AMA­TEU­RIS­MO, JA JA JA

La Tercera - - DEPORTES - Por Fer­nan­do So­la­ba­rrie­ta

un re­fle­jo de la actualidad. Lo que im­por­ta es el bien per­so­nal, lo que te fa­vo­rez­ca, aun­que sea de for­ma mez­qui­na, per­ju­di­can­do al res­to.

Así se com­por­ta la ma­yo­ría, por­que no hay que ol­vi­dar­se que el in­cum­pli­mien­to gro­se­ro y ma­lin­ten­cio­na­do de Cor­de­ro se ori­gi­na en una nor­ma que per­se­guía al­go pa­re­ci­do en su ori­gen. El pa­go de una ga­ran­tía de 50 mil UF, y por el que vo­ta­ron los 32 pre­si­den­tes de clu­bes de ese mo­men­to, te­nía co­mo ob­je­ti­vo se­guir re­par­tién­do­se la tor­ta en­tre ellos. Que los di­ne­ros del Ca­nal del Fút­bol no llegaran a na­die más. Por eso qui­sie­ron ase­gu­rar­se que nin­gu­na otra ins­ti­tu­ción fue­ra par­te de es­ta re­par­ti­ción, po­nien­do co­mo nor­ma una pla­ta im­pa­ga­ble. Es pe­no­so, pe­ro real.

Tan­to co­mo la ac­ti­tud de Oc­ta­vio Ri­ve­ros, quien mo­les­to por­que no lo ven­die­ron y ade­más en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que él que­ría, de­ci­dió ha­cer una pa­ta­le­ta y no ju­gar, jus­to el día que era más ne­ce­sa­rio. Ni se le pa­só por la ca­be­za que per­ju­di­ca­ba a com­pa­ñe­ros, a la his­to­ria de una ins­ti­tu­ción lle­na de gran­de­za que en su me­dio­cri­dad ja­más po­drá en­ten­der, y me­nos que es­ta­ba in­cum­plien­do un con­tra­to. Lo úni­co que le preo­cu­pó fue su egoís­ta in­te­rés per­so­nal. La pla­ta so­bre la ca­mi­se­ta, el in­di­vi­dua­lis­mo ex­pre­sa­do al má­xi­mo. To­tal lo que im­por­ta es lo que re­por­te fe­li­ci­dad dis­fra­za­da de bi­lle­tes. El amaute­ris­mo es pa­ra los gi­les. Esos que ad­mi­ro por­que si­guen com­pran­do una en­tra­da y abo­nán­do­se al CDF. Aman­do a una ca­mi­se­ta, sin que les pa­guen un pe­so.s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.