Pug­na en­tre Mo­reno y Co­rrea tensa a ofi­cia­lis­mo en Ecua­dor

An­te las du­ras crí­ti­cas del ac­tual man­da­ta­rio a su ges­tión, su pre­de­ce­sor ha ame­na­za­do con fun­dar un nue­vo mo­vi­mien­to.

La Tercera - - PORTADA -

En fe­bre­ro, ape­nas co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos a bo­ca de ur­na, Ra­fael Co­rrea no pu­do evi­tar co­men­tar la ca­te­gó­ri­ca vic­to­ria de su del­fín po­lí­ti­co y ex vi­ce­pre­si­den­te de su ges­tión, Le­nín Mo­reno, en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Ecua­dor. “¡Otro triun­fo con­tun­den­te del pue­blo ecua­to­riano!”, ma­ni­fes­tó en ese en­ton­ces el aún man­da­ta­rio a tra­vés de Twit­ter, pe­se a que aún res­ta­ba el ba­lo­ta­je de abril pa­ra re­fren­dar la lle­ga­da de Mo­reno al Pa­la­cio de Ca­ron­de­let.

A po­co más de dos me­ses de de­jar el po­der, hoy Co­rrea no pa­re­ce pen­sar lo mis­mo de Mo­reno. Ya sea por Twit­ter o a tra­vés de co­lum­nas en la pren­sa, el ex man­da­ta­rio quien ac­tual­men­te re­si­de en Bél­gi­ca- se ha tren­za­do en una du­ra dispu­ta con su su­ce­sor, pro­fun­di­zan­do la pug­na in­ter­na en el seno del mo­vi­mien­to ofi­cia­lis­ta Alian­za País.

En una columna pu­bli­ca­da el 6 de ju­nio, Co­rrea de­jó de ma­ni­fies­to su in­co­mo­di­dad por la fal­ta de men­ción de Mo­reno de to­do el tra­ba­jo que ase­gu­ró ha­ber rea­li­za­do en su go­bierno con­tra la co­rrup­ción. “Sí mo­les­ta y ofen­de la fal­ta de men­ción de to­do es­te tra­ba­jo de me­ses, ha­cién­do­le el jue­go a la opo­si­ción so­bre que se qui­so ocul­tar al­go”, es­cri­bió Co­rrea, quien cri­ti­có que su su­ce­sor de­sig­na­ra una co­mi­sión pa­ra in­ves­ti­gar la co­rrup­ción en los go­bier­nos pa­sa­dos, in­clui­do el su­yo (2007-2017).

La res­pues­ta de Mo­reno vino un mes des­pués, a tra­vés de Twit­ter. En un críp­ti­co men­sa­je, el 6 de ju­lio se li­mi­tó a in­si­nuar que Co­rrea pa­de­cía de “sín­dro­me de abs­ti­nen­cia”. Pe­ro el 29 de ju­lio el Pre­si­den­te acen­tuó sus crí­ti­cas a su pre­de­ce­sor. En un dis­cur­so, Mo­reno ad­mi­tió que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país era “crí­ti­ca” y que se ne­ce­si­ta­rían US$ 8.000 mi­llo­nes al año pa­ra amor­ti­zar la deu­da que “he­re­dó” al lle­gar al po­der en ma­yo.

Pe­ro Co­rrea con­si­de­ró el men­sa­je de Mo­reno una ata­que per­so­nal. “El go­bierno ac­tual co­no­cía per­fec­ta­men­te to­das las ci­fras de deu­das y pa­si­vos, que, ade­más, son pú­bli­cas”, es­cri­bió, al tiem­po que hi­zo un lla­ma­do a sus se­gui­do­res: “¡Te­ne­mos que re­sis­tir! To­do lo cí­ni­co, des­leal y me­dio­cre, se­rá efí­me­ro”.

Le­jos de amai­nar, la cri­sis en el ofi­cia­lis­mo se agu­di­zó es­ta se­ma­na lue­go de que Mo­reno le qui­ta­ra to­das las atri­bu­cio­nes a su vi­ce­pre­si­den­te, Jor­ge Glas, apun­tan­do a la “des­leal­tad” del fun­cio­na­rio. Glas, quien tam­bién fue vi­ce­pre­si­den­te de Co­rrea, ha­bía pu­bli­ca­do una du­ra car­ta con­tra Mo­reno don­de le re­pro­chó, en­tre otras co­sas, una su­pues­ta alian­za con el en­torno del des­ti­tui­do ex go­ber­nan­te Ab­da­lá Bu­ca­ram (1996-1997), con quien Co­rrea tie­ne una lar­ga ene­mis­tad.

Así, la reac­ción de Co­rrea no se hi­zo es­pe­rar y, a tra­vés de Twit­ter, iro­ni­zó: “¡Ups! ¡El diá­lo­go siem­pre ha si­do pa­ra los que odian la Re­vo­lu­ción! Ade­lan­te, Jor­ge (Glas). Tó­ma­lo co­mo una con­de­co­ra­ción”.

El vier­nes, en un ac­to en Gua­ya­quil, Mo­reno vol­vió al ata­que. “El mo­men­to en que ten­ga ne­ce­si­dad de men­tir­les, me­jor me voy a la ca­sa (...) Yo no soy co­mo otros que an­dan ex­tra­ñan­do la pre­si­den­cia”, ase­gu­ró. En esa mis­ma ciu­dad, Glas ne­gó ha­ber re­ci­bi­do US$ 14,1 mi­llo­nes en so­bor­nos de Ode­brecht, co­mo re­ve­ló un ex di­rec­ti­vo de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña a O Glo­bo.

Se­gún el ana­lis­ta Wla­di­mir Sie­rra, “hay una cla­ra in­ten­ción de se­guir go­ber­nan­do a dis­tan­cia”. “Mo­reno fue un can­di­da­to de­ci­di­do por Co­rrea co­mo plan B una vez que la fi­gu­ra de Glas co­men­zó a ser man­cha­da por los es­cán­da­los de co­rrup­ción. Pe­ro la dis­tan­cia que Mo­reno co­men­zó a des­ple­gar des­de el ini­cio de su go­bierno mo­les­tó a más de uno de aque­llos que apos­ta­ron por él co­mo al­fil del co­rreís­mo”, di­ce Sie­rra a

Pa­ra el po­li­tó­lo­go San­tia­go Ba­sa­be, exis­te “una dispu­ta abier­ta por el con­trol de Alian­za País”. “Se tra­ta de dos gru­pos en ten­sión por el po­der”, ex­pli­ca a es­te me­dio.

“A pe­sar de que Co­rrea ya anun­ció su po­si­ble des­afi­lia­ción y la fun­da­ción de un nue­vo mo­vi­mien­to, es muy tem­prano pen­sar en una di­so­lu­ción de Alian­za País y me­nos del pro­yec­to ‘Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na’”, con­clu­ye Sie­rra.b

La Ter­ce­ra.

Co­rrea jun­to a Mo­reno (a la de­re­cha) y Glas, du­ran­te un ac­to en abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.