“Ma­du­ro eli­mi­na­rá to­da re­sis­ten­cia le­gal a sus pla­nes de ins­tau­rar una au­to­cra­cia en Ve­ne­zue­la”

En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, San­to­do­min­go afir­ma que la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, “a pe­sar de ser un frau­de, se­rá un me­ca­nis­mo pa­ra des­man­te­lar las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas con el apo­yo de las Fuer­zas Ar­ma­das”. So­bre la reac­ción re­gio­nal fren­te la cri­sis

La Tercera - - PORTADA -

En 2013, cuan­do lan­zó De ver­de a Ma­du­ro, su bio­gra­fía no au­to­ri­za­da del re­cién asu­mi­do su­ce­sor de Hu­go Chá­vez, el pe­rio­dis­ta y po­li­tó­lo­go ve­ne­zo­lano Ro­ger San­to­do­min­go de­fi­nía a Ni­co­lás Ma­du­ro co­mo “un hom­bre atra­pa­do por sus con­tra­dic­cio­nes y por una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad”, se­gún co­men­tó en­ton­ces a

Hoy, des­pués de ins­tau­rar su po­lé­mi­ca Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y ra­di­ca­li­zar su po­si­ción, San­to­do­min­go cree que el Pre­si­den­te ve­ne­zo­lano “eli­mi­na­rá to­da re­sis­ten­cia le­gal a sus pla­nes de ins­tau­rar una au­to­cra­cia”.

Ter­ce­ra.

La

¿Ha­cia dón­de cree que se en­ca­mi­na Ma­du­ro y Ve­ne­zue­la tras la ins­tau­ra­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te?

Va a tra­tar de ig­no­rar to­dos los cues­tio­na­mien­tos a la va­li­dez del pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te. A pe­sar de ser un frau­de, se­rá un me­ca­nis­mo pa­ra des­man­te­lar las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas apo­ya­do por las FF.AA. Eli­mi­na­rá to­da re­sis­ten­cia le­gal a sus pla­nes de ins­tau­rar una au­to­cra­cia y a los me­ca­nis­mos de con­trol pa­ra la ex­plo­ta­ción de las ri­que­zas na­tu­ra­les.

¿Qué cálcu­lo con­si­de­ra hi­zo Ma­du­ro al to­mar la de­ci­sión de vol­ver a en­car­ce­lar a Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma?

El de la ex­ten­sión de su cruel­dad. Co­mo res­pues­ta a las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ha in­ten­si­fi­ca­do el ca­rác­ter re­pre­si­vo de su go­bierno. La se­ñal que dan es: “Na­die que se nos opon­ga es­tá a sal­vo, na­die los va a pro­te­ger, no nos im­por­ta lo que pien­san, sal­vo que sea a fa­vor de la re­vo­lu­ción”.

¿En quién se es­tá apo­yan­do Ma­du­ro pa­ra to­mar sus úl­ti­mas de­ci­sio­nes?

Es­te es el go­bierno más im­po­pu­lar de la his­to­ria ve­ne­zo­la­na. Al cha­vis­ta pro­me­dio lo per­die­ron. La ba­se du­ra se es­ti­ma es de 10%, pe­ro se apo­ya en las ar­mas. Es­te es un go­bierno de las FF.AA. Hay va­rios cau­di­llos do­mi­nan­do sec­to­res de ne­go­cios -pe­tró­leo, mi­ne­ra­les, co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, cár­ce­les y tra­ta de per­so­nas-, pe­ro to­dos ba­jo tu­te­la mi­li­tar y su­per­vi­sa­dos o en so­cie­dad con agen­tes cu­ba­nos.

En es­te nue­vo es­ce­na­rio de ra­di­ca­li­za­ción, ¿qué sec­to­res del ofi­cia­lis­mo co­bran más po­der? ¿Con­si­de­ra en­ton­ces que las úl­ti­mas san­cio­nes im­pues­tas al ré­gi­men por EE.UU. no ten­drían mu­cho im­pac­to?

Es­tu­dios his­tó­ri­cos se­ña­lan que las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les so­lo tie­nen efec­ti­vi­dad cuan­do es­tán acom­pa­ña­das de una ame­na­za de ac­ción mi­li­tar si es ne­ce­sa­rio. Hoy na­die es­tá ha­blan­do de ata­car y mu­cho me­nos in­va­dir a Ve­ne­zue­la. En­ton­ces, es ver­dad que las san­cio­nes aís­lan al ré­gi­men, di­fi­cul­tan a los in­di­vi­duos afec­ta­dos su mo­vi­li­za­ción y el ac­ce­so a sus for­tu­nas en el ex­te­rior, pe­ro por sí so­las no van a ha­cer que se re­cu­pe­re la de­mo­cra­cia. Pue­den ser muy des­truc­ti­vas, son un cas­ti­go po­de­ro­so, pe­ro mien­tras más los san­cio­nan los au­to­ri­ta­rios res­pon­den con RO­GER SAN­TO­DO­MIN­GO Edi­to­rial: Vin­ta­ge Es­pa­nol

Pá­gi­nas: 192 más vio­la­cio­nes a los DD.HH. Trump pue­de per­der la pa­cien­cia y de­jar de com­prar cru­do u or­de­nar un em­bar­go pe­tro­le­ro, pe­ro eso so­lo au­men­ta­rá el su­fri­mien­to de la gen­te, le da­rá una ex­cu­sa al ré­gi­men que po­drá echar­le la cul­pa de su fra­ca­so al im­pe­rio es­ta­dou­ni­den­se, y jus­ti­fi­ca­rá que otros ac­to­res in­de­sea­bles lle­nen el va­cío de­ja­do por EE.UU., me re­fie­ro a Ru­sia y a Chi­na. Ve­ne­zue­la en­con­tra­rá al ca­bo de un tiem­po otros clien­tes pa­ra su cru­do, pe­ro EE.UU. ha­brá per­di­do su in­fluen­cia prin­ci­pal.

¿A qué re­cur­sos de­be­ría ape­lar aho­ra la opo­si­ción? ¿Tie­ne real mar­gen pa­ra lo­grar al­gún avan­ce?

Una di­fe­ren­cia en­tre Ve­ne­zue­la y otros paí­ses que han su­fri­do san­cio­nes si­mi­la­res, co­mo Zim­bab­we, Co­rea del Nor­te, Si­ria o Cu­ba, es que su po­bla­ción es­tá acos­tum­bra­da a vo­tar y vi­vir en de­mo­cra­cia -aun con sus de­fi­cien­cias-, así que la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca re­pre­sen­ta hoy el sen­ti­mien­to ma­yo­ri­ta­rio. Mu­cha gen­te en la ca­lle sien­te que no tie­ne na­da que per­der. Van a ser per­se­gui­dos, arrin­co­na­dos, pre­sos, ex­pul­sa­dos del país y qui­zás al­go peor. Unos va­lien­tes re­sis­ti­rán es­pe­ran­do que al­gún sec­tor de las FF.AA. se les su­me o que los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­jen atrás su co­bar­día, com­pli­ci­dad, in­tere­ses o lo que sea que les im­pi­da ac­tuar con­jun­ta­men­te y a la par de EE.UU. pa­ra de­te­ner una ma­sa­cre sin pre­ce­den­tes en es­te he­mis­fe­rio.

¿Lo de­cep­cio­na la reac­ción re­gio­nal fren­te a la cri­sis ve­ne­zo­la­na?

La reac­ción ha si­do de­sigual. Hay al­gu­nos muy ac­ti­vos di­plo­má­ti­ca­men­te bus­can­do una sa­li­da co­mo Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia. Hay mu­chos que si­guen en si­len­cio, por­que son clien­tes del go­bierno bo­li­va­riano o son cóm­pli­ces. Otros creen que pue­den ha­cer­se los sor­dos. La ac­ción del con­jun­to re­gio­nal es la­men­ta­ble, co­mo di­jo el se­cre­ta­rio (ge­ne­ral de la OEA, Luis) Al­ma­gro, ha­cen muy po­co y muy tar­de. Y eso ten­drá un enor­me cos­to pa­ra to­dos, no so­lo pa­ra los ve­ne­zo­la­nos.b

Ni­co­lás Ma­du­ro ce­le­bra los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do, en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.