VI­SI­TA DEL PA­PA FRAN­CIS­CO

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

La Cár­cel de Mu­je­res de San Joa­quín es el pri­mer lu­gar en con­fir­mar­se pa­ra ser vi­si­ta­do por el Pa­pa du­ran­te su pa­so por San­tia­go. Irá don­de aque­llas mu­je­res que son ol­vi­da­das por ca­si to­da la so­cie­dad, sal­vo un pu­ña­do de per­so­nas que tra­ba­ja in­can­sa­ble­men­te pa­ra que pue­dan re­sar­cir su deuda con la so­cie­dad, y de la mis­ma ma­ne­ra in­te­grar­se de una for­ma re­no­va­da.

El Pa­pa nos lla­ma a en­con­trar­nos con el otro en las pe­ri­fe­rias, no so­lo eco­nó­mi­cas sino tam­bién exis­ten­cia­les, y ya en su vi­si­ta pas­to­ral a una cár­cel en Es­ta­dos Uni­dos en 2015 lo re­cor­da­ba di­cién­do­le a los re­clu­sos: “He ve­ni­do co­mo pas­tor, pe­ro so­bre to­do co­mo her­mano a com­par­tir su si­tua­ción y ha­cer­la tam­bién mía”. En su co­ra­zón, don­de la mi­se­ri­cor­dia tie­ne un lu­gar cen­tral, es­tos ol­vi­da­dos de la so­cie­dad no lo han si­do por él y nos lla­ma a que no­so­tros tam­po­co lo ha­ga­mos.

El Pa­pa so­lo con es­te pe­que­ño ges­to nos re­cuer­da que na­die pue­de que­dar fue­ra, que el ol­vi­dar a un so­lo com­pa­trio­ta es ya una de­rro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.