Ver don­de no hay

La Tercera - - DEPORTES - Por Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo

Do­min­go en la ma­ña­na. Fe­liz, echa­do en la ca­ma vien­do se­ries de 110 va­llas y 400 pla­nos de los Mun­dia­les de atle­tis­mo en Lon­dres. De re­pen­te co­mien­za a in­fla­mar­se el what­sa­sapp: “Gue­de se vol­vió lo­co, va a ju­gar sin de­lan­te­ros con­tra O’Hig­gins”. Ac­to se­gui­do, una fo­to de la pla­ni­lla ofi­cial. Efec­ti­va­men­te, no ha­bía de­lan­te­ros en la ali­nea­ción. Las redes sociales ex­plo­tan, se ha­bla de un “nue­vo in­ven­to de Gue­de”, re­mi­tién­do­se a unos cuan­tos ex­pe­ri­men­tos fa­lli­dos en el tor­neo an­te­rior. Al ver la for­ma- ción, re­cor­dé el equi­po que le pa­ró Or­lan­do Ara­ve­na a Ar­gen­ti­na en la Co­pa América en 1989: cua­tro de­fen­sas y seis vo­lan­tes. Con Juan Co­va­rru­bias y Jai­me Ve­ra co­mo su­pues­tos de­lan­te­ros. Chi­le no pa­teó al ar­co has­ta que en­tró Juan Car­los Le­te­lier. Pe­ro ésa era una for­ma­ción ul­tra­de­fen­si­va pen­sa­da pa­ra son­sa­car­le el 0-0 a los ar­gen­ti­nos, en­ton­ces cam­peo­nes mun­dia­les, de cual­quier ma­ne­ra (igual ga­nó Ar­gen­ti­na 1-0).

No te­nía sen­ti­do. Gue­de po­drá ser mu­chas co­sas, y otras más, pe­ro no es un en­tre­na­dor que va­ya a sa­car un em­pa­te a Ran­ca­gua col­gán­do­se del tra­ve­sa­ño, más co­mo vie­ne O’Hig­gins y con el de­ta­lle de que la U ha­bía ga­na­do el vier­nes.

La ver­dad era más sim­ple: Co­lo Co­lo no te­nía de­lan­te­ros. Vilches, le­sio­na­do; Sa­las, frac­tu­ra­do de la na­riz; Mo­ra­les, en la sub 20 y fue­ra del plan­tel; Pa­re­des, can­sa­do y con­trac­tu­ra­do, y Ri­ve­ro, en con­flic­to con los di­ri­gen­tes. Pu­do me­ter a Pa­re­des des­de el ini­cio, pe­ro el go­lea­dor ve­nía muy ba­lea­do del par­ti­do con La Se­re­na. Cuan­do lo pu­so en los úl­ti­mos mi­nu­tos, se no­tó len­to, sin chis­pa, tor­pe con el ba­lón. A los 37 años, des­pués del in­ten­so par­ti­do del miér­co­les, es ob­vio que Pa­re­des no es­tá pa­ra ju­gar dos par­ti­dos a la se­ma­na.

¿Qué ha­cer en­ton­ces? ¿Su­bir un ju­ve­nil y man­dar­lo a los leo­nes? Las op­cio­nes eran po­cas y op­tó por reor­de­nar­se con lo que te­nía. Y de ellos nin­guno era de­lan­te­ro ne­to: Val­di­via que­dó bien cer­ca del área, Val­dés, li­bre, con po­cas obli­ga­cio­nes de mar­ca y al fin pu­so a Cam­pos en su pues­to na­tu­ral, ca­rri­le­ro por la de­re­cha. El ren­di­mien­to del ex Pa­les­tino fue muy bueno.

El par­ti­do fue ra­ro, Co­lo Co­lo no ge­ne­ró de­ma­sia­das oca­sio­nes de gol con­tra un ri­val que es una lá­gri­ma, pe­ro lo ga­nó bien y su­po sa­car ade­lan­te una co­yun­tu­ra di­fí­cil. Val­di­via mos­tró to­do lo que es: sa­ca co­ne­jos del som­bre­ro y arries­ga ex­pul­sio­nes me­tien­do ma­no­ta­zos. No lo va­mos a cam­biar a es­ta al­tu­ra.

A to­do es­to, es in­creí­ble que los ju­ga­do­res de O’Hig­gins se equi­vo­quen en el lar­go de los ta­po­nes en su pro­pio es­ta­dio. An­du­vie­ron a los po­rra­zos to­do el par­ti­do.

El otro­sí son Pa­re­des y Ri­ve­ro. Es­tá cla­ro que a Efraín tie­nen que lle­var­lo con cui­da­do, por­que la edad pe­sa, y el uru­gua­yo no quie­re ju­gar más en Co­lo Co­lo. Lo del do­min­go fue ex­cep­cio­nal, el mis­mo Gue­de sa­be que no lo pue­de ocu­par to­das las se­ma­nas. ¿Vol­ve­rá Iván Mo­ra­les? ¿Da­rá el tono Sa­las? Al­go ten­drá que in­ven­tar, por­que el li­bro de pa­ses se ce­rró el jue­ves pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.