Así fue la gue­rra psi­co­ló­gi­ca de R. Uni­do en Mal­vi­nas

Do­cu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos re­ve­lan la es­tra­te­gia pa­ra des­mo­ra­li­zar a los sol­da­dos ar­gen­ti­nos.

La Tercera - - MUNDO - Fe­de­ri­co Rivas (El País)

Abril de 1982 en las is­las Mal­vi­nas. “¡¡Is­las de con­de­na­dos!!”, lee un sol­da­do ar­gen­tino en un peque­ño pa­pel im­pre­so en letras ro­jas que aca­ba de re­co­ger en los ce­rros de Mon­te Long­don. Hay cien­tos de ellos des­pa­rra­ma­dos en­tre los ar­bus­tos acha­pa­rra­dos por el frío y el vien­to. De­ba­jo de ese ti­tu­lar de re­mi­nis­cen­cias dan­tes­cas hay un peque­ño tex­to: “Sol­da­dos de las fuer­zas ar­gen­ti­nas: es­tán Uds. com­ple­ta­men­te a so­las. Des­de su pa­tria no hay es­pe­ran­za de re­le­vo o ayu­da. Pron­to cae­rán so­bre us­te­des los ri­go­res de un in­vierno cruel y des­pia­da­do (...). Sus fa­mi­lias vi­ven en el tre­men­do te­rror de que nun­ca vol­ve­rán a ver­los”. El sol­da­do no lo sa­be, pe­ro aca­ba de dar con el pro­duc­to de una ela­bo­ra­da gue­rra psi­co­ló­gi­ca idea­da en Londres pa­ra mi­nar su mo­ral y con­ven­cer­lo de que lo me­jor es en­tre­gar­se a las fuer­zas bri­tá­ni­cas.

Un pan­fle­to co­mo aquel que le­yó el sol­da­do ar­gen­tino es­tá en­tre las 189 pá­gi­nas de do­cu­men­tos que ba­jo el ró­tu­lo de “ul­tra­se­cre­tos” aca­ba de des­cla­si­fi­car el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Reino Uni­do. Los tex­tos, pu­bli­ca­dos por BBC Mun­do, re­ve­lan los de­ta­lles de una gue­rra psi­co­ló­gi­ca has­ta aho­ra ape­nas co­no­ci­da. El Gru­po Es­pe­cial de Pro­yec­tos (GEP) tu­vo la mi­sión de en­ga­ñar a los sol­da­dos que la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na ha­bía des­ple­ga­do en Mal­vi­nas a par­tir del 2 de abril de 1982. El eje de la cam­pa­ña fue con­ven­cer a esos jó­ve­nes que ape­nas te­nían 18 años de que sus je­fes eran unos inep­tos que, más tem­prano que tar­de, los de­ja­rían aban­do­na­dos en Mal­vi­nas, a mer­ced del frío, mal per­tre­cha­dos y cer­ca de mo­rir de ham­bre. De­ser­tar era la me­jor so­lu­ción pa­ra terminar con esos pa­de­ci­mien­tos y re­en­con­trar­se con esa fa­mi­lia que los es­pe­ra­ba en el con­ti­nen­te con una ca­ma ca­lien­te.

“Yo he te­ni­do en la mano esos pan­fle­tos”, di­ce a El País Ma­rio Vol­pe, pre­si­den­te del Cen­tro de Ex Com­ba­tien­tes Is­las Mal­vi­nas (Cecim) La Pla­ta. “Apa­re­cían ti­ra­dos por ahí en me­dio del cam­po, des­pa­rra­ma­dos des­de al­gún avión o tal vez por los mis­mos kel­pers. Yo es­tu­ve en Mon­te Long­don, a 14 ki­ló­me­tros del pue­blo, y al­gu­nas ve­ces en­con­tré pan­fle­tos en los ce­rros. Los re­cuer­do de color ro­jo, con tres o cua­tro tex­tos di­fe­ren­tes. Uno era el de la is­la de con­de­na­dos y re­cuer­do otro que ha­bla­ba de los Beatles. El men­sa­je era al­go así co­mo “com­par­ti­mos la mis­ma mú­si­ca cuan­do éra­mos jó­ve­nes, qué sen­ti­do tie­ne aho­ra que pe­lee­mos’. To­dos gi­ra­ban al­re­de­dor de la mis­ma idea: ‘No pier­das el tiem­po pe­lean­do por es­tas is­las”, ex­pli­ca.

El GEP im­pri­mió unos 12.000 pan­fle­tos de pro­pa­gan­da “des­mo­ra­li­za­do­ra”. Ade­más de los Beatles y la “Is­la de Con­de­na­dos”, un ter­cer mo­de­lo ape­la­ba a la de­rro­ta de guar­ni­cio­nes ar­gen­ti­nas pa­ra ad­ver­tir so­bre las con­se­cuen­cias de la re­sis­ten­cia. Usa­ron pa­ra ello la fo­to del ca­pi­tán Al­fre­do As­tiz, lue­go fa­mo­so por su par­ti­ci­pa­ción en la iden­ti­fi­ca­ción y ase­si­na­to de in­te­gran­tes de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo.

Pa­ra fo­men­tar aún más las de­ser­cio­nes, los bri­tá­ni­cos tam­bién arro­ja­ron so­bre los ar­gen­ti­nos sal­vo­con­duc­tos con la fir­ma del je­fe de las fuer­zas bri­tá­ni­cas, el con­tra­al­mi­ran­te John Wood­ward.b

► Em­ma­nuel Ma­cron po­sa pa­ra las fo­tos que to­man miem­bros del equi­po mé­di­co del hos­pi­tal pe­diá­tri­co Ro­bert-De­bre, en Pa­rís, el miér­co­les.

► Ima­gen de ar­chi­vo de la gue­rra de las Mal­vi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.