De Puer­to Montt a la Ro­ja

Ta­ma­ra Mansilla de­jó el sur pa­ra ha­cer reali­dad su sue­ño de ju­gar en la U. Con 14 años ya es­tá en la Sub 17. Ju­ga­do­ra há­bil, es­pe­ra ac­tuar en Europa y emu­lar a sus gran­des re­fe­ren­tes: Vidal y Val­di­via.

La Tercera - - DEPORTES - Eduar­do Or­tiz

Fue ha­ce sie­te años cuan­do Ta­ma­ra Mansilla, de­lan­te­ra del com­bi­na­do de In­de­pen­den­cia en la Co­pa Enel 2017, tu­vo su pri­mer en­cuen­tro con el fút­bol. Un día de 2010 le di­jo a sus pa­dres que lo de ella era la pe­lo­ti­ta y, por eso, que­ría in­gre­sar a la es­cue­la que Co­lo Co­lo man­te­nía en Puer­to Montt, su ciu­dad.

En esas can­chas vis­tien­do la ca­mi­se­ta del Ca­ci­que, y mien­tras la ma­yo­ría de sus ami­gas ju­ga­ba con mu­ñe­cas y fan­ta­sea­ban con prin­ce­sas y cas­ti­llos, ella co­men­za­ba a fra­guar un sue­ño que sa­bía no se­ría fá­cil, con­ver­tir­se en fut­bo­lis­ta y emu­lar en es­te de­por­te lo rea­li­za­do por sus gran­des ído­los: Ar­tu­ro Vidal y Jor­ge Val­di­via.

En­tre­nó sin im­por­tar la llu­via o el frío de su na­tal Puer­to Montt. A los 11 años pa­só al Club De­por­ti­vo y Re­crea­ti­vo Puer­to Va­ras, don­de ju­gó en el cam­peo­na­to pro­fe­sio­nal de la ANFP. Pe­ro que­ría más.

Con­ti­nuó tra­ba­jan­do es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad que sa­bía en al­gún mo­men­to lle­ga­ría, pues ta­len­to y de­di­ca­ción le so­bra­ban. Has­ta que la chan­ce lle­gó des­de San­tia­go.

“Em­pe­cé a ju­gar a los 7 años en Puer­to Montt, en la fi­lial de Co­lo Co­lo. Un día me lla­ma­ron de Uni­ver­si­dad de Chi­le, me vi­ne a pro­bar y que­dé”, re­cuer­da la vo­lan­te de los azu­les y tam­bién ar­ti­lle­ra de In­de­pen­den­cia en la Co­pa Enel.

Pe­ro pa­ra per­se­guir su sue­ño, la fa­mi­lia de la Pe­ca, co­mo la co­no­cen sus ami­gos y com­pa­ñe­ras de equi­po, de­bía to­mar una de­ci­sión tan im­por­tan­te co­mo du­ra, de­jar la tranquilidad puer­to­mon­ti­na pa­ra tras­la­dar­se a la vo­rá­gi­ne de San­tia­go, pues Ta­ma­ra de­bía en­tre­nar con la U en la ca­pi­tal.

La de­ci­sión no era fá­cil, pe­ro tras va­rias con­ver­sa­cio­nes la fa­mi­lia de Ta­ma­ra ac­ce­dió. No po­dían ser ellos quie­nes le cor­ta­ran la ilu­sión a la Pe­ca.

“Mi ma­má se vino a vi­vir acá con­mi­go, mi pa­pá se que­dó en el sur y vie­ne los fi­nes de se­ma­na a ver­nos”, ex­pli­ca Ta­ma­ra, quien re­co­no­ce que la de­ter­mi­na­ción fa­mi­liar se dio “pa­ra que pue­da cum­plir el sue­ño de ju­gar fút­bol” y que “fue una de­ci­sión que cos­tó mu­cho to­mar­la”.

Es que el tras­la­do a San­tia­go fue un cam­bio ra­di­cal en la vi­da de es­ta fa­mi­lia y no só­lo por la le­ja­nía del pa­dre, sino por­que la de­lan­te­ra del re­pre­sen­ta­ti­vo de In­de­pen­den­cia re­co­no­ce que su ma­má “es­tá abu­rri­da en San­tia­go por el trá­fi­co, por­que cuan­do me acom­pa­ña a en­tre­nar nos va­mos en me­tro y és­te siem­pre es­tá lleno”.

“Sé que es­tán ha­cien­do un gran es­fuer­zo, por lo que ten­go que cum­plir­les en el fút­bol y en los es­tu­dios”, co­men­ta la ju­ga­do­ra de 14 años.

Ves­ti­da de Ro­jo

Los sa­cri­fi­cios de Ta­ma­ra y su fa­mi­lia po­co a po­co han co­men­za­do a ver­se re­com­pen­sa­dos. Ya sea por­que su buen pie le ha per­mi­ti­do trans­for­mar­se en una de las bue­nas fi­gu­ras de la Sub 15 y Sub 17 de Uni­ver­si­dad de Chi­le, sino por­que ese ta­len­to la lle­vó a ser no­mi­na­da a la se­lec­ción chi­le­na Sub 17.

“Cuan­do me lla­ma­ron, no lo po­día creer, es un sue­ño he­cho reali­dad. Es al­go ca­si inex­pli­ca­ble, al­go que tam­bién me obli­ga a se­guir ade­lan­te, a po­ner­le el do­ble de es­fuer­zo pa­ra su­bir mi ni­vel y así po­der es­tar en la nó­mi­na del Sud­ame­ri­cano de 2018, que es mi gran me­ta”, ex­pli­ca la ju­ga­do­ra.

Pe­ro Ta­ma­ra no só­lo as­pi­ra a triun­far en las se­ries me­no­res de Chi­le y su club. Tam­bién quie­re emu­lar lo rea­li­za­do por la ar­que­ra na­cio­nal Ch­ris­tia­ne End­ler, quien de­jó el Va­len­cia de Es­pa­ña pa­ra re­ca­lar en el Pa­ris Saint-Ger­main de Fran­cia, trans­for­mán­do­se en el tras­pa­so fe­me­nino más ca­ro en la his­to­ria del fút­bol fe­me­nino es­pa­ñol, mer­ced a los 30 mil eu­ros que pa­ga­ron los ga­los por su car­ta.

“Vi­vir del fút­bol es com­pli­ca­do en Chi­le. Acá a las ju­ga­do­ras no se les pa­ga mu­cho, por eso me gus­ta­ría ju­gar en el ex­tran­je­ro”, co­men­ta la vo­lan­te de sa­li­da de los azu­les.

Por su pri­mer via­je

Ta­ma­ra Mansilla de­be com­pa­ti­bi­li­zar sus en­tre­na­mien­tos en Uni­ver­si­dad de Chi­le y la Se­lec­ción con los tra­ba­jos que rea­li­za Miguel Pin­to, en­tre­na­dor del re­pre­sen­ta­ti­vo de In­de­pen­den­cia en la Co­pa Enel 2017. Una car­ga fí­si­ca que es­ta pe­que­ña y ha­bi­li­do­sa ju­ga­do­ra rea­li­za fe­liz.

Es que Mansilla só­lo pien­sa en man­te­ner la he­ge­mo­nía mos­tra­da por la co­mu­na en el cer­ta­men en los úl­ti­mos años, lo­gran­do un iné­di­to te­tra­cam­peo­na­to.

“Que­re­mos se­guir ha­cien­do his­to­ria, re­pe­tir lo que han he­chos otros equi­pos de In­de­pen­den­cia y lo­grar el cuar­to tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo pa­ra la co­mu­na. Te­ne­mos ex­ce­len­tes ju­ga­do­ras co­mo pa­ra ilu­sio­nar­nos, se­lec­cio­na­das na­cio­na­les Sub 17 co­mo Mi­che­lle Oli­va­res, Ma­ría Fer­nan­da Va­ras, Mar­ti­na Yé­ve­nes y yo”, ex­pli­ca.

Y en el arran­que del tor­neo de baby fút­bol más im­por­tan­te del país no han de­frau­da­do, pues si bien en su úl­ti­mo par­ti­do de la fa­se de gru­pos del tor­neo ca­ye­ron 4-3 an­te Qui­li­cu­ra, los triun­fos an­te Til Til (44-0) y Lam­pa (18-0) le per­mi­tie­ron me­ter­se en los oc­ta­vos de fi­nal de la edición 2017 de la Co­pa Enel.

“Te­ne­mos un gran equi­po y só­lo pen­sa­mos en el tí­tu­lo”, ase­gu­ra la vo­lan­te, quien es­pe­ra con­quis­tar el tí­tu­lo tan­to por el ho­nor de­por­ti­vo, co­mo por el via­je a Ita­lia que se ha­rán acree­do­res los cam­peo­nes.

“Nun­ca he sa­li­do del país y se­ría ma­ra­vi­llo­so que la pri­me­ra vez que pue­da ha­cer­lo sea por es­ta co­pa. Ju­gar acá ha si­do una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa”, co­men­ta.

Por aho­ra, la Pe­ca con­ti­nua­rá ju­gan­do en Uni­ver­si­dad de Chi­le, la Se­lec­ción e In­de­pen­den­cia, so­ñan­do con la glo­ria, los tí­tu­los y po­der acer­car­se a lo he­cho por Vidal y Val­di­via, sus gran­des re­fe­ren­tes en una dis­ci­pli­na que si­gue des­de pe­que­ña. Al pri­me­ro lo ad­mi­ra “por la ga­rra” y al Ma­go,” por el ta­len­to”.b

► Ta­ma­ra Mansilla, con los co­lo­res de In­de­pen­den­cia, su equi­po en la Co­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.