35 años del Nor­man­die, la te­naz vi­tri­na del ci­ne arte en San­tia­go

Con un con­cier­to gra­tui­to y de­di­ca­do a ban­das so­no­ras, el pia­nis­ta chi­leno Ro­ber­to Bravo ren­di­rá es­ta tar­de un ho­me­na­je a la sa­la por su ani­ver­sa­rio.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

“He te­ni­do ex­pe­rien­cias an­te­rio­res en ci­ne en Chi­le y Ar­gen­ti­na. Ten­go ter­mi­na­do otro film, que aún no es­tá com­pa­gi­na­do, y que fue he­cho por el Ci­ne Ex­pe­ri­men­tal de la U. de Chi­le, pe­ro es­pe­ro que El tan­go del viu­do dé el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra vol­ver a fil­mar”, de­cía un in­quie­to Raúl Ruiz, de 25 años, en una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta Ecran, en 1967. El ci­neas­ta chi­leno, fa­lle­ci­do en 2011 en Pa­rís, res­pon­día con sol­tu­ra so­bre ese pri­mer in­ten­to de lar­go­me­tra­je su­yo, ins­pi­ra­do en un poe­ma de Ne­ru­da. Des­de lue­go des­co­no­cía cuál se­ría el des­tino que sor­tea­ría ese ro­llo de 16 mi­lí­me­tros que nun­ca lo­gró ter­mi­nar.

Fil­ma­do ha­ce 50 años, ca­si no exis­te re­gis­tro su­yo ni tea­sers ni imá­ge­nes es­par­ci­das por la web. So­lo se su­po que en fe­bre­ro de 1967 el di­rec­tor re­clu­tó a un gru­po de ac­to­res, en­tre ellos Del­fi­na Guz­mán y Luis Alar­cón, ade­más de téc­ni­cos, y él mis­mo en­cen­dió la cá­ma­ra. Me­dio si­glo des­pués del ro­da­je, el an­ti­guo ro­llo aún per­ma­ne­ce en­tre los más de 2 mil que se con­ser­van en el Ci­ne Arte Nor­man­die, la sa­la que hoy ce­le­bra 35 años de vida.

“Ade­más de nues­tra bi­blio­te­ca, una de las más gran­des y es­pe­cia­li­za­das, te­ne­mos al me­nos 17 tí­tu­los de Berg­man, unos 10 de Fe­lli­ni y Bu­ñuel, y tam­bién va­rias de Raúl Ruiz, en­tre esos los ori­gi­na­les de Tres tris­tes ti­gres (1968) que res­tau­ra­mos ha­ce al­gu­nos años”, cuen­ta Mil­dred Doll, di­rec­to­ra del es­pa­cio inau­gu­ra­do en 1982. “La pe­lí­cu­la no se ter­mi­nó por­que Raúl nun­ca mon­tó el so­ni­do. Años des­pués, en los 90, lo in­vi­ta­mos a ver­la; vino y nos dio la au­to­ri­za­ción pa­ra que no­so­tros mis­mos re­to­má­ra­mos ese pro­ce­so, pe­ro siem­pre to­pa­mos con la fal­ta de fon­dos. Sin em­bar­go, ya es­ta­mos en con­ver­sa­cio­nes con Va­le­ria (Sar­mien­to, viu­da de Ruiz) pa­ra que esa pe­lí­cu­la ten­ga al fin su es­treno en Chi­le”, agre­ga.

Es­ta tar­de, a las 18 ho­ras, y co­mo par­te de los fes­te­jos por el ani­ver­sa­rio, el pia­nis­ta chi­leno Ro­ber­to Bravo da­rá un con­cier­to jun­to a Mon­tse­rrat Prieto (vio­lín), Nel­son Arria­ga­da (con­tra­ba­jo), Ro­ber­to Bravo Grau­bin y An­drea Cár­de­nas (voz). El even­to, de ca­rác­ter gra­tui­to y or­ga­ni­za­do por la U. Tec­no­ló­gi­ca Me­tro­po­li­ta­na, pon­drá so­bre el es­ce­na­rio del Nor­man­die un play­list de­di­ca­do al ci­ne, con la in­ter­pre­ta­ción de las ban­das so­no­ras de El ma­go de Oz, La lis­ta de Schind­ler, Tiem­pos mo­der­nos, La La Land y Co­ro­na­ción, de Sil­vio Caioz­zi, en­tre otras.

La reinvención

La pri­me­ra re­si­den­cia del Nor­man­die fue en Ala­me­da 139, a pa­sos de la Pla­za Ita­lia, has­ta que en 1991 fue ven­di­da a una em­pre­sa que pla­nea­ba de­mo­ler­la. El pro­yec­to nun­ca se con­cre­tó, y con el apo­yo de per­so­ne­ros del go­bierno de turno se con­vir­tió en el Ci­ne Arte Ala­me­da. Des­de en­ton­ces el Nor­man­die, ícono de la bohe­mia ochen­te­ra, le ha he­cho fren­te al pa­so de los años en un edi­fi­cio en ca­lle Ta­ra­pa­cá 1181, el mis­mo que al­gu­na vez fue el es­ce­na­rio de la Ex­ten­sión Mu­si­cal de la U. de Chi­le.

“Han pa­sa­do 25 años des­de el cam­bio de ca­sa, y aún hay quie­nes lle­gan has­ta Ala­me­da 139 pre­gun­tan­do por no­so­tros”, di­ce Doll. “De­ben ser los mis­mos que en los 80 y prin­ci­pios de los 90, cuan­do el ci­ne vi­vió sus me­jo­res años, vie­ron aquí El gran dic­ta­dor de Cha­plin, o Haz lo co­rrec­to de Spi­ke Lee, Bird de Clint East­wood o El co­ci­ne­ro, el la­drón, su mu­jer y su aman­te, de Pe­ter Gree­na­way. Des­de el ini­cio y a pe­sar de los tro­pie­zos, fui­mos la pri­me­ra sa­la em­pe­ci­na­da en que esas pe­lí­cu­las y au­to­res se vie­ran en Chi­le, y eso nos di­fe­ren­cia aún del res­to”.

Tras una res­tau­ra­ción en 2012 y la ad­ju­di­ca­ción de $ 50 mi­llo­nes por par­te del Con­se­jo de la Cul­tu­ra el año pa­sa­do, la sa­la de 660 bu­ta­cas go­za hoy de una nue­va vida, se­gún Doll: “Con mi her­mano Alex no es­tá­ba­mos muy con­ven­ci­dos del po­der que te­nían las re­des so­cia­les, pe­ro des­de que nos in­ser­ta­mos en ellas y les di­mos mo­vi­mien­to (con en­tra­das 2x1 y pro­yec­cio­nes de lu­nes a do­min­go, in­clui­das las de clá­si­cos), vi­mos un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de pú­bli­co”.

Hoy su­pe­ran los 50 mil es­pec­ta­do­res al año, cuen­ta: “Aún no de­ja de con­mo­ver­me el he­cho de que sean en su ma­yo­ría jó­ve­nes y per­so­nas a las que les gus­ta ver ci­ne ra­ro, que no es­tá en Net­flix, tam­bién chi­leno y to­do lo que no lo­gra co­lar­se en car­te­le­ras de las mul­ti­sa­las. Qui­zás la nues­tra no es la me­jor ges­tión, pe­ro nun­ca pre­ten­di­mos que la gen­te vi­nie­ra por es­tra­te­gias co­mer­cia­les. Nues­tro pú­bli­co es el que sien­te la ne­ce­si­dad de re­vi­vir la ex­pe­rien­cia de ir al ci­ne y de dis­fru­tar de una bue­na fun­ción”, con­clu­ye.b

Crí­ti­co de ci­ne

► Res­tau­ra­da en 2012, la sa­la aco­ge al pú­bli­co jo­ven y ci­né­fi­lo con pro­yec­cio­nes de clá­si­cos y ofer­tas. dgar Wright se ha con­ver­ti­do en uno de esos di­rec­to­res que car­gan sus pe­lí­cu­las con una ener­gía ci­né­ti­ca inigua­la­ble, a la vez que lo­gran una per­fec­ta afi­ni­dad en­tre ima­gen, mú­si­ca y so­ni­do. Con un mon­ta­je ace­le­ra­do, mo­vi­mien­tos de cá­ma­ra ver­ti­gi­no­sos, siem­pre ha en­con­tra­do his­to­rias con hu­mor y con el co­ra­zón bien pues­to, en las que to­dos los ele­men­tos men­cio­na­dos con­flu­yen de gran ma­ne­ra, ca­rac­te­rís­ti­ca que ha lo­gra­do man­te­ner des­de sus ini­cios en la es­tu­pen­da se­rie de te­le­vi­sión Spa­ced, pa­san­do por Shaun of the Dead y Hot Fuzz. Aho­ra lle­ga con Baby: el apren­diz del cri­men, don­de ca­si, ca­si lo­gra una per­fec­ta sim­bio­sis en­tre to­dos sus ele­men­tos fa­vo­ri­tos.

La his­to­ria ini­cia con una de las me­jo­res se­cuen­cias de ac­ción de los úl­ti­mos tiem­pos. Baby (An­sel El­gort), ge­nio del vo­lan­te, es­pe­ra que un asal­to a un ban­co se reali­ce. Su mi­sión es clara, ma­ne­jar co­mo so­lo él sa­be ha­cer­lo y lle­var a los ban­di­dos a un lu­gar se­gu­ro. La se­cuen­cia es im­pe­ca­ble. Fil­ma­da con tan­ta ele­gan­cia co­mo in­ge­nio, nos ha­ce en­trar a un mun­do en que to­do pa­re­ce dic­ta­do por el rit­mo que Baby lle­va en su in­te­rior, en­tre­ga­do por su IPod, que nun­ca de­ja de es­cu­char. Pron­to co­no­ce­re­mos el uni­ver­so en el que Baby vi­ve, con una ex­tra­ña fi­gu­ra pa­ter­na pro­yec­ta­da en su je­fe en el mun­do de­lic­tual, in­ter­pre­ta­do por Ke­vin Spa­cey; la mu­jer de la que se enamo­ra y con quien quie­re de­jar to­do atrás y em­pe­zar una nue­va vida, Lily Ja­mes; ade­más de to­dos los de­lin­cuen­tes con los que de­be re­la­cio­nar­se en su tra­ba­jo. To­do fun­cio­na y gi­ra de ma­ra­vi­lla has­ta que el guión co­mien­za a mos­trar sig­nos de ex­tra­vío y ago­ta­mien­to.

Es ex­tra­ño en­con­trar en la fil­mo­gra­fía de Wright una his­to­ria que se en­go­lo­si­ne tan­to con lo pu­ra­men­te vi­sual y de­je de la­do sus per­so­na­jes y los sen­ti­mien­tos, se­pa­ran­do es­ti­lo y con­te­ni­do. Qui­zás por ser su pri­mer guión fir­ma­do en so­li­ta­rio, Wright pier­de el nor­te y en el úl­ti­mo ter­cio de la his­to­ria los per­so­na­jes se des­per­fi­lan, el tono de la his­to­ria cam­bia: en­tra en te­rre­nos don­de la su­ti­le­za que­da des­aten­di­da y la vio­len­cia des­me­di­da emer­ge, has­ta lle­gar a un en­fren­ta­mien­to fi­nal ca­ri­ca­tu­res­co, en el que la ele­gan­cia de­mos­tra­da en su pri­me­ra ho­ra de me­tra­je que­da en el ol­vi­do y el te­dio del ab­sur­do y lo re­pe­ti­ti­vo es­tá al man­do. Es cier­to que no de­ja de ser una tre­men­da aven­tu­ra be­lla­men­te fil­ma­da en ca­si to­do su ex­ten­sión, pe­ro al desem­bo­car en tal des­ba­ra­jus­te, pro­vo­ca tan­to ex­tra­ñe­za co­mo de­cep­ción vi­nien­do de un di­rec­tor co­mo Wright.

► Así lu­ce hoy el fron­tis del Ci­ne Arte Nor­man­die, en ca­lle Ta­ra­pa­cá 1181, en el cen­tro de San­tia­go.

►An­sel El­gort es Baby, la­drón y ge­nio del vo­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.