Ma­ne­jo de re­cur­sos en las Fuer­zas Armadas

Los ca­sos co­no­ci­dos en el Ejér­ci­to y en Ca­ra­bi­ne­ros son elo­cuen­tes en cuan­to a la ne­ce­si­dad de re­for­zar los con­tro­les in­ter­nos.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Dis­tin­tos he­chos irre­gu­la­res que se han co­no­ci­do re­cien­te­men­te han da­ña­do la ima­gen de nues­tras Fuer­zas Armadas, lo que ha de­te­rio­ra­do la con­fian­za ha­cia di­chas ins­ti­tu­cio­nes. Una de las ra­mas que es­tá aho­ra ba­jo cues­tio­na­mien­to es el Ejér­ci­to -por manejos po­co trans­pa­ren­tes de cier­tos fon­dos-, lo que se su­ma al es­cán­da­lo que ha sa­cu­di­do a Ca­ra­bi­ne­ros por el ma­li­cio­so uso de fon­dos re­ser­va­dos -que ha mo­ti­va­do el pro­ce­sa­mien­to de ofi­cia­les ac­ti­vos y en re­ser­va-, y cu­yo mon­to de de­frau­da­ción al­can­za­ría a más de $ 25 mil mi­llo­nes, se­gún ha po­di­do es­ta­ble­cer el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. To­dos es­tos ca­sos dis­tan de cons­ti­tuir una cri­sis, pe­ro dan cuen­ta de fa­llas en los con­tro­les in­ter­nos que, de no ser co­rre­gi­dos con pron­ti­tud, pue­den ge­ne­rar da­ños per­ma­nen­tes.

El Ejér­ci­to ya ha­bía si­do gol­pea­do a raíz de una de­frau­da­ción re­la­cio­na­da con fon­dos pro­ve­nien­tes de la ley re­ser­va­da del co­bre, la que se­gún ha po­di­do es­ta­ble­cer el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co al­can­za­ría los $ 5.700 mi­llo­nes. A raíz de es­ta in­ves­ti­ga­ción sur­gie­ron an­te­ce­den­tes que abrie­ron otras aris­tas; en par­ti­cu­lar, la Con­tra­lo­ría ha cues­tio­na­do los pa­gos que el Ejér­ci­to reali­zó en 2014 -con car­go a fon­dos de la ley re­ser­va­da- a cua­tro pro­vee­do­res, por tra­tar­se de ope­ra­cio­nes que a jui­cio del en­te con­tra­lor no apa­re­cían bien res­pal­da­das. En to­tal, los mon­tos cues­tio­na­dos al­can­zan los US$ 12 mi­llo­nes, y los an­te­ce­den­tes del ca­so ya fue­ron de­ri­va­dos al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra que se in­da­gue un po­si­ble de­li­to. El Ejér­ci­to ha se­ña­la­do que to­dos los an­te­ce­den­tes re­que­ri­dos por Con­tra­lo­ría han si­do en­tre­ga­dos, por lo que el ca­so a su en­ten­der es­tá acla­ra­do, sin per­jui­cio de lo cual abrió dos su­ma­rios pa­ra es­ta­ble­cer po­si­bles fa­llas en los sis­te­mas de con­trol.

Tam­po­co ha re­sul­ta­do afor­tu­na­do el an­te­ce­den­te -re­ve­la­do por es­te me­dio- en cuan­to a que nu­me­ro­sos fun­cio­na­rios que pres­ta­ron ser­vi­cios a las dis­tin­tas ra­mas de las Fuer­zas Armadas –Ejér­ci­to, Ar­ma­da y Fuer­za Aé­rea- re­ci­ben por par­te de Ca­pre­de­na has­ta tres pen­sio­nes si­mul­tá­neas -que com­bi­na­da­men­te su­man más de $ 6 mi­llo­nes men­sua­les por be­ne­fi­cia­rio-, una si­tua­ción que si bien no cae den­tro de un ma­ne­jo irre­gu­lar de fon­dos, da cuen­ta de un cri­te­rio dis­cu­ti­ble pa­ra efec­tos de asig­nar be­ne­fi­cios pre­vi­sio­na­les, es­ta­ble­cien­do pri­vi­le­gios que no guar­dan re­la­ción con la ca­rre­ra mi­li­tar mis­ma.

Las fa­llas en los con­tro­les in­ter­nos que han de­ve­ni­do en si­tua­cio­nes irre­gu­la­res oca­sio­nan gra­ves da­ños al pres­ti­gio de las ins­ti­tu­cio­nes. Ello es evi­den­te al ob­ser­var que en la úl­ti­ma en­cues­ta CEP (abril­ma­yo 2017), el 38% es­ti­ma que la co­rrup­ción es­tá ex­ten­di­da en las Fuer­zas Armadas, con­tra el 24% que opi­na­ba así en el es­tu­dio an­te­rior (en el ca­so de Ca­ra­bi­ne­ros, sube del 33 a 46%); asi­mis­mo, la con­fian­za en los ins­ti­tu­tos ar­ma­dos ca­yó del 48 al 40%, mien­tras que en Ca­ra­bi­ne­ros la ba­ja fue mu­cho más pro­nun­cia­da. Por ello re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble que es­tos ca­sos se des­pe­jen a la bre­ve­dad y en pa­ra­le­lo se adop­ten nue­vos res­guar­dos y au­di­to­rías in­de­pen­dien­tes. Sin em­bar­go, ello no de­be lle­var a con­fun­dir los diag­nós­ti­cos. Así, la ley re­ser­va­da del co­bre no es el ori­gen de los pro­ble­mas de­tec­ta­dos, co­mo tam­po­co la exis­ten­cia de un sis­te­ma pre­vi­sio­nal par­ti­cu­lar pa­ra las Fuer­zas Armadas, sino con­tro­les in­su­fi­cien­tes y cri­te­rios des­afor­tu­na­dos.

Efi­ca­cia de las nue­vas san­cio­nes a Co­rea del Nor­te

Aun­que la ONU con el apo­yo de Chi­na apli­có nue­vas san­cio­nes eco­nó­mi­cas a Nor­co­rea a fin de que el ré­gi­men de Kim Jong-un re­to­me las ne­go­cia­cio­nes que lle­van pa­ra­li­za­das va­rios años, las po­si­bi­li­da­des de que és­tas efec­ti­va­men­te pre­sio­nen al ré­gi­men pa­ra de­te­ner los en­sa­yos nu­clea­res son es­ca­sas.

Was­hing­ton Post. EE.UU. | 07.08.2017

Pe­ro pa­sar de la alar­ma a la ac­ción efec­ti­va ha si­do du­ran­te mu­cho tiem­po la par­te di­fí­cil y no se vuel­ve más fá­cil. Ca­da op­ción mi­li­tar co­rre el ries­go de des­en­ca­de­nar una gue­rra de­vas­ta­do­ra. El cam­bio de ré­gi­men, que se­ría el me­jor re­sul­ta­do pa­ra el pue­blo nor­co­reano, no pa­re­ce in­mi­nen­te. Lo que que­da es una mez­cla de per­sua­sión, ne­go­cia­ción y coer­ción.

Bal­ti­mo­re Sun. EE.UU. | 07.08.2017

Las san­cio­nes afec­ta­rán, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te van a de­te­ner las am­bi­cio­nes nu­clea­res de Co­rea del Nor­te. ¿Sue­na fa­mi­liar? De­be­ría. Hay una ra­zón por la que ais­lar a Co­rea del Nor­te ha si­do una po­lí­ti­ca de lar­ga da­ta; aun­que ca­si siem­pre in­efi­caz, es sim­ple­men­te la úni­ca op­ción ra­zo­na­ble dis­po­ni­ble.

Fox News. Fred Fleitz, EE.UU. | 07.08.2017

Aun­que son im­por­tan­tes las nue­vas san­cio­nes, ten­drán po­co o nu­lo efec­to a me­nos que Chi­na las cum­pla ple­na­men­te y co­mien­ce a desem­pe­ñar un pa­pel más ac­ti­vo en pre­sio­nar a Pyong­yang pa­ra que ce­se sus programas y com­por­ta­mien­to be­li­ge­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.