Pla­yas de Val­pa­raí­so pier­den has­ta un me­tro por año

In­ves­ti­ga­ción de tres uni­ver­si­da­des re­ve­la el im­pac­to de los fe­nó­me­nos ex­tre­mos en pla­yas de Val­pa­raí­so y Vi­ña del Mar, en­tre ellos el pri­mer me­teot­su­na­mi de la zo­na cen­tral.

La Tercera - - PORTADA -

¿Có­mo mi­ti­gar el im­pac­to de las ma­re­ja­das en el bor­de cos­te­ro? ¿Le­van­tan­do mu­ros y re­for­zan­do cos­ta­ne­ras? Pa­ra Ca­ro­li­na Mar­tí­nez, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Geo­gra­fía de la U. Ca­tó­li­ca, no son las úni­cas al­ter­na­ti­vas. “Mu­chos de los paí­ses es­tán ha­cien­do re­tro­ce­der la in­fra­es­truc­tu­ra que se le­van­tó, pa­ra de­jar li­bre la pla­ya y de al­gu­na ma­ne­ra ha­cer que los pro­ce­sos na­tu­ra­les que de­ben ope­rar ahí, ten­gan la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar­se y de­vol­ver el pai­sa­je, y el fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo de la pla­ya”, ex­pli­ca.

Cuan­do hay aler­ta de ma­re­ja­das, Mar­tí­nez via­ja en­tre cua­tro a cin­co ve­ces al mes a Val­pa­raí­so y Vi­ña del Mar a es­tu­diar el im­pac­to del fe­nó­meno jun­to a un gru­po de ex­per­tos de di­ver­sas dis­ci­pli­nas, con los cua­les aca­ba de con­cluir un es­tu­dio en el que abor­dan las con­se­cuen­cias de es­te fe­nó­meno na­tu­ral.

La in­ves­ti­ga­ción de­no­mi­na­da “Ero­sión cos­te­ra en el Chi­le cen­tral: ¿Un nue­vo pe­li­gro?”, se pu­bli­có re­cien­te­men­te en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Ocean & Coas­tal Ma­na­ge­ment, y en la que se cons­ta­ta que has­ta 12 me­tros han re­tro­ce­di­do al­gu­nas pla­yas de am­bas co­mu­nas.

El tra­ba­jo ana­li­zó con fo­to­gra­fías aé­reas e imá­ge­nes sa­te­li­ta­les la si­tua­ción de las pla­yas de Re­ña­ca, Los Ma­ri­ne­ros, Las Sa­li­nas, y Ca­le­ta Por­ta­les. Es­ta úl­ti­ma es la más com­pli­ca­da de to­das, ya que ha per­di­do 12,6 me­tros de pla­ya en­tre 2004 y 2016, su con­di­ción es de ero­sión y su fra­gi­li­dad muy al­ta y su ta­sa de re­tro­ce­so es de 1,04 me­tros por año.

Las Sa­li­nas y Los Ma­ri­ne­ros se en­cuen­tran es­ta­bles pe­ro igual re­gis­tran pér­di­das en la cos­ta de 0,06 me­tros y 0,03 me­tros res­pec­ti­va­men­te, por lo que su fra­gi­li­dad es al­ta, ad­vier­te Mar­tí­nez. Re­ña­ca, si bien pre­sen­ta una ga­nan­cia de 12,6 me­tros de pla­ya, se de­be a que la ero­sión en uno de sus sec­to­res ha si­do com­pen­sa­da con la acu­mu­la­ción de are­na que se ge­ne­ra en otro de sus ex­tre­mos, a la sa­li­da del es­te­ro del mis­mo nom­bre.

“Es­tas pla­yas en par­ti­cu­lar hoy en día es­tán en una po­si­ción cri­ti­ca de cam­bio, por­que no só­lo es­tá la com­po­nen­te an­tró­pi­ca, sino que tam­bién es­tán afec­ta­dos por fe­nó­me­nos so­bre los que no te­ne­mos un co­no­ci­mien­to so­li­do que nos per­mi­tan sa­ber có­mo van a evo­lu­cio­nar en el tiem­po”, ex­pli­ca Mar­tí­nez. Por ello, agre­ga, las in­ter­ven­cio­nes que se ha­gan en es­ta cos­ta de­ben ser cui­da­do­sas, ya que po­drían ter­mi­nar ace­le­ran­do los pro­ce­sos ero­si­vos que ya se es­tán ve­ri­fi­can­do.

La in­ves­ti­ga­do­ra agre­ga que otros es­tu­dios pre­vios ya de­tec­ta­ron im­por­tan­tes pro­ce­sos de ero­sión, co­mo el que ocu­rre en la pla­ya La Bo­ca, en Con­cón, que en­tre 1945 y 2008, re­tro­ce­dió 35,57 me­tros.

Los me­teot­su­na­mis

¿Qué fe­nó­me­nos es­tán de­trás del re­tro­ce­so? Se­gún la in­ves­ti­ga­ción el fe­nó­meno de El Ni­ño es uno de ellos, ya que al pa­re­cer sus fa­ses cá­li­das es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con el au­men­to en la in­ten­si­dad y re­cu­rren­cia de gran­des tor­men­tas y co­mo ma­re­ja­das, que es­tán des­tru­yen­do, por ejem­plo, una bue­na par­te de la cos­ta de Aus­tra­lia y del gol­fo de Ca­li­for­nia. “Es­tos fe­nó­me­nos ha­ce 10 años que es­tán desa­rro­llán­do­se de ma­ne­ra tan in­ten­sa que son ca­pa­ces de des­truir im­por­tan­tes zo­nas cos­te­ras”, di­ce Mar­tí­nez.

Las gran­des tor­men­tas o ex­tre­mas se han in­cre­men­ta­do de cin­co a 20 even­tos por año en los úl­ti­mos 57 años, se­gún la in­ves­ti­ga­ción en la que ade­más par­ti­ci­pa­ron ex­per­tos de In­ge­nie­ría Hi­dráu­li­ca de la UC, de las uni­ver­si­da­des de Val­pa­raí­so y Pla­ya An­cha, y la fir­ma Ing­mat-Si­prol.

El hi­to que lle­vó a los in­ves­ti­ga­do­res a rea­li­zar el es­tu­dio fue “el 27F de las ma­re­ja­das”, que ocu­rrió el 8 de agos­to de 2015 en Val­pa­raí­so. De acuer­do a es­tos es­pe­cia­lis­tas, el even­to de­jó pér­di­das ma­te­ria­les por US$ 8 mi­llo­nes y eli­mi­nó 100.000 m3 de are­nas de tres pla­yas afec­ta­das en la cos­ta de la bahía de Val­pa­raí­so.

“Lo que pa­só en 2015, que nues­tros co­le­gas lo aso­cian a otros fe­nó­me­nos po­co co­no­ci­dos en el he­mis­fe­rio sur lla­ma­dos me­teot­su­na­mis, es una ra­re­za en es­tas re­gio­nes pe­ro que se ha do­cu­men­ta­do bas­tan­te bien en el he­mis­fe­rio nor­te”, se­ña­la Mar­tí­nez.

Ma­nuel Con­tre­ras in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios Avan­za­dos, U. de Pla­ya An­cha, ex­pli­ca que el 8 de agos­to de 2015 se de­tec­tó el pri­mer tsu­na­mi de ori­gen me­teo­ro­ló­gi­co con­fir­ma­do pa­ra Chi­le cen­tral, ya que hay otros iden­ti­fi­ca­dos en el sur. “Un tsu­na­mi de ori­gen me­teo­ro­ló­gi­co o me­teot­su­na­mi con­sis­te en una per­tur­ba­ción en la at­mós­fe­ra que es ca­paz de per­tur­bar la columna de agua”, di­ce.

Es­te es un con­cep­to nue­vo en la cien­cia que no tie­ne más de 15 años, agre­ga. Has­ta aho­ra se han iden­ti­fi­ca­do más 35 me­teot­su­na­mis en to­do el mun­do y no son lo mis­mo que las ma­re­ja­das, sino que se dan en for­ma si­mul­tá­nea a és­tas.

Acan­ti­la­do de ca­si 3 me­tros en la pla­ya Por­ta­les, Val­pa­raí­so, tras las ma­re­ja­das del 26 de ju­nio pa­sa­do.

Es­ca­le­ras que co­nec­tan a la pla­ya en ca­le­ta Por­ta­les, en ju­nio pa­sa­do.

Pla­ya de Re­ña­ca, el 27 de ju­nio, ero­sio­na­da en 10 me­tros tras ma­re­ja­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.