Ho­rror y tec­no­lo­gía en Ne­fan­do, de Mó­ni­ca Oje­da

La Tercera - - PORTADA - Por Ed­mun­do Paz Sol­dán

Por ca­da au­tor in­clui­do en la re­cien­te lis­ta de Bo­go­tá39 (de­di­ca­da a los es­cri­to­res me­no­res de 40 años más re­pre­sen­ta­ti­vos de Amé­ri­ca La­ti­na), se pue­de pen­sar en otro no in­clui­do pe­ro per­fec­ta­men­te me­re­ce­dor de ello: así de ca­pri­cho­sas y ar­bi­tra­rias son es­tas co­sas. Más que ce­le­brar o in­dig­nar­se, en­ton­ces, es me­jor en­ten­der la se­lec­ción co­mo un apor­te al de­ba­te y su­mer­gir­se en las obras de es­tos au­to­res. Mi pri­mer des­cu­bri­mien­to es Ne­fan­do (Can­da­ya, 2016), de la ecua­to­ria­na Mó­ni­ca Oje­da (1988), una po­ten­te y per­tur­ba­do­ra ex­plo­ra­ción del cru­ce en­tre ho­rror y tec­no­lo­gía, de los lí­mi­tes di­fu­sos en­tre ero­tis­mo y por­no­gra­fía, de la se­xua­li­dad in­fan­til y lo que se pue­de re­pre­sen­tar o no con la es­cri­tu­ra, y de las for­mas ex­tra­ñas que tie­nen los in­di­vi­duos de li­diar con los trau­mas.

El fan­tas­ma tu­te­lar de Ne­fan­do es –lo ha vis­to bien Jor­ge Ca­rrión-Ro­ber­to Bo­la­ño: la es­truc­tu­ra de tes­ti­mo­nios y en­tre­vis­tas, los di­bu­jos del fi­nal, in­clu­so la úl­ti­ma fra­se –“¿Hay pa­la­bras pa­ra to­do el si­len­cio que ven­drá?”--, re­mi­ten a Los de­tec­ti­ves sal­va­jes. Pe­ro las preo­cu­pa­cio­nes de Oje­da son otras: lo que les in­tere­sa a sus per­so­na­jes --seis jó­ve­nes que com­par­ten un pi­so en Bar­ce­lo­na-- es el de­seo de re­pre­sen­tar, a tra­vés del ar­te y la tec­no­lo­gía, los fan­tas­mas más sór­di­dos de su in­fan­cia y su pre­sen­te. Ne­fan­do pue­de ser a ra­tos al­go re­tó­ri­ca en la na­rra­ción de esas bús­que­das, pe­ro lue­go es ca­paz de mos­trar­nos su más os­cu­ro y vio­len­to co­ra­zón en es­ce­nas in­có­mo­das, tan te­rri­bles co­mo ad­mi­ra­bles.

El des­tino de los tres her­ma­nos Te­rán es el más com­ple­jo: abu­sa­dos por sus pa­dres cuan­do ni­ños, de­ci­den crear un vi­deo­jue­go prohi­bi­do lla­ma­do Ne­fan­do que di­ce al­go de esa ex­pe­rien­cia que los mar­ca, y lo alo­jan en la Deep Web; des­pués de to­do, co­mo di­ce el Cu­co –com­pa­ñe­ro de pi­so, di­se­ña­dor de vi­deo­jue­gos--, “¿pa­ra qué ser­vía la tec­no­lo­gía si no era pa­ra na­rrar nues­tros ho­rro­res?” In­ter­net, aquí, no es el es­pa­cio utó­pi­co de li­ber­tad con el que so­ña­ron sus crea­do­res, sino una ré­pli­ca de las per­ver­sio­nes mo­ra­les que se en­cuen­tran en el mun­do.

Los Te­rán han de­ci­di­do ha­cer fren­te a su trau­ma no des­de la pers­pec­ti­va más tra­di­cio­nal de víc­ti­mas, sino, en una de las ju­ga­das más ra­di­ca­les de la no­ve­la, unién­do­se en­tre ellos –se in­sis­te mu­cho en que uno no pue­de di­sa­so­ciar­se del otro—, ha­blan­do del te­ma co­mo si fue­ra nor­mal y ha­cien­do co­mo que no ha pa­sa­do gran co­sa. La exis­ten­cia del vi­deo­jue­go prue­ba que ha pa­sa­do mu­cho, al igual que los re­cuer­dos: “Veo los se­nos chi­cos de [mi her­ma­na] Ce­ci­lia re­bo­tan­do… A pa­pá le gus­ta­ba más an­tes, pe­ro cre­ci­mos… Mi ma­dre nos mi­ró siem­pre des­de una es­qui­na fi­lo­sa. Sa­bía lo que pa­pá nos ha­cía”. Mó­ni­ca Oje­da su­gie­re que no hay for­mas fá­ci­les de en­fren­tar­se al abu­so se­xual, y que no to­das esas for­mas son in­te­li­gi­bles pa­ra los de­más.

La se­xua­li­dad in­fan­til es­tá tam­bién pre­sen­te en una com­pa­ñe­ra de pi­so, la me­xi­ca­na Ki­ki Or­te­ga, que es­tá es­cri­bien­do una no­ve­li­ta eró­ti­co-por­no­grá­fi­ca y ex­plo­ran­do un te­ma ta­bú com­ple­men­ta­rio al que apa­re­ce a tra­vés de los Te­rán: la po­li­for­me se­xua­li­dad de los ni­ños, la ma­ne­ra na­tu­ral con que asu­men sus de­seos no inocen­tes. Pe­se a que se nie­guen a ver­se co­mo víc­ti­mas, los Te­rán son so­bre to­do ob­je­to de la fan­ta­sía de un adul­to; Eduar­do y Die­go, los per­so­na­jes preado­les­cen­tes de Ki­ki, son en cam­bio su­je­tos go­zo­sos y ac­ti­vos. Es­cri­bir so­bre es­tos te­mas per­mi­te re­fle­xio­nar so­bre lo que con­lle­va un pro­yec­to ra­di­cal de es­cri­tu­ra: “Lo re­vul­si­vo me­re­cía ser ar­ti­cu­la­do; al­guien de­bía en­su­ciar­se en el len­gua­je pa­ra que los de­más pu­die­ran ver­se”.

Ne­fan­do es una no­ve­la de ho­rror que tra­ta de la es­cri­tu­ra de una no­ve­la de ho­rror y sa­be que no hay ho­rror sin de­seo ni be­lle­za: “En lo in­nom­bra­ble hay im­pe­rios de luciérnagas”. Oje­da se aven­tu­ra a lo re­vul­si­vo y lo­gra ar­ti­cu­lar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.