“Al Pa­pa le es­cri­bí una car­ta lar­ga con­tán­do­le el país que se va a en­con­trar cuan­do lle­gue”

Tras pu­bli­car una mi­si­va cri­ti­can­do el pro­yec­to pa­ra des­pe­na­li­zar el abor­to, res­pon­de a las crí­ti­cas de los sa­cer­do­tes Fe­li­pe Be­rríos y Per­ci­val Cow­ley.

La Tercera - - NACIONAL - Ser­gio Ro­drí­guez

“Me han di­cho que hay al­gu­nas res­pues­tas no muy fa­vo­ra­bles a mí, pe­ro no las he vis­to ni ten­go in­for­ma­ción al res­pec­to”, di­jo, tran­qui­la­men­te, el car­de­nal Jor­ge Me­di­na Estévez, res­pec­to de la po­lé­mi­ca que se ge­ne­ró tras una mi­si­va su­ya pu­bli­ca­da en la sec­ción Car­tas de El Mer­cu­rio, en la cual abor­dó el te­ma del pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les.

En es­pe­cí­fi­co, con aque­llas “res­pues­tas” el obis­po emé­ri­to se re­fie­re fun­da­men­tal­men­te a dos: la del sa­cer­do­te je­sui­ta Fe­li­pe Be­rríos y a la del tam­bién pres­bí­te­ro y ex ca­pe­llán de La Mo­ne­da Per­ci­val Cow­ley.

La cro­no­lo­gía de es­ta re­yer­ta par­tió con su pro­pia car­ta. En ella, Me­di­na, ade­más de cri­ti­car el pro­yec­to im­pul­sa­do por el go­bierno, se­ña­ló que, en ra­zón de la cohe­ren­cia, “quie­nes se ha­cen cóm­pli­ces de tal atro­ci­dad no de­ben re­ci­bir el vo­to de nin­gún cris­tiano”, en­tre otras re­fle­xio­nes.

Be­rríos ca­ta­lo­gó el tex­to co­mo “des­al­ma­do” y “una li­tur­gia del te­rror”. Y ayer, Per­ci­val Cow­ley tam­bién es- cri­bió a la mis­ma sec­ción, ex­po­nien­do va­rias crí­ti­cas. Una de ellas fue: “¿Qué hi­zo y qué di­jo el se­ñor car­de­nal en Chi­le cuan­do se vio­la­ban sis­te­má­ti­ca­men­te los DD.HH.?”. Y otra: “Por qué no pen­sar pri­me­ro en que la per­so­na alu­di­da (quien abor­ta) es­tá ac­tuan­do des­de su pro­pia con­cien­cia?”.

Se­gún el car­de­nal Me­di­na, “es na­tu­ral re­ci­bir es­tos ata­ques. Por lo de­más, no es ver­dad que no ha­ya de­fen­di­do los DD.HH. Hu­bo dos ca­sos de la U. Ca­tó­li­ca, cuan­do yo era allí el gran can­ci­ller, y en am­bos hi­ce las co­rres­pon­dien­tes pro­tes­tas an­te el go­bierno y la San­ta Se­de. Se fal­ta a la ver­dad, pe­ro qué le va­mos a ha­cer. Pa­cien­cia, no­más.

¿Cuándo fue­ron esos ca­sos?

A ver, uno me pa­re­ce que era de un niño de ape­lli­do Ossa, que lo ma­ta­ron y yo hi­ce las pro­tes­tas an­te el go­bierno del mo­men­to y tam­bién an­te el Va­ti­cano. Y el otro ca­so me pa­re­ce que fue un can­tau­tor. Lo mis­mo. En am­bos, ce­le­bré la san­ta mi­sa por sus al­mas e hi­ce las pro­tes­tas.

¿De­be ir la Igle­sia al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por es­te pro­yec­to de ley?

Yo no pue­do asu­mir la re­pre­sen­ta­ción de la Igle­sia, por­que no soy obis­po dio­ce­sano. Eso le co­rres­pon­de, por ejem­plo, en San­tia­go, al car­de­nal Ez­za­ti. Yo soy emé­ri­to, o sea ju­bi­la­do. No sé qué de­ci­sión se va­ya a to­mar y no quie­ro, tam­po­co, pro­nun­ciar­me de lo que se de­be ha­cer. Se­ría una fal­ta de res­pe­to.

Pe­ro us­ted lla­mó a no vo­tar por quie­nes apo­yen el pro­yec­to…

Exac­ta­men­te. Las per­so­nas que han co­la­bo­ra­do a un he­cho que pa­ra la Igle­sia es con­tra­rio a un de­re­cho fun­da­men­tal, co­mo es la vida, no me­re­cen el vo­to de los elec­to­res ca­tó­li­cos.

Fe­li­pe Be­rríos di­jo que eso era agre­si­vo y des­al­ma­do.

No lo creo. No pue­de ser una li­tur­gia del te­rror el tra­tar de sal­var vi­das. Eso es ca­ri­dad y mi­se­ri­cor­dia. Es­ta ley, que es una le­ga­li­za­ción, no una des­pe­na­li­za­ción, y que la va­mos a pa­gar to­dos los chi­le­nos, con nues­tros im­pues­tos en los hos­pi­ta­les, sí es un ac­to de te­rror. El San­to Pa­dre lo ha lla­ma­do ase­si­na­to. Y si un ase­si­na­to es o no un ac­to de te­rror se lo de­jo a la gen­te que ten­ga buen sen­ti­do pa­ra que lo juz­gue.

El Pa­pa vie­ne en enero.

No sé lo que irá a de­cir so­bre es­te te­ma. Yo, ha­ce po­cos días, al Su­mo Pon­tí­fi­ce le es­cri­bí una lar­ga car­ta co­men­tán­do­le el país con el que se va a en­con­trar cuan­do lle­gue.

Ca­da vez pa­re­ce ha­ber dos po­si­cio­nes más en­con­tra­das. ¿Cree que su car­ta con­tri­bu­ye al de­ba­te y fu­tu­ro de có­mo evo­lu­cio­ne el te­ma?

No soy pro­fe­ta pa­ra de­cir qué va a pa­sar ma­ña­na o pa­sa­do. Pe­ro a mí hay cier­ta crí­ti­ca que me honra y cier­tas ala­ban­zas que me des­hon­ran.

¿Y en ese ca­so, con las de Be­rríos y Cow­ley?

Me hon­ran.

¿Por qué?

Me con­fir­man lo que yo pien­so, en cuan­to a que lo co­rrec­to de un ca­tó­li­co es de­fen­der la vida y es­tar en con­tra del abor­to. Mu­chas per­so­nas me han lla­ma­do pa­ra fe­li­ci­tar­me. Su­pon­go que ha­brá ca­tó­li­cos que tie­nen mi pos­tu­ra y tam­bién ha­brá quie­nes se di­cen ca­tó­li­cos y creen que se pu­de ser ca­tó­li­co e ir en con­tra de la pa­la­bra de la Igle­sia. Pe­ro bueno, pa­cien­cia.b

► El car­de­nal y obis­po emé­ri­to Jor­ge Me­di­na Estévez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.