Có­mo fue re­por­tear la gue­rri­lla del Che en Bo­li­via

Tres pe­rio­dis­tas, que ha­ce 50 años fue­ron en­via­dos a cu­brir la lu­cha y muer­te de Er­nes­to Gue­va­ra, cuen­tan en un li­bro su ex­pe­rien­cia.

La Tercera - - MUNDO - Pe­dro Sch­war­ze LA GUE­RRI­LLA QUE CON­TA­MOS

No hu­bo elec­ción. Los pe­rio­dis­tas ca­sa­dos del dia­rio Pre­sen­cia, de La Paz, de­ter­mi­na­ron que quie­nes de­bían ser en­via­dos a cu­brir un po­si­ble fo­co gue­rri­lle­ro en el su­r­es­te del país en 1967 de­bían ser aque­llos que man­tu­vie­ran su con­di­ción de sol­te­ros. Por es­te mo­ti­vo, las mi­ra­das apun­ta­ron a los vein­tea­ñe­ros Jo­sé Luis Al­cá­zar y Hum­ber­to Va­ca­flor. Pe­ro es­te úl­ti­mo “en ese mo­men­to era el más sol­te­ro de los dos”, ra­zón de so­bra pa­ra ser el pri­me­ro en par­tir. De igual for­ma, po­co des­pués se les su­ma­ría Al­cá­zar. Y tam­bién lle­ga­ría a la zo­na Juan Car­los Sa­la­zar, de la agen­cia lo­cal Fi­des.

A los tres, en­ton­ces jó­ve­nes y no­va­tos pe­rio­dis­tas, les co­rres­pon­dió la ta­rea de cu­brir la gue­rri­lla que se ha­bía ins­ta­la­do en Bo­li­via y que con el tiem­po se su­po que te­nía in­te­gran­tes ex­tran­je­ros y que era co­man­da­da por na­da me­nos que el cu­ba­noar­gen­tino Er­nes­to “Che” Gue­va­ra. Iban por unos días a la zo­na, pe­ro se que­da­ron cer­ca de un año, has­ta me­ses des­pués de la muer­te del Che, el 8 de oc­tu­bre de 1967, en el pue­blo de La Hi­gue­ra.

Cin­cuen­ta años des­pués de ese hi­to, Sa­la­zar, Va­ca­flor y Al­cá­zar re­cuer­dan ese tiem­po y ese re­por­teo, en me­dio de la cen­su­ra mi­li­tar y po­lí­ti­ca, las ex­pul­sio­nes y el es­pio­na­je (in­clui­do el de los in­for­man­tes de la CIA) de los que eran blan­co, en un li­bro pla­ga­do de anéc­do­tas y hu­mor. Se tra­ta de La gue­rri­lla que con­ta­mos. His­to­ria ín­ti­ma de una co­ber­tu­ra em­ble­má­ti­ca, que aca­ba de ser lan­za­do en La Paz.

Fue­ron en­via­dos por sus res­pec­ti­vos me­dios a la re­gión, en la zo­na del río Nan­cahua­zú, en el de­par­ta­men­to de San­ta Cruz, días des­pués de que las au­to­ri­da­des in­for­ma­ran del pri­mer com­ba­te en­tre los mi­li­ta­res y los gue­rri­lle­ros. Lo­gra­ron lle­gar a la zo­na, pe­ro po­co tiem­po des­pués tu­vie­ron que li­diar con el con­trol mi­li­tar y, si aca­so que­rían en­trar en el lu­gar, de­bían ha­cer­lo “em­po­tra­dos” en al­gún con­tin­gen­te del Ejér­ci­to.

Hum­ber­to Va­ca­flor fue ex­pul­sa­do dos ve­ces de la zo­na mi­li­tar e in­clu­so ame­na­za­do con un jui­cio tras ser acu­sa­do de for­mar par­te de la cam­pa­ña pa­ra la li­be­ra­ción del fran­cés Re­gis De­bray. El fran­cés fue cap­tu­ra­do, jun­to al ar­gen­tino Ci­ro Bus­tos y el periodista chi­leno-bri­tá­ni­co Geor­ge An­drew Roth, tras es­tar con el Che.

Los pri­sio­ne­ros fue­ron arres­ta­dos el 20 de abril de 1967 en Mu­yu­pam­pa, don­de un colaborador de Pre­sen­cia, Hu­go Del­ga­di­llo, un den­tis­ta am­bu­lan­te que tam­bién sa­ca­ba fo­to­gra­fías pa­ra el dia­rio, lo­gró re­tra­tar­los. Del­ga­di­llo en­vió el ro­llo de fo­tos a La Paz, pe­ri­plo que tar­dó una se­ma­na, lap­so en el cual el go­bierno mi­li­tar de Re­né Ba­rrien­tos anun­ció la muer­te de “tres ex­tran­je­ros en com­ba­te”. La pu­bli­ca­ción de la ima­gen cau­só re­vue­lo mun­dial.

“La fo­to le sal­vó la vida a De­bray, pe­ro con­de­nó a muer­te al Che Gue­va­ra”, por­que el go­bierno, tras ese in­ci­den­te, de­ci­dió que la ofen­si­va con­tra los in­sur­gen­tes “se­ría una gue­rra sin pri­sio­ne­ros, de tal ma­ne­ra que los que caían, los eje­cu­ta­ban”, sos­tie­ne Juan Car­los Sa­la­zar.

Al­cá­zar, que tam­bién tra­ba­ja­ba pa­ra Fi­des y pa­ra la agen­cia In­ter Pres­se Ser­vi­ce, se tras­la­dó a Va­lle­gran­de con la in­ten­ción de per­der­se de la mi­ra­da de los mi­li­ta­res, in­ter­nar­se en la zo­na y lo­grar, co­mo le ha­bían or­de­na­do, una en­tre­vis­ta con el Che. No la lo­gró, pe­ro sí pu­do dar la pri­mi­cia mun­dial de la cap­tu­ra “vi­vo y he­ri­do” del gue­rri­lle­ro. Un gol­pe pe­rio­dís­ti­co que con­si­guió gra­cias a que la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas es­ta­ban en Ca­mi­ri, a la es­pe­ra del fa­llo del Con­se­jo de Gue­rra que pro­ce­sa­ba a De­bray y Bus­tos.

El ca­dá­ver del Che fue tras­la­da­do a Va­lle­gran­de -don­de per­ma­ne­ció ocul­to y en­te­rra­do du­ran­te tres dé­ca­das- y allí Al­cá­zar pu­do to­car­le la mano. “Sen­tí un es­ca­lo­frío, un es­tre­me­ci­mien­to (pues aún) es­ta­ba ca­lien­te”, cuen­ta en el li­bro.b

FI­CHA DE LI­BRO J. L. AL­CÁ­ZAR, J.C. SA­LA­ZAR Y H. VA­CA­FLOR

Edi­to­rial Plu­ral

► Er­nes­to Gue Gue­va­ra po­sa con dos ni­ños, hi­jos de cam­pe­si­nos, en Bo­li­via, en 1967.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.