“Los rea­li­za­do­res te­ne­mos que preo­cu­par­nos de que la TV si­ga vi­va”

Per­do­na nues­tros pe­ca­dos es la se­gun­da te­le­se­rie noc­tur­na de la crea­ti­va en el ca­nal del Gru­po Bet­hia, y ya pro­me­dia 27,2 pun­tos de ra­ting, lo que la de­ja co­mo lo más vis­to de nues­tra pan­ta­lla. El ava­sa­lla­dor éxi­to de la fic­ción es ana­li­za­do por Ren­co­ret,

La Tercera - - SOCIEDAD - Du­san­ka Obi­li­no­vic

Hay tres pi­la­res fun­da­men­ta­les den­tro del éxi­to de Mega co­mo ca­nal: Per­do­na nues­tros pe­ca­dos, Tran­qui­lo pa­pá y Ver­da­des ocul­tas. Las te­le­se­ries de Ma­ría Eu­ge­nia Ren­co­ret mar­can al­tas ci­fras de ra­ting, li­de­ran sus ho­ra­rios y rom­pen ré­cords de au­dien­cia, co­mo pa­só ha­ce unas se­ma­nas con Aman­da, a las 15 ho­ras, y co­mo ocu­rre con la noc­tur­na que pro­ta­go­ni­zan Pao­la Vol­pa­to, Al­va­ro Ru­dolphy y Ma­ria­na Di Gi­ró­la­mo. La no­che del miér­co­les, por ejem­plo, la fic­ción mar­có 31,8 pun­tos de ra­ting en pro­me­dio. No de peak, de pro­me­dio.

Ge­ne­ral­men­te Per­do­na nues­tros pe­ca­dos no ba­ja de los 30 pun­tos. ¿Pen­só que lle­ga­ría a esas ci­fras?

Cuan­do pa­sa es­to es cuan­do uno em­pie­za a pen­sar: ¿la te­le­vi­sión es­tá real­men­te en cri­sis? Si hay es­te ni­vel de nú­me­ros en las au­dien­cias, es por­que la gen­te quie­re ver bue­na te­le­vi­sión y bue­nas pro­duc­cio­nes, y no ha­blo so­lo de te­le­se­ries, sino de pro­duc­tos en ge­ne­ral. Creo que a la gen­te le gus­ta ver bue­na te­le­vi­sión, y so­mos no­so­tros los rea­li­za­do­res los que te­ne­mos que preo­cu­par­nos de que la te­le­vi­sión si­ga vi­va.

¿Y a qué cree que se de­be tan­to éxi­to?

Siem­pre he pen­sa­do que la ba­se de cual­quier pro­duc­ción exi­to­sa es su his­to­ria, có­mo se desa­rro­lla, có­mo es­tá es­cri­ta, y el avan­ce que va te­nien­do du­ran­te su de­sa­rro­llo. Creo que esas son las co­sas que más mar­can a cual­quier pro­duc­ción. Por su­pues­to que es­ta es una ex­ce­len­te his­to­ria des­de su ba­se. Se no­ta­ba, en un co­mien­zo, que se­ría muy in­tere­san­te de rea­li­zar. Des­pués, su de­sa­rro­llo ha si­do ex­cep­cio­nal­men­te bueno.

¿Por qué de­ci­die­ron ha­cer una se­gun­da tem­po­ra­da, co­sa muy po­co usual en nues­tra TV?

Cuan­do em­pe­za­mos a ha­blar de es­ta his­to­ria, la qui­si­mos di­vi­dir en años, en tem­po­ra­das, por­que iban a ha­ber sal­tos tem­po­ra­les, co­mo es­tá ocu­rrien­do aho­ra. Al con­ver­sar­lo sa­bía­mos que es­ta te­le­se­rie da pa­ra mu­cho, que ca­da sal­to de épo­ca pue­de dar pa­ra una nue­va tem­po­ra­da. Es­tu­vo pen­sa­do de an­tes que sa­lie­ra al ai­re que po­día te­ner dos, y has­ta tres, tem­po­ra­das.

¿O sea que es muy pro­ba­ble que ten­ga tercera tem­po­ra­da?

Pue­de ser, no es que eso es­té aho­ra tim­bra­do por­que que­re­mos ver si la his­to­ria da. Pe­ro lo cierto es que has­ta el mo­men­to ha da­do mu­cha car­ne.

¿Exis­te el te­mor de abu­rrir a la au­dien­cia al alargar la his­to­ria?

Creo que las te­le­se­ries tie­nen ci­clos, y creo que no es bueno se­guir eter­na­men­te con una mis­ma his­to­ria. Creo que dos tem­po­ra­das es una bue­na me­di­da, aun­que eso ya es har­to tiem­po al ai­re. Pe­ro la gen­te nos ha acom­pa­ña­do, al igual que la sin­to­nía, y eso es pa­ra no­so­tros muy atrac­ti­vo, so­bre to­do pa­ra los guio­nis­tas, por­que es­tás es­cri­bien­do al­go que la gen­te real­men­te quie­re ver.

¿Có­mo lo ha­ce pa­ra no re­pe­tir la fór­mu­la y no caer en lo mis­mo?

Siem­pre es­tá el te­mor de re­pe­tir­se, y el te­mor del fra­ca­so. La va­ra que­da al­ta cuan­do tie­nes al­tas sin­to­nías co­mo es­ta, y ahí es­tá nues­tro tra­ba­jo, se­guir con­vo­can­do gen­te, y ha­cer que la gen­te si­ga que­rien­do ver nues­tras pro­duc­cio­nes. Ese es un gran desafío por­que na­die tie­ne una bo­li­ta de cris­tal pa­ra te­ner ase­gu­ra­do el ra­ting. Nues­tra la­bor es te­ner el ol­fa­to más cer­cano po­si­ble con la au­dien­cia, ge­ne­rar es­tu­dios, y po­der leer, de al­gu­na ma­ne­ra, lo que la gen­te quie­re ver.

¿Y qué ha­cen cuan­do una te­le­se­rie de­ja la va­ra muy al­ta, co­mo ocu­rrió con Aman­da?

Cuan­do tie­nes esos éxi­tos tan arro­lla­do­res, es ló­gi­co que uno en­tra con un po­co de te­mor con lo que vie­ne. Pe­ro en­tras con la cla­ri­dad ab­so­lu­ta que no vas a par­tir con el mis­mo ra­ting que es­tá de­jan­do la an­te­rior. De­bes em­pe­zar de a po­co. Hay mu­cha gen­te que que­da viu­da de las te­le­se­ries y que di­cen que nun­ca más se me­te­rán en una. En­ton­ces de­bes con­vo­car de nue­vo, que vean la nue­va pro­duc­ción, que no sig­ni­fi­ca que sea más ma­la que la an­te­rior. Hay to­do un ca­mino en el que la gen­te de­be vol­ver a en­gan­char­se.

¿En qué mo­men­to di­ría que es­tá el área dra­má­ti­ca de Mega?

Va­mos a cum­plir ya cua­tro años en Mega. Es un área dra­má­ti­ca que ha lo­gra­do seis pro­duc­cio­nes al año, he­mos da­do mu­cho tra­ba­jo pa­ra har­ta gen­te y he­mos te­ni­do bas­tan­tes bue­nos re­sul­ta­dos. No de­be­mos que­dar­nos tran­qui­los por­que es­to siem­pre se es­tá mo­vien­do, y la com­pe­ten­cia exis­te. Te­ne­mos que preo­cu­par­nos de man­te­ner vi­va es­ta au­dien­cia. No hay que dor­mir­se en los lau­re­les por­que es­to es día a día. Es­to no pa­ra.b

► Ma­ría Eu­ge­nia Ren­co­ret lle­gó a Mega en 2014. Fo­to: Fe­li­pe Fre­des/Agencia Uno

► Pao­la Vol­pa­to es Án­ge­la Bul­nes en Per­do­na nues­tros pe­ca­dos.

► Ver­da­des ocul­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.