Re­tó­ri­ca de Trump con­tra Nor­co­rea ge­ne­ra di­vi­sio­nes en la Ca­sa Blan­ca

Se­gún la pren­sa de EE.UU., ase­so­res del man­da­ta­rio han he­cho no­tar la “fal­ta de coor­di­na­ción” en el men­sa­je. Pe­se a ello, Trump ad­vir­tió ayer que Kim “de­be­ría es­tar muy, muy ner­vio­so” de so­lo pen­sar en ata­car a EE.UU.

La Tercera - - MUNDO - Fer­nan­do Fuen­tes

La es­ca­la­da re­tó­ri­ca en­tre Es­ta­dios Uni­dos y Co­rea del Nor­te no se de­tie­ne. Des­de su cam­po de golf en Nue­va Jer­sey, don­de se reunió con su equi­po na­cio­nal de se­gu­ri­dad, el Pre­si­den­te Do­nald Trump con­si­de­ró ayer que su pro­me­sa de “fue­go e ira” con­tra el ré­gi­men de Kim Jong Un por su ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca “qui­zá no fue lo su­fi­cien­te­men­te du­ra”.

“Co­rea del Nor­te de­be es­tar aten­ta, o es­ta­rá en pro­ble­mas co­mo po­cos paí­ses lo es­tu­vie­ron an­tes”, ad­vir­tió Trump, en res­pues­ta a la ame­na­za de Pyong­yang de lan­zar cua­tro mi­si­les con­tra la is­la de Guam a me­dia­dos de agos­to. El país asiá­ti­co “de­be­ría es­tar muy, muy ner­vio­so” de so­lo pen­sar en ata­car a EE.UU. y sus alia­dos, “por­que les van a pa­sar co­sas que nun­ca pen­sa­ron que pu­die­ran ser po­si­bles”, reite­ró el man­da­ta­rio.

In­clu­so, al ser con­sul­ta­do so­bre si con­si­de­ra­ría un ata­que pre­ven­ti­vo con­tra Co­rea del Nor­te pa­ra im­pe­dir que lan­ce mi­si­les nu­clea­res a EE.UU., Trump res­pon­dió: “Ve­re­mos lo que pa­sa”.

Pe­ro la in­cen­dia­ra re­tó­ri­ca del Pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y de al­gu­nos miem­bros de su ga­bi­ne­te pa­re­ce no con­ci­tar una­ni­mi­dad en la Ca­sa Blan­ca, se­gún des­ta­có ayer la pren­sa lo­cal. The New York Ti­mes se re­fi­rió a las “pro­fun­das di­vi­sio­nes” que han emer­gi­do en su equi­po a raíz de sus de­cla­ra­cio­nes. The Washington Post, en tan­to, alu­dió al “con­tras­te” en­tre la “ame­na­za” de Trump a Co­rea del Nor­te y los lla­ma­dos a la “cal­ma” de otros fun­cio­na­rios de su ad­mi­nis­tra­ción.

Se­gún el Ti­mes, al­gu­nos ase­so­res de Trump hi­cie­ron no­tar los dis­tin­tos én­fa­sis que se han em­plea­do en los dis­cur­sos. Así, por ejem­plo, mientras el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex W. Ti­ller­son hi­zo hin­ca­pié en la di­plo­ma­cia y ase­gu­ró que los es­ta­dou­ni­den­ses po­dían “dor­mir bien por la no­che”, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, di­jo que Co­rea del Nor­te arries­ga­ba “el fin de su ré­gi­men y la des­truc­ción de su pue­blo” si no “de­te­nía” su ame­na­za.

Los ase­so­res de Trump, ase­gu­ra el Ti­mes, sa­bían que el man­da­ta­rio te­nía pre­vis­to en­viar un “du­ro men­sa­je” a Co­rea del Nor­te, pe­ro no es­pe­ra­ban una ame­na­za que ri­va­li­za­ra con las “pro­vo­ca­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas” a me­nu­do usa­das por Kim.

Pe­ro la se­cre­ta­ria de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, sa­lió al pa­so de los que mu­chos con­si­de­ra­ron co­mo una “erup­ción pre­si­den­cial in­dis­ci­pli­na­da”, ase­gu­ran­do que “el tono y la fuer­za del men­sa­je (de Trump) se dis­cu­tie­ron de an­te­mano”, en alu­sión a su ad­ver­ten­cia de res­pon­der “con fue­go y fu­ria, co­mo el mun­do nun­ca ha vis­to”, a la ame­na­za norcoreana.

Re­for­zan­do esa pos­tu­ra, la por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Heat­her Nauert, di­jo que “to­dos es­ta­mos can­tan­do des­de el mis­mo himno”, se­gún con­sig­na The Washington Post.

Sin em­bar­go, dos al­tos fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca citados por el Post ase­gu­ra­ron que el men­sa­je que Trump en­tre­gó el mar­tes por la tar­de -sin guión ni apro­ba­ción for­mal de sus prin­ci­pa­les ase­so­res­fue “ines­pe­ra­do, pe­ro no sor­pre­si­vo”. El man­da­ta­rio, se­gún el pe­rió­di­co, dis­cu­tió con el je­fe de ga­bi­ne­te John F. Kelly, un ex ge­ne­ral al igual que Mat­tis, y otros ase­so­res la es­tra­te­gia pa­ra es­ca­lar su res­pues­ta y for­mu­lar un desafío más agre­si­vo y abier­to a Kim.

Con to­do, al­gu­nos alia­dos de Washington, ade­más de ase­so­res de Trump y le­gis­la­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, han des­ta­ca­do la “in­quie­tan­te di­so­nan­cia y fal­ta de coor­di­na­ción” en el men­sa­je de la Ca­sa Blan­ca, se­ña­la el Post.

Y no só­lo eso. Expertos citados por el Ti­mes han cues­tio­na­do la es­tra­te­gia de Trump. “No creo que ha­ya una so­la po­lí­ti­ca en el te­ma”, di­jo Ellen L. Frost, una es­pe­cia­lis­ta de Asia de lar­ga da­ta en el Eas­tWest Cen­ter, una or­ga­ni­za­ción de in­ves­ti­ga­ción con se­de en Ho­no­lu­lu. “Cla­ra­men­te no hay una es­tra­te­gia coor­di­na­da de men­sa­je”, co­men­tó Evan Me­dei­ros, di­rec­tor ge­ren­te del Gru­po Eu­ra­sia y ex ase­sor de Asia de Ba­rack Oba­ma.

Me­dei­ros in­clu­so cues­tio­nó si la ad­ver­ten­cia de Trump, com­bi­na­da con san­cio­nes, im­pul­sa­ría a Nor­co­rea a vol­ver a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes. “Esa es la gran pre­gun­ta de es­tra­te­gia aquí”, plan­teó.b

► Kim Jong Un du­ran­te un ga­bi­ne­te de cri­sis con va­rios ofi­cia­les nor­co­rea­nos, el 29 de mar­zo de 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.