Kes­ha re­apa­re­ce en la mú­si­ca con su dis­co más re­ve­la­dor

En me­dio de la ba­ta­lla le­gal con­tra su pro­duc­tor, la so­lis­ta lan­za hoy Rain­bow, LP de tono fe­mi­nis­ta y em­po­de­ra­do.

La Tercera - - SOCIEDAD - An­drés del Real

Apa­re­ció ha­ce más de una dé­ca­da, en pleno des­pe­gue de otras fi­gu­ras con­tem­po­rá­neas co­mo Katy Perry y Rihan­na, pe­ro apuntando a otro pú­bli­co y con un perfil di­fe­ren­cia­dor: el de la chi­ca fies­te­ra, de letras he­do­nis­tas y un signo de dó­lar en la “s” de su nom­bre ar­tís­ti­co. Pe­ro cuan­do la pro­pues­ta de Kes­ha co­men­za­ba a ha­cer­se un lugar en el ati­bo­rra­do es­pa­cio de las estrellas pop, tras sa­car su se­gun­do dis­co (Wa­rrior, 2012), se desató el infierno pa­ra la so­lis­ta, na­ci­da en Los An­ge­les en 1987 ba­jo el nom­bre de Kes­ha Ro­se Se­bert. Es­to, lue­go de la de­man­da que pre­sen­tó con­tra el pro­duc­tor que la des­cu­brió en la ado­les­cen­cia y con el que tra­ba­jó du­ran­te to­da su pri­me­ra eta­pa, Dr. Lu­ke, por “abu­sos fí­si­cos y si­co­ló­gi­cos” y “dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral”. Un pro­ce­so que en­tram­pó la ca­rre­ra de la can­tau­to­ra y que de pa­so des­ta­pó las con­di­cio­nes en las que se mue­ven mu­chas ar­tis­tas “se­cues­tra­das” por sus productores o se­llos.

Si bien el bu­lla­do ca­pí­tu­lo le­gal si­gue sin re­so­lu­ción su­man­do has­ta ho­ra más que na­da de­rro­tas ju­di­cia­les pa­ra la so­lis­ta-, Kes­ha de­ci­dió dar vuel­ta la pá­gi­na y se­guir ade­lan­te. En ese es­ce­na­rio lan­za hoy Rain­bow, su ter­cer tra­ba­jo de es­tu­dio y el que mar­ca el re­na­cer ar­tís­ti­co de la can­tan­te, con un dis­co don­de pa­re­ce ha­ber en­te­rra­do su an­te­rior per­so­na­je pa­ra re­apa­re­cer más hu­ma­na y vul­ne­ra­ble, ad­mi­tien­do sus fa­llas con la fren­te en al­to.

Así que­da de ma­ni­fies­to en can­cio­nes co­mo Learn to let go, uno de los pri­me­ros ade­lan­tos del ál­bum, don­de la so­lis­ta re­co­no­ce ha­ber si­do “una víc­ti­ma del pa­sa­do”, de “un mons­truo ba­jo mi ca­ma que po­nía ma­las ideas en mi ca­be­za”, pa­ra lue­go acla­rar que ya “exor­ci­cé mis de­mo­nios” y “de­bo apren­der a de­jar­lo ir”. Una suer­te de man­tra que la ar­tis­ta re­pi­tió, se­gún ha con­ta­do, du­ran­te to­do el tran­ce que vi­vió es­tos años.

Tal co­mo hi­zo Lady Ga­ga con Joanne, y en sin­to­nía con la pró­xi­ma apues­ta de Mi­ley Cy­rus, Kes­ha le im­pri­me un so­ni­do más des­nu­do y análo­go a su nue­vo ma­te­rial, co­mo pa­ra en­fa­ti­zar la au­ten­ti­ci­dad y trans­pa­ren­cia de su men­sa­je. Así, los sin­te­ti­za­do­res y el au­to­tu­ne dan pa­so a una ma­yor pre­sen­cia de ins­tru­men­tos de cuer­das y una voz más lim­pia, sin efec­tos, don­de aún que­dan ves­ti­gios de la rei­na de la fies­ta: Woman, por ejem­plo, es un himno fe­mi­nis­ta con gui­ños hu­mo­rís­ti­cos, mientras que Bas­tards usa in­sul­tos y pa­la­bro­tas con­tra hom­bres con­tro­la­do­res y a mu­je­res con­tro­la­das.

Con to­do, ni si­quie­ra con es­te ál­bum de eman­ci­pa­ción la ar­tis­ta ha po­di­do des­li­gar­se com­ple­ta­men­te de su “cap­tor” mu­si­cal. Se­gún apun­ta­ron di­ver­sos me­dios du­ran­te es­ta se­ma­na, Rain­bow se­rá pu­bli­ca­do por Ke­mo­sa­be Re­cords, se­llo sub­si­dia­rio de Sony Mu­sic crea­do por el pro­pio Dr. Lu­ke, quien si bien ya no es­tá re­la­cio­na­do con la fir­ma se­gui­rá be­ne­fi­cián­do­se de acuer­dos -y sus res­pec­ti­vas ga­nan­cias- fir­ma­dos con an­te­rio­ri­dad.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.