Du­ra de­cla­ra­ción de los can­ci­lle­res con­tra Ve­ne­zue­la

El tex­to acor­da­do es la condena más du­ra ex­pre­sa­da has­ta aho­ra por los prin­ci­pa­les paí­ses de la re­gión con­tra el ré­gi­men ve­ne­zo­lano, aun­que lle­ga en for­ma tar­día.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La de­cla­ra­ción de Li­ma que fir­ma­ron 12 can­ci­lle­res de la re­gión es has­ta aho­ra el do­cu­men­to más du­ro acor­da­do por los prin­ci­pa­les paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na con­tra el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro. El tex­to de 16 pun­tos jun­to con con­de­nar el quie­bre de­mo­crá­ti­co en Ve­ne­zue­la se­ña­la con cla­ri­dad que los go­bier­nos fir­man­tes no re­co­no­cen a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te co­mo un ór­gano le­gí­ti­mo y dan su pleno res­pal­do a la ac­tual Asam­blea Na­cio­nal de ma­yo­ría opo­si­to­ra. “Los ac­tos ju­rí­di­cos que con­for­me a la Cons­ti­tu­ción re­quie­ran au­to­ri­za­ción (de es­ta ins­tan­cia), so­lo se­rán re­co­no­ci­dos cuan­do di­cha Asam­blea los ha­ya apro­ba­do”, se­ña­la el pun­to cuar­to en clara re­fe­ren­cia a la re­cien­te de­ci­sión de la Cons­ti­tu­yen­te, que atri­bu­yén­do­se fa­cul­ta­des que no po­see, des­ti­tu­yó a la Fis­cal Ge­ne­ral del país, quien ha­bía ex­pre­sa­do su desacuer­do con el ofi­cia­lis­mo.

El do­cu­men­to, que sus­cri­bie­ron los go­bier­nos de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Ca­na­dá, Co­lom­bia, Cos­ta Ri­ca, Chi­le, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Mé­xi­co, Pa­na­má, Pa­ra­guay y Mé­xi­co, es cla­ro tam­bién en con­de­nar por pri­me­ra vez “la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los de­re­chos hu­ma­nos y las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, la vio­len­cia, la re­pre­sión y la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, la exis­ten­cia de pre­sos po­lí­ti­cos y la fal­ta de elec­cio­nes li­bres ba­jo ob­ser­va­ción in­ter­na­cio­nal in­de­pen­dien­te”. Y pre­ci­sa en su pun­to nue­ve su fuer­te re­cha­zo a la de­ci­sión del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro de “no per­mi­tir el in­gre­so de ali­men­tos y me­di­ci­nas en apo­yo al pue­blo ve­ne­zo­lano” y “re­co­no­ce que Ve­ne­zue­la no cum­ple con los re­qui­si­tos y obli­ga­cio­nes de los miem­bros del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU”. Ade­más, con­clu­ye con un fir­me lla­ma­do al pron­to res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia en el país.

El tex­to es un pa­so po­si­ti­vo, aun­que tar­dío fren­te a los gra­ves sucesos que afec­tan a Ve­ne­zue­la. La si­tua­ción que vi­ve ese país se arras­tra des­de ha­ce años y só­lo en los úl­ti­mos cua­tro me­ses las pro­tes­tas ca­lle­je­ras ya han de­ja­do más de 100 muer­tos. Ade­más, el ré­gi­men ha avan­za­do sos­te­ni­da­men­te en co­par to­dos los es­pa­cios de po­der e in­clu­so ha bus­ca­do anu­lar el úni­co ór­gano di­si­den­te, la Asam­blea Na­cio­nal. Pe­se ello, los in­ten­tos lle­va­dos a ca­bo por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA pa­ra asu­mir una po­si­ción más ac­ti­va ha­bían re­sul­ta­do in­fruc­tuo­sos y fal­ta­ba una se­ñal más fir­me fren­te a los gra­ves acon­te­ci­mien­tos que vi­ve ese país. Es bien­ve­ni­do, por lo tan­to, que en Li­ma los can­ci­lle­res de los prin­ci­pa­les paí­ses de la re­gión ha­yan asu­mi­do fi­nal­men­te la gra­ve­dad de la cri­sis ve­ne­zo­la­na y la ne­ce­si­dad de ac­tuar en for­ma con­jun­ta.

No es ca­sual que el en­cuen­tro se ha­ya lle­va­do a ca­bo en Pe­rú, con­si­de­ran­do que ese país des­de un pri­mer mo­men­to no du­dó en con­de­nar los sucesos que se pro­du­cían en Ve­ne­zue­la, al con­tra­rio de otras na­cio­nes del con­ti­nen­te que man­tu­vie­ron una po­si­ción más am­bi­gua. En mar­zo, por ejem­plo, tras el in­ten­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Justicia por des­po­jar de sus fa­cul­ta­des a la Asam­blea Na­cio­nal con­tro­la­da por la opo­si­ción, con­de­nó el he­cho y re­ti­ró a su em­ba­ja­dor de Ca­ra­cas. Lo que se vi­ve en Ve­ne­zue­la, co­mo di­jo el can­ci­ller pe­ruano, es “una cri­sis re­gio­nal sin pre­ce­den­tes”, fren­te a la cual los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos no pue­den ni de­ben mos­trar­se in­di­fe­ren­tes. Por ello es de es­pe­rar que la de­cla­ra­ción del mar­tes sea efec­ti­va­men­te un pun­to de in­fle­xión y ayu­de a en­ca­mi­nar a ese país por la sen­da de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

El pe­ro­nis­mo fren­te a las PA­SO en Ar­gen­ti­na

Los pre­can­di­da­tos de­ben con­se­guir al me­nos el 1,5% de los vo­tos es­te do­min­go pa­ra po­der com­pe­tir en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 22 de oc­tu­bre. La in­cóg­ni­ta es­tá pues­ta en la vo­ta­ción que ob­ten­ga Cristina Fer­nán­dez co­mo can­di­da­ta a dipu­tada na­cio­nal por la pro­vin­cia de Buenos Aires.

Cla­rín.Fer­nan­do Gon­zá­lez, Ar­gen­ti­na | 07.08.17

Cual­quie­ra sea el re­sul­ta­do de la elec­ción bo­nae­ren­se, el pe­ro­nis­mo su­fri­rá una de­rro­ta (...). Se­ría to­da una pa­ra­do­ja. So­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que ni el ma­cris­mo ni nin­gún otro sec­tor po­lí­ti­co po­drá su­pe­rar la can­ti­dad de vo­tos que sumen to­dos los pe­ro­nis­mos en el país.

La Na­ción. F. La­bor­da, Ar­gen­ti­na| 08.08.17

El me­jor ne­go­cio pa­ra los di­ri­gen­tes de Cam­bie­mos pa­sa por de­jar que aflo­re la hu­mil­dad an­te un lla­ma­do de aten­ción de la ciu­da­da­nía bo­nae­ren­se, y bus­car que, a par­tir de ese mo­men­to, una en­va­len­to­na­da Cristina co­mien­ce a ha­blar más en pú­bli­co, a asus­tar a quie­nes no la quie­ren y a co­me­ter los erro­res que evi­tó has­ta aho­ra.

Pá­gi­na 12. Eduar­do Ali­ver­ti, Ar­gen­ti­na | 07.08.17

Que Cristina se ha­ya “re­ins­ta­la­do” es mer­ced a que fue la ex­pe­rien­cia kirch­ne­ris­ta en el ba­lan­ce com­ple­to, con to­dos sus erro­res, co­rrup­tos, de­fi­cien­cias ideo­ló­gi­cas y mo­dos can­sa­do­res, mu­cho me­jo­res que lo ¿re­ve­la­do? con Ma­cri Pre­si­den­te. De lo con­tra­rio, no es­ta­rían ha­blan­do del pe­li­gro cris­ti­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.