Eso se lo res­pon­do di­cién­do­le que en mi co­mu­na yo pe­dí crea­ción de no­ta­rías. Pe­ro cuan­do ve­mos que es­ta au­to­sus­ten­ta­ción co­rre ries­go, tam­bién co­rre ries­go la fe pú­bli­ca.

¿Có­mo es­ti­ma que se ha abor­da­do es­te te­ma?

He­mos vis­to mu­chas de­cla­ra­cio­nes efec­tis­tas, y con ellas se pre­ten­de fun­da­men­tar lo que no es­tá, pre­ci­sa­men­te fun­da­men­ta­do, en un es­tu­dio téc­ni­co y es­pe­cia­li­za­do. Po­de­mos ha­blar mu­cho de que el mer­ca­do, la com­pe­ten­cia y los pre­cios, pe­ro eso no es real. No­so­tros es­ta­mos en­car­ga­dos de la fe pú­bli­ca, que no es un bien de con­su­mo que se tran­se en el mer­ca­do.

¿Por qué cree que se ha bus­ca­do es­ta me­di­da?

Mu­cho se ha ha­bla­do de que es­tán crean­do las no­ta­rías pa­ra que se ha­gan los nom­bra­mien­tos an­tes de que ter­mi­ne el go­bierno. Yo pre­fie­ro no en­trar en esa ma­te­ria, pe­ro es­tan­do de acuer­do en la crea­ción de al­gu­nas no­ta­rías, a mí me lla­ma pro­fun­da­men­te la aten­ción el nú­me­ro exa­ge­ra­do de ofi­cios que se es­tán crean­do. ¿Por qué lo hi­cie­ron? Eso ha­bría que pre­gun­tár­se­lo al se­ñor mi­nis­tro, pe­ro la ver­dad de las co­sas es que no hay nin­gu­na ra­zón ob­je­ti­va que ex­pli­que es­ta can­ti­dad de ofi­cios. Quie­ro acla­rar que hay mu­chas no­ta­rías en el de­cre­to y car­gos de con­ser­va­do­res que no­so­tros es­ta­mos de acuer­do que se ha­yan crea­do, pe­ro es­to fue de­ci­di­da­men­te ex­ce­si­vo e in­fun­da­do.

¿Hu­bo pre­sión a las cor­tes pa­ra que die­ran su apro­ba­ción?

Si hu­bo o no pre­sión, lo juz­ga­rán las per­so­nas. Lo cier­to es que hay cor­tes que emi­tie­ron dos o tres ofi­cios dis­tin­tos. Pri­me­ro, uno en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.