LAS CON­TRA­DIC­CIO­NES DEL FREN­TE AM­PLIO PA­RE­CEN CON­VER­GER EN EL DIS­TRI­TO 10. PUE­DE HA­BER ACUER­DO, PE­RO LAS DI­VER­GEN­CIAS CO­MIEN­ZAN A DESPUNTAR EN EL BLO­QUE.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Er­nes­to Águi­la Ana­lis­ta po­lí­ti­co Ale­jan­dro Ti­ra­chi­ni

Al le­van­tar su can­di­da­tu­ra a dipu­tado por el dis­tri­to 10, el ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Al­ber­to Ma­yol ha lan­za­do un ór­da­go al nú­cleo he­ge­mó­ni­co del Fren­te Am­plio (FA). Aun­que ha ar­gu­men­ta­do su op­ción a par­tir de cues­tio­nes prác­ti­cas –“vi­vo y tra­ba­jo allí”-, lo cier­to es que im­pli­ca un desafío al li­de­raz­go de Giorgio Jack­son (RD) y, de ma­ne­ra más in­di­rec­ta, al de Fran­cis­co Fi­gue­roa de Iz­quier­da Au­tó­no­ma (IA).

Las pro­yec­cio­nes elec­to­ra­les in­di­can que el FA ob­ten­dría, con se­gu­ri­dad, un dipu­tado por ese dis­tri­to y, con un po­co de for­tu­na y tra­ba­jo, qui­zás dos. La irrup­ción de Ma­yol ten­dría el efec­to de au­men­tar la pro­ba­bi­li­dad de dos par­la­men­ta­rios del FA (de­jan­do eso sí en el ca­mino a Fi­gue­roa, un di­ri­gen­te em­ble­má­ti­co y es­pe­cial­men­te for­ma­do), con el con­di­men­to adi­cio­nal de que po­dría su­pe­rar a Jack­son en vo­ta­ción, lo que ten­dría un im­por­tan­te sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co. Por otra par­te, si el FA so­lo eli­gie­ra un par­la­men­ta­rio, po­dría tam­bién de­jar sin su es­ca­ño a Jack­son. A su vez, im­pe­dir que Ma­yol com­pi­ta por ese dis­tri­to tie­ne cos­tos im­por­tan­tes de ima­gen pa­ra el FA (la nue­va po­lí­ti­ca se co­men­za­ría a pa­re­cer mu­cho a la vie­ja po­lí­ti­ca), cons­ti­tui­ría una suer­te de ve­to a un ex­pre­si­den­cia­ble y se re­pon­dría la ima­gen de “so­bre­pro­te­gi­do” del dipu­tado Jack­son (en la elec­ción pa­sa­da se omi­tió la NM, aho­ra “ba­ja­rían” por se­cre­ta­ría a Ma­yol). Di­fí­cil de­ci­sión le aguar­da al FA.

Pe­ro, más allá de es­tas con­si­de­ra­cio­nes elec­to­ra­les y de po­der, ¿qué la­te más de fon­do en es­ta dispu­ta? Aun­que las po­si­cio­nes es­tán to­da­vía lar­va­das se ob­ser­va una ten­sión en­tre la re­cons­truc­ción de un “po­lo de iz­quier­da” más clá­si­co (Ma­yol) y una con­cep­ción po­lí­ti­ca “ciu­da­da­nis­ta”, con én­fa­sis en de­man­das pos­ma­te­ria­les y de “es­ti­los de vi­da” (Sán­chez). En tér­mi­nos so­cia­les, flo­ta so­bre el FA, y de la iz­quier­da en ge­ne­ral, la ten­sión en­tre re­pre­sen­tar lo po­pu­lar ex­clui­do de la mo­der­ni­za­ción ca­pi­ta­lis­ta o a unas nue­vas ca­pas me­dias “apo­ca­líp­ti­cas” pe­ro cu­ya de­man­da es, fi­nal­men­te, por in­te­gra­ción. En una ter­ce­ra po­si­ción se ubi­ca­ría el so­ció­lo­go Car­los Ruiz (IA), quien en re­cien­te en­tre­vis­ta cri­ti­có cier­ta nos­tal­gia de vie­ja iz­quier­da en Ma­yol (mu­cho “pon­cho y pe­ña” y po­ca com­pren­sión de la nue­va es­truc­tu­ra so­cial chi­le­na), pe­ro tam­bién lo que se­ría una an­sie­dad elec­to­ra­lis­ta y un pro­gra­ma que ha­bría re­ba­ja­do mu­cho sus ex­pec­ta­ti­vas trans­for­ma­do­ras, en el eje Jack­son-Bo­ric. Re­sue­na ahí una idea re­fun­da­cio­nal de la iz­quier­da de lar­go alien­to. En un pla­zo no tan le­jano, las dis­yun­ti­vas es­tra­té­gi­cas del FA se ten­sio­na­rán en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da vuel­ta, an­te una even­tual dispu­ta en­tre Pi­ñe­ra y Gui­llier.

Hoy las con­tra­dic­cio­nes del FA pa­re­cen con­ver­ger en el dis­tri­to 10. Pue­de ha­ber un acuer­do y evi­tar­se la con­fron­ta­ción es­ta vez. Pe­ro las di­ver­gen­cias de pro­yec­tos y las lu­chas por la he­ge­mo­nía co­mien­zan a despuntar en el FA y és­tas con­tie­nen un im­por­tan­te po­ten­cial dis­rup­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.