El rol que desem­pe­ña el Ban­coEs­ta­do

El mi­llo­na­rio bono de tér­mino de con­flic­to es in­di­ca­ti­vo de una ins­ti­tu­ción cap­tu­ra­da, lo que lle­va a pre­gun­tar­se por el sen­ti­do de es­ta en­ti­dad.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La se­ma­na pa­sa­da Ban­coEs­ta­do y el sin­di­ca­to de la en­ti­dad acor­da­ron el cie­rre de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va con el pa­go de un bono de tér­mino de con­flic­to por $ 4,5 mi­llo­nes y un re­ajus­te real de re­mu­ne­ra­cio­nes de has­ta 3,5%. El cuan­tio­so bono lo re­ci­bi­rán los más de nue­ve mil tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos del ban­co, lo que equi­va­le al 99% de la do­ta­ción de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra es­ta­tal.

El acuer­do tra­jo in­me­dia­ta­men­te a la me­mo­ria la ne­go­cia­ción pa­sa­da, que ter­mi­nó con un bono de fin de con­flic­to de más de $ 6 mi­llo­nes por tra­ba­ja­dor y la re­nun­cia del pre­si­den­te de la en­ti­dad por las crí­ti­cas que es­ta ope­ra­ción le­van­tó. Las mis­mas du­das ha des­per­ta­do el re­cien­te acuer­do no so­lo por­que equi­va­le a más del 50% de las uti­li­da­des re­por­ta­das por el ban­co al pri­mer se­mes­tre, sino por­que se en­mar­ca en un es­ce­na­rio de es­tre­chez fis­cal.

Es­ta y otras de­ci­sio­nes to­ma­das por la ad­mi­nis­tra­ción del Ban­coEs­ta­do dis­tan del es­tán­dar del sec­tor pri­va­do. Lo pa­ra­dó­ji­co es que ba­jo la mis­ma ad­mi­nis­tra­ción que se im­pul­só una reforma la­bo­ral que ga­ran­ti­za el de­re­cho a huel­ga y crea to­do ti­po de obs­tácu­los pa­ra la pro­vi­sión de ser­vi­cios mí­ni­mos, se en­tre­guen be­ne­fi­cios exor­bi­tan­tes a los tra­ba­ja­do­res jus­ta­men­te pa­ra evi­tar los efec­tos con­te­ni­dos en la ley que es­ta mis­ma coa­li­ción im­pul­só. Le­jos de com­pen­sar­se a los afi­lia­dos al sin­di­ca­to ba­jo cri­te­rios de pro­duc­ti­vi­dad o ma­yor efi­cien­cia, los pa­rá­me­tros fi­ja­dos por la ac­tual di­rec­ti­va pa­ra ce­rrar la ne­go­cia­ción res­pon­den más bien a una dis­cre­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca, que en los he­chos pa­re­ce su­ge­rir una cap­tu­ra de la ins­ti­tu­ción por par­te de los tra­ba­ja­do­res y su ad­mi­nis­tra­ción.

To­do lo an­te­rior con­flu­ye en el na­tu­ral cues­tio­na­mien­to al rol del Ban­coEs­ta­do, cu­yo pa­pel re­sul­ta ex­tra­ño al ser una en­ti­dad es­ta­tal -su­pues­ta­men­te so­li­da­ria-, pe­ro que a su vez bus­ca com­pe­tir con el res­to de la ban­ca, re­cu­rrien­do a los mis­mos cri­te­rios co­mer­cia­les. Así, mientras en el dis­cur­so enar­bo­la su rol sub­si­dia­rio, la en­ti­dad se que­ja por­que la Cuen­ta RUT es un pro­duc­to que le oca­sio­na pér­di­das. Y a pe­sar de que las au­to­ri­da­des jus­ti­fi­can su exis­ten­cia por la ca­pi­la­ri­dad en la pro­vi­sión de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a lo lar­go del país, in­ten­ta com­pe­tir de igual a igual con la ban­ca pri­va­da en las gran­des ciu­da­des, in­clu­so a ries­go de trans­gre­dir ele­men­tos esen­cia­les de li­bre com­pe­ten­cia, tal co­mo lo de­nun­cia­ron ha­ce unos días tres ban­cos an­te el Tri­bu­nal de la Li­bre Com­pe­ten­cia, los que de­man­da­ron a la en­ti­dad es­ta­tal por abu­so de po­si­ción do­mi­nan­te en el co­bro por trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas. Los pri­va­dos acu­san al Ban­coEs­ta­do de co­brar­les una ta­ri­fa que es tres ve­ces su­pe­rior a la que les co­bra a los gran­des ban­cos.

La au­sen­cia de pri­va­dos en la pro­pie­dad del Ban­coEs­ta­do, más que mo­ti­var una dis­cu­sión ba­sa­da en ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, de­be im­pul­sar una re­vi­sión acu­cio­sa so­bre los cri­te­rios que ac­tual­men­te de­fi­nen el sen­ti­do de es­ta en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Es res­pon­sa­bi­li­dad de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción –y de las que si­guen- evi­tar que ba­jo la con­sig­na en­ga­ño­sa de que la pro­pie­dad es­ta­tal es be­ne­fi­cio­sa pa­ra la ciu­da­da­nía, se per­mi­ta una su­pues­ta com­pe­ten­cia desleal y, más gra­ve aún, se fi­jen es­tán­da­res cues­tio­na­bles en ma­te­ria la­bo­ral.

Po­lé­mi­co es­ta­tus de la es­po­sa de Em­ma­nuel Ma­cron

El pre­si­den­te fran­cés en­con­tró una fuer­te re­sis­ten­cia a una de sus pro­me­sas de cam­pa­ña, al re­ci­bir una pe­ti­ción fir­ma­da por 270 mil per­so­nas pa­ra que no ins­ti­tu­cio­na­li­ce el rol de “pri­me­ra da­ma”, pe­se a exis­tir una al­ta fis­ca­li­za­ción a sus gas­tos.

L’Opi­nion. Ivan­ne Trip­pen­bach, Fran­cia | 08.08.17

El ob­je­ti­vo de la trans­pa­ren­cia es eli­mi­nar la hi­po­cre­sía so­bre el des­tino de la per­so­na que ca­mi­na jun­to al pre­si­den­te. No im­por­ta el es­ta­tu­to en cuan­to a di­ne­ro gas­ta­do (...).Más im­por­tan­te es que ese “tra­ba­jo” no sea re­mu­ne­ra­do con fon­dos pú­bli­cos, sino una ac­ti­vi­dad vo­lun­ta­ria, que de­bie­ra ser esen­cial pa­ra el com­pa­ñe­ro de vi­da en el Eli­seo.

The Ti­mes. Adam Sa­ge, R. Uni­do | 08.08. 17

Otra ra­zón por la cual la pe­ti­ción se ha vuel­to vi­ral es que los de­trac­to­res de Ma­cron se han da­do cuen­ta de que pue­den al­te­rar­lo cri­ti­can­do a Bri­git­te . Pue­de ha­ber una tercera ex­pli­ca­ción más in­si­dio­sa pa­ra el éxi­to de la pe­ti­ción: en una so­cie­dad que si­gue sien­do fun­da­men­tal­men­te pa­triar­cal, la re­la­ción de Ma­cron ge­ne­ra hos­ti­li­dad.

CNN. Ka­te Maltby, EE.UU. | 08.08.2017

Pa­re­cie­ra por aho­ra que Em­ma­nuel Ma­cron no sal­drá bien. No ayu­da al Pre­si­den­te de Fran­cia que ha­ya en­ca­be­za­do re­cien­te­men­te una cam­pa­ña con­tra otros fun­cio­na­rios franceses que em­plean a miem­bros de la fa­mi­lia co­mo fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Na­da ha­ce caer tan­to a un po­lí­ti­co co­mo la hi­po­cre­sía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.