Ra­yo hay uno so­lo

Ge­nio y fi­gu­ra has­ta el fi­nal. Bolt no pu­do des­pe­dir­se de los 100 me­tros con un oro mun­dial, pe­ro igual se ro­bó la pe­lí­cu­la en el se­gun­do día de Lon­dres 2017.

La Tercera - - PORTADA -

Eran las 21.28 en Lon­dres cuan­do Usain Bolt cru­zó las en­tra­ñas del es­ta­dio olím­pi­co pa­ra en­trar por el tú­nel que se­pa­ra la pis­ta cen­tral de la zo­na de en­tre­na­mien­tos del re­cin­to. Acom­pa­ña­do por el res­to de los pro­ta­go­nis­tas de la fi­nal de los 100 me­tros pla­nos, Bolt lu­cía se­rio, pe­ro re­la­ja­do. Acos­tum­bra­do a la pre­sión de las fi­na­les, el Ra­yo pa­re­cía ma­ne­jar con tran­qui­li­dad la car­ga emo­ti­va que de­bía ge­ne­rar­le es­ta fi­nal del hec­tó­me­tro, la úl­ti­ma de su ca­rre­ra an­tes del in­mi­nen­te re­ti­ro.

En­fun­da­do en un bu­zo ama­ri­llo y con un go­rro de la­na ver­de oli­va, el mul­ti cam­peón olím­pi­co con­ver­sa­ba ani­ma­da­men­te con el sud­afri­cano Aka­ni Sim­bi­ne. De reojo lo mi­ra­ban los es­ta­dou­ni­den­ses Ch­ris­tian Co­le­man y Jus­tin Gatlin y el fran­cés Jimmy Vi­caut, quie­nes ca­mi­na­ban un par de pa­sos más ade­lan­te. To­dos, los ocho fi­na­lis­tas, fue­ron pre­sen­ta­dos uno a uno al mo­men­to de sal­tar a la pis­ta. Ca­da uno en su es­ti­lo sa­lu­dó al en­tu­sias­ta pú­bli­co lon­di­nen­se (me­nos Gatlin, per­ma­nen­te­men­te abu­chea­do por la par­cia­li­dad in­gle­sa de­bi­do a sus líos con el dó­ping).

El úl­ti­mo en re­ci­bir la ova­ción del es­ta­dio olím­pi­co fue pre­ci­sa­men­te Usain, quien re­ga­ló su tra­di­cio­nal show de ges­tos y sa­lu­dos, de­mos­tran­do, una vez más, que su ca­li­dad de­por­ti­va va en di­rec­ta re­la­ción con su ca­ris­ma y ca­pa­ci­dad de atraer la aten­ción de las ma­sas.

Dos ho­ras an­tes de ese mo­men­to, Bolt ha­bía cum­pli­do con el trá­mi­te de las se­mi­fi­na­les re­ci­bien­do una ad­ver­ten­cia: ter­mi­nó se­gun­do de­trás del nue­vo ni­ño ma­ra­vi­lla de la ve­lo­ci­dad, el uni­ver­si­ta­rio Co­le­man, quien le pro­pi­nó su pri­me­ra de­rro­ta en tres años al Ra­yo. A pe­sar del “tras­pié”, la le­yen­da se­guía en ca­rre­ra pa­ra con­se­guir un nue­vo tí­tu­lo y ce­rrar en lo más al­to del po­dium su ex­tra­or­di­na­ria tra­yec­to­ria so­bre el hec­tó­me­tro.

A las 21.43, los atle­tas re­ci­bie­ron el lla­ma­do del juez de par­ti­da pa­ra en­fren­tar la rec­ta de la gran fi­nal. Fue el mo­men­to de ins­ta­lar­se en los ta­cos de sa­li­da, los mis­mo que el ja­mai­quino ha­bía cri­ti­ca­do tras co­rrer las cla­si­fi­ca­cio­nes del vier­nes. Si­len­cio ab­so­lu­to en el Es­ta­dio Olím­pi­co; de esos si­len­cios que es­tre­me­cen.

Más tem­prano, an­tes del ini­cio de la jor­na­da ves­per­ti­na en el se­gun­do día del Mun­dial, to­da la aten­ción no es­ta­ba cen­tra­da en la pis­ta atlé­ti­ca del im­po­nen­te es­ta­dio. Los fo­cos de las cá­ma­ras se con­cen­tra­ban cer­ca del ac­ce­so nor­te del com­ple­jo, don­de es­tá la pis­ta de en­tre­na­mien­to en la que los atle­tas se pre­pa­ran an­tes de sa­lir en bus­ca de las me­da­llas. Ahí, en me­dio de un cen­te­nar de de­por­tis­tas de éli­te, Usain Bolt bri­lla­ba con luz pro­pia en la an­te­sa­la de su úl­ti­ma jor­na­da co­rrien­do el hec­tó­me­tro. Se tra­ta de un es­pa­cio ín­timo pa­ra los atle­tas, pe­ro que se po­día ob­ser­var des­de el in­gre­so al sec­tor de pren­sa.

Más tar­de ven­dría el dis­pa­ro, la sa­li­da y los 9”92 más fe­li­ces en la tra­yec­to­ria de Gatlin. En me­nos de diez se­gun­dos, aca­bó ca­si una dé­ca­da de glo­ria y do­mi­nio ab­so­lu­to de la ve­lo­ci­dad pa­ra el Ra­yo, quien re­ma­tó ter­ce­ro de­trás del nue­vo cam­peón mun­dial y el jo­ven Co­le­man. Lle­ga­da es­tre­cha, con fa­llo fo­to­grá­fi­co. Con el pú­bli­co ex­pec­tan­te an­tes de la con­fir­ma­ción de los re­sul­ta­dos en las pan­ta­llas gi­gan­tes. Con­su­ma­da la de­rro­ta vino la ova­ción. ¿Pa­ra Gatlin? no, pa­ra el mis­mí­si­mo Bolt, quien tras en­te­rar­se de lo ocu­rri­do en la lí­nea de me­ta, pa­re­ció en­ten­der de in­me­dia­to que na­da man­cha­ría su le­yen­da e ini­ció una lar­ga vuel­ta olím­pi­ca, re­ci­bien­do el aplau­so ce­rra­do de un pú­bli­co ren­di­do an­te el úl­ti­mo em­pe­ra­dor del hec­tó­me­tro.

Lo que ocu­rrió en zo­na mix­ta fue un show apar­te, con el Ra­yo ha­blan­do con ca­da me­dio que se lo pi­die­ra. Son­rien­te, dis­po­ni­ble, tran­qui­lo. Y es que a pe­sar de que no pu­do re­ti­rar­se con una vic­to­ria, Bolt sa­be que es una le­yen­da vi­vien­te del atle­tis­mo. Un hé­roe de­por­ti­vo cu­yo le­ga­do tras­pa­sa­rá dé­ca­das. Por eso fue el úl­ti­mo en ir­se, por­que co­mo él, por aho­ra, no hay nin­gún otro.

Gatlin, el ga­na­dor, le rin­de ho­me­na­je al ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la no­che.

El fi­nal de la úl­ti­ma ca­rre­ra de 100 me­tros pla­nos co­rri­da por Usain Bolt.

Aho­ra con un bron­ce, Bolt rea­li­za el clá­si­co ges­to que lo dis­tin­gue.

Una sel­fie de Bolt con el te­lé­fono de un ad­mi­ra­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.