LOS PE­RIO­DIS­TAS SO­MOS LOS PRIMEROS EN ACU­SAR LA AU­SEN­CIA DE UN DE­BA­TE DE IDEAS, PE­RO DE­BE­MOS PRE­GUN­TAR­NOS QUÉ ES­TA­MOS HA­CIEN­DO PA­RA PROMOVERLO.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Juan Ignacio Bri­to Periodista Fran­cis­co Mo­reno Coor­di­na­dor le­gis­la­ti­vo Cla­pes UC

De­cía Ches­ter­ton que su éxi­to se ba­sa­ba en es­cu­char los consejos de los me­jo­res pe­rio­dis­tas y ha­cer exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Al­go pa­re­ci­do po­dría re­co­men­dár­se­les hoy a los es­tu­dian­tes de pe­rio­dis­mo: mi­ren los pro­gra­mas de de­ba­te po­lí­ti­co que trans­mi­te la te­le­vi­sión y, cuan­do sean pro­fe­sio­na­les, ha­gan jus­to al re­vés de lo que ven. O sea: pre­gun­ten sin ser­mo­near; de­jen ha­blar sin in­te­rrum­pir; es­cu­chen más a sus in­vi­ta­dos y me­nos a sí mis­mos; ar­gu­men­ten des­de el sen­ti­do co­mún, no des­de la su­pe­rio­ri­dad mo­ral; ha­gan pre­gun­tas que re­pre­sen­ten el in­te­rés del pú­bli­co sin per­se­guir su lu­ci­mien­to per­so­nal; sean in­qui­si­ti­vos, no agre­si­vos; ma­ne­jen la in­for­ma­ción, no la emo­ción ni el efec­tis­mo; en­tre­guen da­tos, no opi­nio­nes; sean bre­ves.

La so­cie­dad ne­ce­si­ta pe­rio­dis­tas que fis­ca­li­cen a las au­to­ri­da­des, que fa­ci­li­ten el in­ter­cam­bio de ideas y pon­gan so­bre la me­sa in­for­ma­cio­nes y te­mas im­por­tan­tes. He­cho así, el pe­rio­dis­mo cons­ti­tu­ye un apor­te pa­ra ro­bus­te­cer la co­mu­ni­dad, aun­que a ve­ces ello su­pon­ga de­nun­ciar a quie­nes se pa­san de la ra­ya.

Hoy se echa de me­nos esa ac­ti­tud. En de­ma­sia­das oca­sio­nes los pe­rio­dis­tas se po­nen a la par de sus en­tre­vis­ta­dos, de­ba­ten con ellos e in­clu­so se to­man la li­ber­tad de juz­gar­los, in­cu­rrien­do en los mis­mos ex­ce­sos y desa­ti­nos que cri­ti­ca­mos a los po­lí­ti­cos. Lo que de­bía ser una con­ver­sa­ción o una en­tre­vis­ta ilu­mi­na­do­ra se con­vier­te en un diá­lo­go de sor­dos don­de se im­po­ne quien gri­ta más fuer­te.

El re­sul­ta­do es de­cep­cio­nan­te: en vez de ayu­dar a es­cla­re­cer po­si­cio­nes, es­te ti­po de pro­gra­mas con­tri­bu­ye a cris­par y po­la­ri­zar los áni­mos. El pe­rio­dis­mo agre­si­vo y egó­la­tra que abun­da en ellos tien­de a con­fir­mar la muy ex­ten­di­da creen­cia de que los miem­bros de la éli­te po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca ha­bi­tan en un país muy dis­tin­to al de la gen­te co­mún, acos­tum­bra­da a con­vi­vir sin dra­ma con fa­mi­lia­res, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y ami­gos de dis­tin­to signo po­lí­ti­co, ideo­ló­gi­co y re­li­gio­so.

Los pe­rio­dis­tas so­mos los primeros en acu­sar la au­sen­cia de un de­ba­te de ideas, pe­ro de­be­mos pre­gun­tar­nos con ma­yor fre­cuen­cia y au­to­crí­ti­ca qué es­ta­mos ha­cien­do pa­ra promoverlo. Si la res­pues­ta fue­ra sin­ce­ra, po­dría­mos con­cluir que no de­ma­sia­do y que eso sig­ni­fi­ca que es­ta­mos ha­cien­do mal la pe­ga. Peor aún, pue­de dar pie a que po­lí­ti­cos in­sa­tis­fe­chos y mo­les­tos con la pren­sa -los hay a to­do lo an­cho del es­pec­tro- pro­pon­gan le­yes que coar­ten el ejer­ci­cio de los me­dios y ha­gan pa­gar a jus­tos por pe­ca­do­res.

Los me­dios, los em­pre­sa­rios que los con­tro­lan, los di­rec­to­res, los edi­to­res, los pe­rio­dis­tas y los gre­mios que los agru­pan de­ben dar­se cuen­ta de es­ta reali­dad y ac­tuar pron­to pa­ra ayu­dar a erra­di­car prác­ti­cas no­ci­vas pa­ra la so­cie­dad y pe­li­gro­sas, en el me­diano pla­zo, pa­ra las li­ber­ta­des de ex­pre­sión y de pren­sa. Es­tas, va­le la pe­na re­cor­dar­lo, no son pri­vi­le­gios de los pe­rio­dis­tas, sino ga­ran­tías de las per­so­nas que in­te­gran la so­cie­dad. sus ayu­dan­tes en la de­no­mi­na­da “co­ci­na” par­la­men­ta­ria.

¿De dón­de vie­nen es­tos in­gre­dien­tes que van con­fi­gu­ran­do las pro­pues­tas de mo­di­fi­ca­ción le­gal? En su gran ma­yo­ría, del idea­rio de los mis­mos par­la­men­ta­rios y sus res­pec­ti­vos ase­so­res. Sin em­bar­go, la reali­dad nos di­ce que mu­chas ve­ces sim­ples ciu­da­da­nos, en­ti­da­des gre­mia­les o in­clu­so lob­bis­tas in­ten­tan par­ti­ci­par del pro­ce­so le­gis­la­ti­vo en­vian­do sus pro­pues­tas ha­cien­do uso de su le­gí­ti­mo de­re­cho de pe­ti­ción cons­ti­tu­cio­nal. ¿Im­por­ta la pro­ce­den­cia o la au­to­ría in­te­lec­tual de una de­ter­mi­na­da in­di­ca­ción? La res­pues­ta es de­pen­de, por­que las in­di­ca­cio­nes de un pro­yec­to tie­nen el po­der tan­to pa­ra cam­biar un as­pec­to pun­tual co­mo pa­ra trans­for­mar en bue­na par­te la esen­cia de una fu­tu­ra ley.

El Con­gre­so y la cla­se po­lí­ti­ca avan­za­rían enor­me­men­te en trans­pa­ren­cia si es que se sin­ce­ra­ra la au­to­ría in­te­lec­tual de ca­da una de las in­di­ca­cio­nes pre­sen­ta­das du­ran­te la tra­mi­ta­ción le­gis­la­ti­va. ¿La re­ci­bió el dipu­tado o se­na­dor de una per­so­na na­tu­ral o de al­gu­na en­ti­dad gre­mial o aca­dé­mi­ca y de­ci­dió pa­tro­ci­nar­la por­que es­ta­ba de acuer­do con su con­te­ni­do?, ¿o sim­ple­men­te vie­ne de quie­nes aun te­nien­do un in­te­rés eco­nó­mi­co en la ini­cia­ti­va pro­po­nen al­ter­na­ti­vas que per­mi­ti­rían per­fec­cio­nar­la?

Lo­grar que en el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo se uti­li­cen in­gre­dien­tes cu­yo ori­gen sea co­no­ci­do por to­dos per­mi­ti­rá que las in­je­ren­cias in­de­bi­das de ter­ce­ros se re­duz­can al mí­ni­mo, po­si­bi­li­tan­do un sis­te­ma que me­jo­re la la­bor y la ca­li­dad le­gis­la­ti­va. Pa­ra que las le­yes que aprue­ba el Con­gre­so de­jen de te­ner fa­ma de os­cu­ros em­bu­ti­dos de­be­mos trans­pa­ren­tar quié­nes las es­tán sa­zo­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.