El triun­fo del más odia­do

Jus­tin Gatlin le arrui­na a Bolt su adiós de los 100 me­tros. Un des­qui­te tras una ca­rre­ra cues­tio­na­da por el do­pa­je.

La Tercera - - PORTADA -

“¡Juuus­tin Gatlin!”, de­cía el lo­cu­tor del Es­ta­dio Olím­pi­co de Lon­dres. In­me­dia­ta­men­te, un mo­nu­men­tal abu­cheo del pú­bli­co bri­tá­ni­co ba­ja­ba ha­cia la pis­ta. El es­ta­dou­ni­den­se no es que­ri­do por el pú­bli­co ni tam­po­co por sus co­le­gas. Su pa­sa­do, man­cha­do por el do­pa­je, si­gue sien­do una con­de­na pa­ra él.

Ayer to­das las mi­ra­das es­ta­ban pues­tas en Usain Bolt, el más gran­de de to­dos los tiem­pos, quien co­rre­ría por úl­ti­ma vez los 100 me­tros. Po­cos apos­ta­ban a que el ja­mai­cano no ga­na­ría. Mu­cho me­nos que se­ría ter­ce­ro. Pe­ro ocu­rrió lo im­pen­sa­do y Gatlin se trans­for­mó en el vi­llano de la no­che al ga­nar la prue­ba en 9”92.

Los abu­cheos se mul­ti­pli­can, mien­tras el nor­te­ame­ri­cano se lle­va el de­do ín­di­ce a la bo­ca pa­ra ha­cer ca­llar a la mul­ti­tud. Bolt lo va a fe­li­ci­tar y el ven­ce­dor se arro­di­lla pa­ra ve­ne­rar al ído­lo. Lue­go, Ch­ris­tian Co­le­man, se­gun­do en la prue­ba, se acer­ca a abra­zar­lo. Tras eso, se lan­za al sue­lo y llo­ra de emo­ción, to­da­vía sin creer su im­pe­ca­ble ac­tua­ción.

“Es to­do tan irreal. Usain ha con­se­gui­do tan­to en nues­tro de­por­te que ha ins­pi­ra­do a otros co­mo (Ch­ris­tian) Co­le­man pa­ra com­pe­tir. Me di­jo: ‘Fe­li­ci­da­des, has tra­ba­ja­do du­ro pa­ra es­to y no me­re­ces to­dos esos abu­cheos’”, re­cor­da­ría Gatlin, mi­nu­tos más tar­de, a los me­dios acre­di­ta­dos pa­ra la ci­ta.

A pe­sar del triun­fo del atle­ta de 35 años, to­dos los aplau­sos y mi­ra­das se fue­ron con Bolt. A na­die le in­tere­sa­ba fes­te­jar el triun­fo de un de­por­tis­ta tan mar­ca­do por el do­pa­je, co­mo Gatlin. Su his­to­ria de irre­gu­la­ri­da­des co­men­zó en 2001, cuan­do arro­jó po­si­ti­vo por an­fe­ta­mi­nas en el cam­peo­na­to ju­ve­nil de Es­ta­dos Uni­dos. Adu­jo el con­su­mo de un me­di­ca­men­to pa­ra con­tro­lar la hi­per­ac­ti­vi­dad. La IAAF le re­ba­jó la san­ción de dos a un año. Lue­go de ese epi­so­dio, fue cam­peón olím­pi­co de 100 me­tros en Ate­nas 2004 y oro en el Mun­dial de Hel­sin­ki 2005 en 100 y 200 me­tros.

Pe­ro esa re­den­ción que­da­ría en na­da al año si­guien­te. Otra vez fue san­cio­na­do. Es­ta vez por ocho años, lue­go de arro­jar po­si­ti­vo por tes­tos­te­ro­na. Sin em­bar­go, re­cu­rrió al Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je de Es­ta­dos Uni­dos, que re­du­jo su san­ción a cua­tro. Mien­tras cum­plía la san­ción se de­di­có al fút­bol ame­ri­cano. En­tre­nó con los Hous­ton Te­xans de la NFL y fue roo­kie en los Tam­pa Bay Bu­ca­neers.

El im­pul­so, eso sí, no le al­can­zó pa­ra cam­biar­se de dis­ci­pli­na. Así con­ti­nuó en el atle­tis­mo, don­de va­rias ve­ces su­peró a Bolt en las ron­das pre­li­mi­na­res. No obs­tan­te, es­tos re­sul­ta­dos nun­ca se vie­ron re­fle­ja­dos en las fi­na­les, ya que fue pla­ta en 100 me­tros en los Mun­dia­les de Mos­cú 2013 y Pe­kín 2015 y en los Jue­gos de Lon­dres 2012 y Río 2016. Só­lo ayer es­ta his­to­ria cam­bió. Y jus­to en el adiós del Gran Usain, co­mo él le lla­ma.

Con­fe­so prac­ti­can­te del cris­tia­nis­mo, Gatlin lu­ce 13 ta­tua­jes. Uno de ellos di­ce “Dios-ve­lo­ci­dad” y en el otro apa­re­ce un ti­gre ru­gien­do y un tré­bol de cua­tro ho­jas.

Tam­po­co le im­por­ta que la gen­te lo pi­fie en to­dos los es­ta­dios. “Los ig­no­ré (los abu­cheos) du­ran­te las ron­das cla­si­fi­ca­to­rias y se­guí por ese ca­mino. Hi­ce lo que te­nía que ha­cer”, ex­pre­só en zo­na mix­ta, pa­ra lue­go zan­jar la dis­cu­sión: “La gen­te que me ama es­tá aquí ani­mán­do­me y ani­man­do en sus ca­sas”.b

Jus­tin Gatlin gri­ta de ale­gría tras ga­nar los 100 me­tros en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.