El “fe­nó­meno No­lan” im­pul­sa la in­dus­tria tu­rís­ti­ca en Dun­ker­que

La ciu­dad fran­ce­sa bus­ca de­jar atrás su ima­gen por­tua­ria y po­ten­ciar el tu­ris­mo gra­cias a la pe­lí­cu­la de Ch­ris­top­her No­lan. Agen­cias ya ofre­cen vi­si­tas a los mo­nu­men­tos y lu­ga­res his­tó­ri­cos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

La Tercera - - PORTADA - Por Cons­tan­za Cruz D.

En­tre fi­nes de ma­yo y prin­ci­pios de ju­nio de 1940, Dun­ker­que se con­vir­tió en un pun­to de in­fle­xión en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Más de 300 mil sol­da­dos alia­dos que­da­ron atra­pa­dos en las pla­yas de Dun­ker­que, al nor­te de Francia. A so­lo se­ma­nas de ha­ber in­va­di­do Po­lo­nia, las fuer­zas na­zis to­ma­ron la ciu­dad por­tua­ria, em­pu­jan­do a las tro­pas bri­tá­ni­cas ha­cia la cos­ta mien­tras re­ci­bían ata­ques por ai­re. Es­ta­ban com­ple­ta­men­te ro­dea­dos. Los fran­ce­ses in­ten­ta­ban re­sis­tir la ofen­si­va en la ciu­dad, pe­ro el pa­no­ra­ma era des­alen­ta­dor. Reino Uni­do, asus­ta­do de que sus tro­pas se que­da­ran atra­pa­das, en­vió bu­ques de res­ca­te mien­tras eran bom­bar­dea­dos y los sol­da­dos de Adolf Hitler se acer­ca­ban ca­da vez más a la cos­ta. La ofen­si­va na­zi fue uti­li­za­da por Wins­ton Chur­chill pa­ra in­ten­tar con­ven­cer a Fran­klin D. Roo­se­velt pa­ra que EE.UU. in­gre­sa­ra a la gue­rra.

Lon­dres en­vió prác­ti­ca­men­te to­do lo que te­nía a su al­can­ce y lla­mó a quie­nes te­nían bar­cos o cual­quier ti­po de em­bar­ca­ción a cru­zar el ca­nal que se­pa­ra a am­bos paí­ses pa­ra sal­var a los sol­da­dos. La “Ope­ra­ción Dí­na­mo”, co­mo se le lla­mó, es la his­to­ria que cuen­ta el di­rec­tor Ch­ris­top­her No­lan en su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, “Dun­ker­que”, es­tre­na­da el 27 de ju­lio en ci­nes chi­le­nos. De acuer­do con el dia­rio The Guar­dian, pa­ra los bri­tá­ni­cos se tra­ta de una his­to­ria dig­na de con­tar por el he­roi­co desen­la­ce y su “al­to es­pí­ri­tu”. Pe­ro en Francia, pa­ra mu­chos la his­to­ria es sim­ple­men­te el nom­bre de un puer­to in­dus­trial y el re­cuer­do de una bo­chor­no­sa ba­ta­lla bé­li­ca.

Eso sí, al­gu­nos re­si­den­tes de Dun­ker­que, el ter­cer puer­to más gran­de de Francia, pien­san lo con­tra­rio y es­pe­ran que el fil­me re­vi­ta­li­ce el tu­ris­mo lo­cal y ayu­de a sus com­pa­trio­tas a com­pren­der qué fue lo que real­men­te su­ce­dió en la ciu­dad.

Es­te puer­to, de 89 mil ha­bi­tan­tes, no se ca­rac­te­ri­za ma­yor­men­te por el tu­ris­mo. Pe­ro aho­ra, gra­cias a No­lan, bus­can au­men­tar el nú­me­ro de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros, pro­fun­di­zar su ca­pi­tal tu­rís­ti­co y de­jar atrás la ima­gen de ur­be de in­dus­tria pe­sa­da que po­seen.

Se­gún di­ce a Lau­ren­ce Bai­llieul, en­car­ga­da de re­la­cio­nes pú­bli­cas de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo y Con­ven­cio­nes de Dun­ker­que, des­de que co­men­zó el ro­da­je de la pe­lí­cu­la el año pa­sa­do, la ciu­dad ha vis­to un au­men­to de vi­si­tan­tes que

La Ter­ce­ra

ha “bom­bea­do la eco­no­mía en cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de eu­ros”. Tam­bién cuen­ta que des­de que el fil­me fue ex­hi­bi­do, el tu­ris­mo se ha vuel­to ca­da vez más fre­cuen­te. “Por ejem­plo el mu­seo so­bre la Ope­ra­ción Dí­na­mo, que abrió el 19 de ju­lio lue­go de su am­plia­ción, da la bien­ve­ni­da to­dos los días a en­tre 300 y 400 per­so­nas, com­pa­ra­das con las 100 que lo vi­si­ta­ban dia­ria­men­te el año pa­sa­do”.

Las ofi­ci­nas de tu­ris­mo ya es­tán ofre­cien­do mer­chan­di­sing y pa­que­tes que mues­tran las lo­ca­cio­nes de la fil­ma­ción. Es­to, prin­ci­pal­men­te por­que es pri­me­ra vez que un di­rec­tor rea­li­za un fil­me de­ta­lla­do so­bre la Ope­ra­ción Dí­na­mo en el mis­mo Dun­ker­que. El pre­su­pues­to de No­lan le per­mi­tió fil­mar en las pla­yas don­de los sol­da­dos se des­ple­ga­ron y tam­bién en par­te de la ciu­dad, a pe­sar de que es­ta ha cam­bia­do de­bi­do a la re­cons­truc­ción. En el fil­me tu­vie­ron que ocul­tar un cen­tro co­mer­cial y un ca­sino, al igual que gran­des edi­fi­cios que da­ban a la pla­ya. Allí, 2.000 re­si­den­tes se ins­cri­bie­ron pa­ra tra­ba­jar co­mo ex­tras, y más de 100.000 en la zo­na ya han vis­to la pe­lí­cu­la.

El “fe­nó­meno No­lan”, co­mo le lla­man, ha pro­vo­ca­do que los cen­tros de tu­ris­mo pre­sen­ten el “cir­cui­to dí­na­mo”, vi­si­tas a los lu­ga­res del ro­da­je, mo­nu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos, si­tios de la ba­ta­lla y el mu­seo so­bre la eva­cua­ción. De acuer­do a The Guar­dian, las au­to­ri­da­des lo­ca­les pla­nea­ron có­mo sa­car­le pro­ve­cho a la pe­lí­cu­la ca­si des­de que co­men­zó el ro­da­je.

“To­da­vía es pron­to pa­ra que ten­ga­mos ci­fras de de­vo­lu­cio­nes so­bre el tu­ris­mo es­te año. Sin em­bar­go, ob­ser­va­mos un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el nú­me­ro de vi­si­tan­tes, in­clui­dos los tu­ris­tas bri­tá­ni­cos, ale­ma­nes, es­ta­dou­ni­den­ses y por su­pues­to fran­ce­ses”, con­tó a

el al­cal­de de Dun­ker­que, Pa­tri­ce Ver­grie­te “¡En 15 días, el mu­seo re­ci­bió 3.500 vi­si­tan­tes!”, agre­ga. Se­gún Ver­grie­te, por aho­ra, por los efec­tos de la pe­lí­cu­la, la re­gión de Al­ta Francia ha re­ci­bi­do 19 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que Dun­ker­que en­tre 7 a 10 mi­llo­nes de eu­ros.

A par­tir del pró­xi­mo año la ciu­dad, ubi­ca­da a 10 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con Bél­gi­ca, co­men­za­rá a re­no­var su cen­tro. Así, se arre­gla­rán ca­rre­te­ras, vi­vien­das y co­mer­cios. Y pa­ra sep­tiem­bre de 2018 es­tá pro­gra­ma­do el ini­cio de un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co gra­tui­to.

La Ter­ce­ra

(ver en­tre­vis­ta).

Tro­pas alia­das es­pe­ran en la pla­ya de Dun­ker­que por los bar­cos de res­ca­te de Reino Uni­do, el 4 de ju­nio de 1940.

Una vis­ta de Dun­ker­que du­ran­te el fes­ti­val del mar don­de se ve el cam­pa­na­rio de la al­cal­día, en ma­yo de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.