El fu­tu­ro de las re­for­mas

LA ELA­BO­RA­CIÓN PROGRAMÁTICA EN MO­MEN­TOS DE CAM­PA­ÑA, BA­SA­DA EN EJES Y GENERALIDADES, SE AVIE­NE MAL CON ASUN­TOS COM­PLE­JOS CO­MO LAS SEGREGACIONES SUPERPUESTAS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ma­ría de los Án­ge­les Fer­nán­dez Cien­tis­ta po­lí­ti­ca

Aun­que las di­fe­ren­cias in­ter­nas tie­nen a la Nue­va Ma­yo­ría con dos can­di­da­tos, ello no le im­pi­de in­ten­tar una cam­pa­ña del te­rror pa­ra el ca­so de que la de­re­cha re­tor­ne a La Mo­ne­da. La pro­pia Pre­si­den­ta Ba­che­let hi­zo su­ya la idea de una res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra a pro­pó­si­to de la de­fen­sa de su le­ga­do don­de, de pa­so, in­ten­tó irra­diar op­ti­mis­mo: la gra­tui­dad per­mi­ti­rá “em­pu­jar la trans­for­ma­ción que Chi­le ne­ce­si­ta pa­ra su desa­rro­llo”.

Co­mo se sa­be, la Ocde ha se­ña­la­do que nues­tro prin­ci­pal desafío edu­ca­ti­vo es la equi­dad, en­ten­di­da co­mo una me­jo­ra de los ni­ve­les de desem­pe­ño de los es­tu­dian­tes más desaven­ta­ja­dos en dis­tin­tos in­di­ca­do­res, pro­ve­yén­do­les de ma­yor fi­nan­cia­mien­to y opor­tu­ni­da­des. A par­tir de ahí, se de­ci­dió po­ner fin al lu­cro con fon­dos pú­bli­cos, así co­mo ter­mi­nar con la se­gre­ga­ción a tra­vés de la eli­mi­na­ción del fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do y con la se­lec­ción en los co­le­gios.

Aun­que la ley re­cién co­mien­za a im­ple­men­tar­se, ya le llue­ven las crí­ti­cas. Di­fí­cil­men­te se lo­gra­rá la in­te­gra­ción so­cial de los alum­nos da­do que se re­nun­ció a in­cluir a las es­cue­las pri­va­das pa­ga­das y ter­mi­nar con el fi­nan­cia­mien­to a las es­cue­las vía sub­si­dio in­di­vi­dual o vou­cher. Se man­tu­vo, ade­más, una ex­cep­ción pa­ra los lla­ma­dos li­ceos de ex­ce­len­cia, otor­gán­do­les un pla­zo di­fe­ren­cia­do en la eli­mi­na­ción de las ba­rre­ras de se­lec­ción de es­tu­dian­tes. Con re­la­ción a la ca­li­dad, el dis­cur­so ofi­cial la co­lo­ca co­mo un im­plí­ci­to a su con­di­ción de gra­tui­dad. Cuan­do ya se sa­be que, a fu­tu­ro, mi­les de em­pleos des­apa­re­ce­rán, re­sul­ta le­gí­ti­mo pre­gun­tar­se si la edu­ca­ción que re­ci­ben nues­tros ni­ños se­rá la que se es­tá ne­ce­si­tan­do.

Di­ver­sos es­tu­dios con­fir­man que el lo­gro de la equi­dad su­pera lar­ga­men­te los mo­vi­mien­tos de cla­vi­jas al in­te­rior del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. “De­si­gua­les”, el más re­cien­te in­for­me del PNUD cons­ta­tó que, si bien se ha acor­ta­do la bre­cha, el ape­lli­do y la cu­na se man­tie­nen co­mo un te­cho pa­ra las as­pi­ra­cio­nes de mo­vi­li­dad so­cial. Aun­que el aho­rro que su­pon­drá es­tu­diar gra­tis po­drá ser un ali­vio, no eli­mi­na­rá las de­sigual­da­des de par­ti­da. Pa­ra ello, me­di­das que re­duz­can el pe­so de la pro­ce­den­cia y las co­ne­xio­nes, por en­ci­ma de la edu­ca­ción y de los lo­gros, re­sul­tan claves.

La ela­bo­ra­ción programática en mo­men­tos de cam­pa­ña, ba­sa­da en ejes y generalidades, se avie­ne mal con asun­tos com­ple­jos co­mo las segregaciones superpuestas y sus in­ter­sec­to­ria­li­da­des. Pa­ra un sec­tor, hay que per­se­ve­rar en lo ini­cia­do. Las di­fi­cul­ta­des de las re­for­mas no se­rían de orien­ta­ción sino por al­gún que otro ri­pio en ma­te­ria de ges­tión. Pa­ra otro, el país ne­ce­si­ta re­po­ner lo perdido, re­cu­rrien­do al ex­pe­dien­te de la re­cu­pe­ra­ción de un cre­ci­mien­to que en­cie­rra ries­gos si no se asocia a una dis­cu­sión so­bre có­mo com­par­tir sus be­ne­fi­cios. Mien­tras tan­to, en el ho­ri­zon­te de Chi­le, si­gue cla­va­da una pre­gun­ta de fon­do: ¿Cuán­ta de­sigual­dad to­le­ra una de­mo­cra­cia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.