Nas­sib y Em­ma­nuel: un che­lo li­ba­nés y un oboe is­rae­lí en la West-Eas­tern Or­ches­tra

Los mú­si­cos, pro­ve­nien­tes de paí­ses hos­ti­les en­tre sí, to­can ac­tual­men­te en la or­ques­ta crea­da por Ba­ren­boim y Ed­ward Said.

La Tercera - - SOCIEDAD - R. Gon­zá­lez M.

Nas­sib Ah­ma­dieh (Lí­bano, 1977) y Em­ma­nuel Da­nan (Is­rael, 1985) na­cie­ron con ocho años de se­pa­ra­ción y 326 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Li­ba­nés e is­rae­lí res­pec­ti­va­men­te, el che­lis­ta y el oboís­ta so­lían con­vi­vir con el es­te­reo­ti­po que de sus res­pec­ti­vos pue­blos hay en sus paí­ses. Aho­ra, uni­dos por una di­ná­mi­ca de en­sa­yos ri­gu­ro­sa y por conciertos en va­rias es­qui­nas del mun­do (in­clu­yen­do Chi­le), am­bos creen que las cues­tio­nes po­lí­ti­cas que­dan re­du­ci­das a po­co a la ho­ra de pre­sen­tar­se en un con­cier­to.

“Es­ta ex­pe­rien­cia es emo­cio­nal­men­te mag­ní­fi­ca e in­te­lec­tual­men­te su­pe­rior. Du­ran­te gran par­te de mi vida só­lo es­cu­ché cosas ho­rri­bles de los is­rae­líes, pe­ro en gru­pos co­mo es­ta or­ques­ta uno co­mien­za a co­no­cer­los y a sa­ber có­mo son las cosas en reali­dad”, co­men­ta Nas­sib Ah­ma­dieh. “En mi ca­so, cre­cí en un ho­gar muy re­li­gio­so, con mu­chas con­cep­cio­nes ma­las so­bre los ára­bes, pe­ro en ri­gor nun­ca creí mu­cho lo que me di­je­ron mis pa­dres”, ex­pli­ca a su vez Em­ma­nuel Da­nan. Agre­ga: “De­ci­dí co­no­cer la reali­dad por mí mis­mo y no que­dar­me con lo que me ha­bían di­cho”.

“Al­gu­nos creen que dis­cu­ti­mos mu­cho de po­lí­ti­ca o re­li­gión en la or­ques­ta, pe­ro en reali­dad no es así”, pro­si­gue el in­tér­pre­te is­rae­lí. “A ve­ces es tan po­co gra­to lo que su­ce­de en nues­tros paí­ses y al mis­mo tiem­po es tan­ta la pa­sión que se vi­ve sien­do mú­si­co, que pre­fe­ri­mos dis­fru­tar lo que ha­ce­mos co­mo pro­fe­sio­na­les”, aña­de Da­nan, que es­tá en la or­ques­ta des­de 2013. “Yo es­toy en la Wes­tEas­tern Di­van des­de el 2000 y al prin­ci­pio ha­bía dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas or­ga­ni­za­das, con el se­ñor Ed­ward Said pre­sen­te en es­tas reunio­nes”, cuen­ta Ah­ma­dieh. “En la prác­ti­ca, las dis­cu­sio­nes más aca­lo­ra­das ve­nían des­pués de es­tos en­cuen­tros. Al prin­ci­pio era du­ro, pe­ro a es­tas al­tu­ras to­do es mu­cho más sa­lu­da­ble y hu­mano”, agre­ga.

Con un con­tra­to con el se­llo Decca, que los ha lle­va­do a gra­bar to­das las Sin­fo­nías de Beet­ho­ven, la WEDO ha re­sis­ti­do los em­ba­tes del tiem­po. “Sa­be­mos que el con­flic­to de nues­tros paí­ses no tie­ne una fá­cil so­lu­ción, pe­ro el maes­tro Ba­ren­boim es­tá tan con­ven­ci­do de lo que cree que siem­pre irá has­ta el fi­nal con tal de con­se­guir­lo”, di­ce Ah­ma­dieh. “Sé que Ba­ren­boim tie­ne mu­chos enemi­gos, pe­ro creo que to­dos los ar­gu­men­tos que se pue­den le­van­tar con­tra él o ac­cio­nes co­mo lle­gar a de­cla­rar­lo ‘per­so­na non gra­ta’ al­gu­na vez, no son vá­li­dos”, co­men­ta Da­nan. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.