“Quie­ro po­ner pun­to fi­nal al ab­so­lu­tis­mo del dis­cur­so de la me­mo­ria”

El in­te­lec­tual na­ci­do en Bos­ton, hi­jo de la es­crito­ra Su­san Son­tag, es­cri­be con­tra la de­vo­ción ac­tual por la me­mo­ria. En su li­bro Elo­gio del ol­vi­do, re­cién lle­ga­do a li­bre­rías, re­cha­za la idea de me­mo­ria co­lec­ti­va y se pre­gun­ta: ¿qué es me­jor pa­ra la paz,

La Tercera - - PORTADA - Por­que no hay me­mo­ria co­lec­ti­va. No exis­te o más pre­ci­sa­men­te es una me­tá­fo­ra. Ca­da per­so­na tie­ne sus me­mo­rias in­di­vi­dua­les, na­da más, na­da me­nos. El res­to es ges­to po­lí­ti­co, o pro­fe­sión de fe, o ac­to de so­li­da­ri­dad, etc. Hay ca­sos en los cua­les es­tos ges

A Da­vid Rieff no le in­co­mo­da de­fen­der ideas im­po­pu­la­res. El en­sa­yis­ta nor­te­ame­ri­cano, hi­jo de la es­crito­ra Su­san Son­tag, tie­ne ta­len­to pa­ra la pro­vo­ca­ción in­te­lec­tual. Hoy, cuan­do la me­mo­ria his­tó­ri­ca pa­re­ce un im­pe­ra­ti­vo mo­ral, y en las so­cie­da­des se le­van­tan mu­seos y me­mo­ria­les que la pre­ser­van, Rieff vie­ne a ad­ver­tir de sus ries­gos. Se­gún di­ce, nues­tras so­cie­da­des vi­ven una suer­te de cul­to de la me­mo­ria, un cul­to que pue­de ad­qui­rir di­men­sio­nes as­fi­xian­tes.

For­ma­do en his­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, Rieff (Bos­ton, 1952) fue corresponsal en la gue­rra de los Bal­ca­nes en los años 90. Una “ma­sa­cre avi­va­da por la me­mo­ria co­lec­ti­va o, más con­cre­ta­men­te, por la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ol­vi­dar”, di­ce.

De esa ex­pe­rien­cia na­cie­ron las re­fle­xio­nes que die­ron for­ma a Con­tra la me­mo­ria (2011). Aho­ra ex­tien­de sus te­sis con­tra la me­mo­ria his­tó­ri­ca y la per­sis­ten­cia del re­cuer­do en Elo­gio del ol­vi­do, li­bro que pu­bli­ca el se­llo De­ba­te y que pre­sen­ta­rá en Chi­le el jue­ves 17 en el ex Con­gre­so Na­cio­nal y el vier­nes 18 en la UDP.

¿Es pe­li­gro­so el ex­ce­so de re­cuer­dos? ¿Qué es me­jor pa­ra la paz: la me­mo­ria o el ol­vi­do? Son al­gu­nas de las pre­gun­tas que plan­tea Rieff, mien­tras ana­li­za ca­sos his­tó­ri­cos co­mo las con­me­mo­ra­cio­nes de la Gue­rra de Se­ce­sión en EEUU o con­flic­tos abier­tos co­mo Is­rael-Pa­les­ti­na, don­de a su jui­cio la me­mo­ria im­pi­de la paz.

“Is­rael es un ejem­plo del desas­tro­so mo­do en que la me­mo­ria co­lec­ti­va pue­de de­for­mar una so­cie­dad”, es­cri­bió en un ar­tícu­lo en el dia­rio El País. Del mis­mo mo­do, cri­ti­ca la fan­ta­sía yiha­dis­ta que com­pa­ra “Is­rael con el reino de Je­ru­sa­lén del si­glo XII”.

Ud. di­ce que vi­vi­mos una suer­te de dic­ta­du­ra de la me­mo­ria. ¿Có­mo lle­ga­mos a ella?

Di­go más exac­ta­men­te que vi­vi­mos en un mo­men­to en el cual la he­ge­mo­nía de la me­mo­ria y la con­me­mo­ra­ción es ca­si in­con­tes­ta­da. Eso me pa­re­ce in­dis­cu­ti­ble. Que sea un fe­nó­meno po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo me pa­re­ce el asun­to esen­cial. ¿Por qué y co­mo he­mos lle­ga­do ha­cia es­te pun­to? Hay va­rias ra­zo­nes, pe­ro pa­ra mí lo que ha si­do más im­por­tan­te es que hoy he­mos mo­ra­li­za­do la me­mo­ria en el sen­ti­do de que re­cor­dar es un ac­to mo­ral y ol­vi­dar un ac­to inmoral.

¿Por qué re­cha­za la idea de me­mo­ria co­lec­ti­va?

¿Su elo­gio del ol­vi­do es apli­ca­ble a paí­ses que han su­fri­do trau­mas re­cien­tes, co­mo Chi­le?

Mi pro­yec­to in­te­lec­tual y mo­ral en Elo­gio del ol­vi­do nun­ca fue in­ver­tir la fa­mo­sa fra­se de San­ta­ya­na: “Aque­llos que no re­cuer­dan el pa­sa­do, es­tán con­de­na­dos a re­pe­tir­lo”. Al con­tra­rio, qui­sie­ra po­ner un pun­to fi­nal al ab­so­lu­tis­mo del dis­cur­so so­bre la me­mo­ria. Pa­ra mí ca­da ca­so es di­fe­ren­te. Pe­ro in­sis­to que re­cor­dar u ol­vi­dar en el sen­ti­do de un ac­to pú­bli­co, un ac­to po­lí­ti­co, es una de­ci­sión que de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas de ca­da pais y ca­da épo­ca.

En Chi­le se in­ten­tó es­ta­ble­cer un ol­vi­do por de­cre­to a tra­vés de una ley de am­nis­tía, pe­ro lo que po­dría­mos lla­mar me­mo­ria co­lec­ti­va se re­be­ló con­tra ello.

Es­ta­ble­cer una am­nis­tia en tér­mi­nos le­ga­les no es la mis­ma co­sa que im­po­ner el ol­vi­do. Y en­tien­do per­fec­ta­men­te que el ol­vi­do pue­de ser­vir a fi­nes ig­no­mi­nio­sos. Es­te ha si­do el ca­so en Chi­le. En un sen­ti­do, ab­so­lu­ta­men­te. Pe­ro pa­ra mí ha­blar de una re­be­lión de la me­mo­ria, co­mo si la me­mo­ria ha­ya te­ni­do con­cien­cia, me pa­re­ce ro­man­ti­cis­mo ab­so­lu­to.

Ud. di­ce que his­to­ria y la me­mo­ria his­tó­ri­ca no son alia­das; pe­ro el tra­ba­jo de al­gu­nos his­to­ria­do­res se ha de­di­ca­do a res­ca­tar esa me­mo­ria...

Di­go que el cul­ti­vo de la me­mo­ria co­lec­ti­va es un ac­to po­lí­ti­co y pue­de ser un ac­to mo­ral, pe­ro no tie­ne mu­cho que ver con el tra­ba­jo de un his­to­ria­dor. In­sis­tir so­bre es­ta dis­tin­ción no es ne­gar la im­por­tan­cia de in­ves­ti­gar épo­cas en las cua­les lo que pa­só que­dó ocul­to. Pe­ro pa­ra mí la his­to­ria es so­bre to­do una dis­ci­pli­na crí­ti­ca y no una má­qui­na pa­ra fa­bri­car so­li­da­ri­dad.

Ha di­cho que “el ol­vi­do es más im­por­tan­te pa­ra la paz que la jus­ti­cia”. ¿Cree que los fa­mi­lia­res de de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos es­ta­rían de acuer­do con esa idea?

Al con­tra­rio, es­toy se­gu­ro de que es­ta­rían en to­tal desacuer­do. Pe­ro le ha­go a Ud. una pre­gun­ta más di­fí­cil: ¿Cree Ud. que los fa­mi­lia­res de­ben te­ner un ve­to so­bre to­da de­ci­sion de la so­cie­dad chi­le­na res­pec­to de lo que pa­só du­ran­te la dic­ta­du­ra? Es de­cir, ¿cree que las prio­ri­da­des de los fa­mi­lia­res de las DA­VID RIEFF De­ba­te, 2017. 180 págs. $ 12.000 víc­ti­mas de­be­rían te­ner prio­ri­dad ab­so­lu­ta? Y si su res­pues­ta es afir­ma­ti­va, ¿por cuán­to tiem­po? ¿Años? ¿Dé­ca­das? ¿Pa­ra siem­pre?

¿Có­mo se trans­mi­te a ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras la ne­ce­si­dad de que no se re­pi­tan tra­ge­dias si no es con una cul­tu­ra de la me­mo­ria?

Ud. pa­re­ce creer que apren­de­mos del pa­sa­do. Yo ten­go mis du­das. “Nun­ca más” es una fra­se muy no­ble, pe­ro la his­to­ria de­mues­tra que su apli­ca­ción ha si­do po­co co­mún. La me­mo­ria de la Shoa no ha im­pe­di­do el ge­no­ci­dio en Cam­bo­dia, o en Rwan­da, etc.

En el ca­so del 11-S, ¿tam­bién de­be­ría ser ol­vi­da­do?

El pun­to esen­cial es que, co­mo no­so­tros, co­mo in­di­vi­duos y co­mo nues­tras so­cie­da­des, tar­de o tem­prano se­rá ol­vi­da­do.

¿No te­me que sus te­sis sean uti­li­za­das po­lí­ti­ca­men­te por aque­llos a quie­nes les con­vie­ne el ol­vi­do?

¿Una au­to­cen­su­ra en el nom­bre de la jus­ti­cia y que la ver­dad se va­ya al dia­blo? No, gra­cias.

ol­vi­do pue­de ser­vir a fi­nes ig­no­mi­nio­sos. Es­te ha si­do el ca­so en Chi­le”, di­ce Rieff.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.