Chi­leno pu­bli­ca en Na­tu­re es­tu­dio que re­ve­la có­mo la len­gua en­vía da­tos al ce­re­bro

Neu­ro­bió­lo­go des­cu­brió me­ca­nis­mo de co­mu­ni­ca­ción que per­mi­te re­co­no­cer los sa­bo­res.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ce­ci­lia Yá­ñez CHAR­LES ZU­KER

Las cé­lu­las re­cep­to­ras del sa­bor que es­tán en la len­gua tie­nen una vida útil de dos se­ma­nas, por lo que cons­tan­te­men­te se es­tán re­ge­ne­ran­do. Son las en­car­ga­das de en­viar esa in­for­ma­ción al ce­re­bro pa­ra que és­te “sien­ta” el sa­bor dul­ce, sa­la­do, amar­go, áci­do o uma­mi.

Has­ta aho­ra, las co­ne­xio­nes que se es­ta­ble­cían pa­ra ha­cer­lo eran un ab­so­lu­to mis­te­rio, el que aho­ra fue re­suel­to en el la­bo­ra­to­rio que di­ri­ge el neu­ro­bió­lo­go chi­leno Char­les Zu­ker en la U. de Co­lum­bia (EE.UU), el mis­mo que lo­gró iden­ti­fi­car los re­cep­to­res del sa­bor uma­mi en 2001 (gra­cias a lo que se con­fir­mó la exis­ten­cia de es­te quin­to sa­bor).

“Se sa­be que las cé­lu­las re­cep­to­ras del sa­bor que re­si­den en la len­gua pue­den vi­vir has­ta dos se­ma­nas y, por lo tan­to, se de­ben re­ge­ne­ran cons­tan­te­men­te. Su ca­pa­ci­dad re­ge­ne­ra­ti­va per­mi­te no per­der la ha­bi­li­dad pa­ra de­tec­tar sa­bo­res, in­clu­so des­pués su­frir da­ños le­ves en la len­gua co­mo las que­ma­du­ras que se pro­du­cen por to­mar ca­fé muy ca­lien­te, por ejem­plo”, di­ce Zu­ker a La Ter­ce­ra.

En es­te ci­clo re­ge­ne­ra­ti­vo, ca­da nue­va cé­lu­la re­cep­to­ra que nace, se de­be co­nec­tar en for­ma pre­ci­sa y es­pe­cí­fi­ca con las neu­ro­nas gus­ta­ti­vas que iner­van la len­gua pa­ra que así el ce­re­bro se­pa qué se es­tá de­gus­tan­do.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, que se pu­bli­ca hoy en la re­vis­ta Na­tu­re, exis­ten mo­lé­cu­las es­pe­cí­fi­cas que ayu­dan a la len­gua a co­mu­ni­car­se con el ce­re­bro y así iden­ti­fi­car el sa­bor co­rrec­to.

En el es­tu­dio, Zu­ker y su equi­po de in­ves­ti­ga­do­res mo­di­fi­ca­ron es­ta trans­mi­sión: ca­da vez que un ra­tón pro­ba­ba al­go dul­ce, sen­tía un sa­bor amar­go y vi­ce­ver­sa.

Man­te­ner “el ca­blea­do” co­rrec­to ayu­da a so­bre­vi­vir IN­VES­TI­GA­DOR

Na­ci­do en Ari­ca, es­tu­dió bio­lo­gía (Val­pa­raí­so) y lue­go un doc­to­ra­do en el MIT (EE.UU). Hoy di­ri­ge su pro­pio la­bo­ra­to­rio en el Ins­ti­tu­to Mé­di­co Ho­ward Hug­hes (HHMI). si se con­si­de­ra que, en ge­ne­ral, los ve­ne­nos son amar­gos.

“Se sa­be que la sen­si­bi­li­dad a al­gu­nos com­pues­tos quí­mi­cos pue­de va­riar en­tre las per­so­nas. Por ejem­plo, se ha ob­ser­va­do que al­gu­nas son in­ca­pa­ces de de­tec­tar al­gu­nas mo­lé­cu­las amar­gas por pre­sen­tar mu­ta­cio­nes en los re­cep­to­res que de­tec­tan esas mo­lé­cu­las. Pe­ro se sa­be po­co acer­ca de los me­ca­nis­mos que re­gu­lan la co­nec­ti­vi­dad ce­lu­lar en el sis­te­ma gus­ta­ti­vo y que, por lo tan­to, nos per­mi­ten per­ci­bir el mun­do de los sa­bo­res tal y co­mo lo co­no­ce­mos”, se­ña­la Zu­ker.

Sis­te­ma si­mi­lar

Pe­dro Mal­do­na­do, in­ves­ti­ga­dor del BNI y de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la U. de Chi­le rea­li­za un tra­ba­jo si­mi­lar al de Zu­ker, pe­ro con el ol­fa­to. “La per­cep­ción del mun­do tie­ne que te­ner cier­ta es­pe­ci­fi­ci­dad de co­ne­xión. Afor­tu­na­da­men­te los re­cep­to­res de la len­gua tie­nen un me­ca­nis­mo bas­tan­te ro­bus­to que, sal­vo que se pier­da par­te im­por­tan­te de la len­gua, si­guen re­no­ván­do­se cons­tan­te­men­te. Las cé­lu­las ol­fa­ti­vas tam­bién se re­nue­van, no así las que cap­tan la luz o el so­ni­do que se pier­den y no se re­cu­pe­ran”, se­ña­la.

Mal­do­na­do cree que en la na­riz tam­bién exis­te un me­ca­nis­mo pa­re­ci­do al que des­en­tra­ñó Zu­ker. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.