Bru­ce Springs­teen ate­rri­za­rá con show en Broad­way

El mú­si­co ac­tua­rá en las ta­blas neo­yor­qui­nas por ocho se­ma­nas, con un es­pec­tácu­lo ín­ti­mo de mú­si­ca y más.

La Tercera - - SOCIEDAD - I. Plant

El pa­so de Bru­ce Springs­teen por San­tia­go en 2013, cuan­do ate­rri­zó en un Mo­vis­tar Are­na que no ter­mi­nó por ven­der to­das sus lo­ca­li­da­des, es aún re­cor­da­do co­mo uno de los re­ci­ta­les más ener­gé­ti­cos que ha­ya vis­to la ca­pi­tal; el mú­si­co de 67 años pre­sen­tó una cla­se de rock por más de tres ho­ras. Es por ese ti­po de pre­sen­ta­cio­nes que el mú­si­co de Nue­va Jer­sey se ha trans­for­ma­do en un ícono ame­ri­cano, tra­ta­do co­mo te­so­ro na­cio­nal en EE.UU., don­de lle­na es­ta­dios y are­nas cons­tan­te­men­te.

Aho­ra Springs­teen pla­nea dar shows his­tó­ri­cos, pe­ro de una ma­ne­ra opues­ta: apos­tan­do a la cer­ca­nía e in­ti­mi­dad de un tea­tro de me­nos de mil bu­ta­cas, y con el ri­gor, cons­tan­cia y exi­gen­cia que tie­nen las pre­sen­ta­cio­nes no­che a no­che en Broad­way, el ho­gar de las ta­blas nor­te­ame­ri­ca­nas por ex­ce­len­cia. Ayer Sprinsg­teen anun­ció que se pre­sen­ta­rá por ocho se­ma­nas, con cin­co fun­cio­nes en ca­da una de ellas, des­de el 3 de oc­tu­bre al 26 de no­viem­bre, en el tea­tro Wal­ter Kerr, en Man­hat­tan. “Elegí Broad­way pa­ra es­te pro­yec­to por­que tie­ne los her­mo­sos tea­tros an­ti­guos que pa­re­cían el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra lo que ten­go en men­te. De he­cho, con una que otra ex­cep­ción, los 960 asien­tos del Tea­tro Wal­ter Kerr son pro­ba­ble­men­te el es­ce­na­rio más pe­que­ño don­de he to­ca­do en los úl­ti­mos cua­ren­ta años”, di­jo la es­tre­lla en un co­mu­ni­ca­do.

Lo que Springs­teen “tie­ne en men­te”, va un po­co más allá de un con­cier­to pa­ra me­nos per­so­nas. Mez­cla­rá la pre­sen­ta­ción mu­si­cal con con­ver­sa­ción, y la lec­tu­ra de al­gu­nos pa­sa­jes de su bio­gra­fía pu­bli­ca­da en 2016, lla­ma­da Born to run, se­gún ex­pli­có The New York Ti­mes. “El show soy yo, la gui­ta­rra, el piano, y las pa­la­bras y la mú­si­ca”, ex­pli­có Springs­teen en el mis­mo co­mu­ni­ca­do. “Al­go es can­ta­do, al­go es ha­bla­do. Si­gue de ma­ne­ra li­bre el ar­co de mi vida y mi tra­ba­jo. To­do es­to va en la bús­que­da de mi me­ta cons­tan­te de en­tre­gar una no­che en­tre­te­ni­da y co­mu­ni­car al­go que ten­ga va­lor”.

Un ar­tis­ta en re­vi­sión

Las me­mo­rias pu­bli­ca­das el

año pa­sa­do por Springs­teen ubi­can a la es­tre­lla de rock en un mo­men­to de re­vi­sión y ex­plo­ra­ción de su ca­rre­ra; es uno de los tan­tos mú­si­cos co­mo los Ro­lling Sto­nes o McCart­ney que bor­dean o su­pe­ran los 70 y que si­guen pre­sen­tán­do­se ca­da se­ma­na fren­te a mi­les de per­so­nas, con la mis­ma ener­gía des­de ha­ce dé­ca­das, ha­cien­do pa­re­cer que el rock eter­ni­za la vida. En su li­bro, Springs­teen ex­pli­ca­ba es­ta com­pul­sión por los shows en vi­vo, un lu­gar don­de se sien­te se­gu­ro y ener­gé­ti­co, y le­jos del de­mo­nio que lo ha ator­men­da­do des­de los años 80: la depresión. La re­ve­la­ción de sus ba­ta­llas con la sa­lud men­tal cau­só im­pac­to, so­bre to­do por la na­rra­ción di­rec­ta del mú­si­co. El li­bro ade­más re­pa­sa­ba su in­fan­cia co­mo par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha­bía po­co di­ne­ro; la lu­cha de cla­se se­ría vi­tal en sus com­po­si­cio­nes. Aho­ra, to­do eso, su mú­si­ca, sus ba­ta­llas in­ter­nas y so­cia­les, lle­ga­rán a las ta­blas. El je­fe, co­mo es apo­da­do, no se can­sa al pa­re­cer de re­vi­sar el pa­sa­do, dar­le sen­ti­do, y en­tre­gar­lo a sus fa­ná­ti­cos. ●

► Springs­teen du­ran­te un show del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.